CARTEL

ESTADISTICAS EN ESTA PLAZA

FESTEJOS
15
TOROS LIDIADOS
27
TROFEOS
17 orejas
y 1 rabo
PUERTAS GRANDES
3

INFORMACION RELACIONADA

El domingo 22 de abril de 2007 Pablo Hermoso de Mendoza hizo por vez primera el paseíllo en el moderno y funcional coso de Vitoria, el cual fue inaugurado apenas el año anterior. Este festejo, presentado como la primera corrida de San Prudencio en la capital alavesa, sirvió también como marco para el estreno de la cubierta retráctil que permitirá cerrar el recinto cuando se requiera. El cartel lo integraban además Julian López "El Juli" y Sebastián Castella, lidiándose astados de Murube para rejones y de Zalduendo para los de a pie. El jinete navarro tuvo dos participaciones destacadas, obteniendo una oreja de cada uno de sus toros. LAGARTIJO, CHENEL, SARMATA, CHICUELIN y FUSILERO fueron los protagonistas del festejo.

Para el 7 de agosto de 2007, Pablo Hermoso de Mendoza hizo su segundo paseíllo de la temporada en el moderno coso y pasó a la historia de la plaza vitoriana con los primeros máximos trofeos que se obtienen en ella, pero además con la satisfacción de dejar una faena que perdurará en la memoria de los asistentes a este festejo por muchos años. Se trató de una lidia memorable y técnicamente perfecta a un gran toro de Pedro y Verónica Gutiérrez, al que como mencionamos le tumbó los máximos trofeos, siendo ovacionado en su segundo. Fermín Bohórquez y Andy cartagena alternaron con el navarro, que para esta ocasión utilizó a ESTELLA, FUSILERO, SARMATA, LAGARTIJO, RONDEÑO, SILVETI y PRINCIPE.

Más sin embargo la historia de Pablo en Vitoria, muy cercana a Acedo, donde tantos años residió el navarro; se remonta varios años atrás, ya que en la antigua plaza se pudo contemplar las evoluciones del navarro en doce ocasiones, tres dentro del tradicional día del Blusa, otra en una corrida mixta especial celebrada en otoño y las otras ocho dentro de la Feria de la Blanca.

La primera ocasión en que visitó la Feria de la Blanca fue el 9 de agosto de 1991, en una corrida mixta y comenzó con cierta polémica. Por la mañana en el sorteo y en vista del tiempo que amenazaba lluvia se decidió que Pablo actuase en último lugar. Como por la tarde se pudo comprobar que no había llovido y que el suelo estaba en perfectas condiciones, el representante de Pablo, solicitó ir en primer lugar o en medio, a lo que la representación de los matadores, Emilio Oliva y Juan Cuéllar, accedieron; pero llegó el tercer matador Pepe Luis Martín, por medio de su representante, el banderillero y "hermanísimo" Alfonso Ordóñez, y se negó, relegando a Pablo al séptimo lugar de una tarde que luego resultaría tediosa para los aficionados. Menos mal que la espera mereció la pena, porque Pablo cuajó de forma sensacional a un toro de Alipio Pérez Tabernero, montando a GIRALDA, ALBAICIN I, CAFETERO y un CAGANCHO en su primera temporada como caballo de matar, que como casi todo el año estuvo fatal, y no ayudó a que Pablo acertara con el rejón de muerte. El resultado final fue de palmas, pero al día siguiente la prensa nacional se volcaba en elogios a Hermoso, como los que siguen: "El caballero Pablo Hermoso de Mendoza, lo mejor de la tarde" (EL INDEPENDIENTE), "El rejoneador Pablo Hermoso de Mendoza armó un "taco" de padre y muy señor mío, con un toro deslucido por manso y aquerenciado en tablas" (APLAUSOS), "Las únicas notas destacables a la grisácea tarde fueron el intensísimo frío y la buena impresión que dejó el rejoneador navarro Pablo Hermoso de Mendoza en el toro que cerró plaza" (EL PAIS), "Hermoso de Mendoza puso la plaza en pie" (EL CORREO ESPAÑOL), Pablo Hermoso de Mendoza apunta a lo más alto de la lidia ecuestre" (DEIA), "Un torero....a caballo (EL DIARIO VASCO).

Volvería ese mismo año Hermoso de Mendoza a actuar en el coso alavés, el día 6 de octubre, en una gélida tarde de otoño y con un cartel mixto formado por el matador de toros Jeromo Santamaría, el novillero Francisco Javier Chacón, y el rejoneador de Estella. Pablo volvió a brillar con luz propia, montando prácticamente los mismos caballos que en mes de agosto, pero ahora ya con CAGANCHO en banderillas. Escuchó un aviso y una ovación en su primero y obtuvo una oreja con fuerte petición de la segunda en el segundo, ambos astados de Domingo Hernández Barrena. 

Estas dos buenas tardes, le hicieron volver a la Feria de la Blanca el día 9 de agosto de 1992, con un toro de Cernuño, ahora sí, abrió la tarde junto a Tomás Campuzano, Emilio Oliva y José Pedro Prados "El Fundi", dando una vuelta al ruedo tras su actuación con BYRON, CAGANCHO (imagen izquierda), ZINGARO y EVORA.

No tuvo su tarde el 7 de agosto de 1994, donde fue silenciado por su labor ante un toro de Carlos Nuñez, posiblemente el peor que Pablo ha lidiado en Vitoria. Fueron testigos aquella tarde los matadores Luis Francisco Esplá, José Nelo "Morenito del Maracay" y José Ignacio Ramos.

Quizás por ese motivo, tardaría dos años en volver a Vitoria, y lo haría, por primera vez, en una corrida completa de rejones, junto a Javier Buendía, Fermín Bohórquez y María Sara (en la foto el paseíllo) y lidiando una mansada monumental de Luis Albarrán. A su primero lo lidió con BUENAVENTURA, GALLO, CHICUELO y PRINCIPE y fue ovacionado. El segundo lo debía lidiar en collera con María Sara, pero cuando montaba a ALDABICA y trataba de encelar al toro de salida, el caballo perdió las manos y fue a parar al suelo.

Pablo lo relataba así a Radio Nacional de España: "Ha sido de salida, el toro ha salido un poco distraído y cuando de repente se ha encelado con el caballo me he querido dobla con él, y el caballo ha perdido las manos y he caído al suelo, entonces el toro ha hecho por mí y me ha dado con el pitón en la espalda a la altura de la paletilla, me ha pegado contra el suelo y la verdad es que he sentido como si me aplastase, como si me quisiera juntar la espalda con el pecho, me he levantado un poco conmocionado y con problemas respiratorios, luego me han llegado al hospital. Tenía la quinta costilla rota y el pulmón en la parte baja un poco tocado." Este percance tuvo a Pablo apartado de los ruedos doce días, reapareciendo el día 22 de agosto en El Puerto de Santa María (Cádiz).

Ya totalmente recuperado y con ganas de abrir de una vez la Puerta Grande, se presentó el 9 de agosto de 1997, también con rejoneadores, ahora los alternantes eran Luis Domecq, Antonio Domecq y Andy Cartagena, con toros de Ricardo García Sánchez y algunos de los caballos que Pablo utilizó fueron CAGANCHO y BORBA. Por fin consiguió cortar dos orejas del toro que lidió en solitario y fue ovacionado en la collera junto a Cartagena. Pese a las dos orejas obtenidas, Pablo no quedó contento con su actuación y se negó a abandonar el coso en hombros, saliendo a pie junto a sus compañeros Luis Domecq y Andy Cartagena.

El 25 de julio de 1998, la corrida de rejones se celebró en el popular día de la Blusa, fuera de la Feria de la Blanca, y con un cartel compuesto por Joao Moura, Fermín Bohórquez y Pablo Hermoso de Mendoza, con toros de Barcial y Pablo obtuvo una oreja de cada ejemplar, apoyado en la monta de CHICUELO, CAGANCHO y MAZANTINI. Tampoco en esta ocasión abandonaría el coso en hombros, porque el reglamento del País Vasco exige dos trofeos en un solo toro para poder hacerlo.

Volvería a los carteles mixtos el 9 de agosto de 1999, ahora con José Ignacio Ramos, José Ignacio Uceda Leal y Miguel Abellán y con caballos como LABRIT, ALDEBARAN (en la foto) MAZANTINI. Lidió un toro de Justo Nieto y otro de Andrés Ramos, ante los que fue ovacionado.

El siguiente cartel, también mixto, lo formaron el 8 de agosto de 2000, Pablo Hermoso de Mendoza, José Antonio "Morante de la Puebla" y Julián López "El Juli", con toros de rejones de Murube a los que se enfrentó junto LABRIT, MAGRITAS, CAGANCHO, ALBAICIN, ALDEBARAN y BORBA. Vuelta al ruedo en su primero y una oreja del que hacía quinto fue el bagaje final.

En seguida llegamos a la segunda actuación de Pablo dentro del cartel del Día de Blusa tendría lugar el 25 de julio de 2003 y ahora con toros de Castilblanco, ante los que tampoco el estellés, pese a obtener una oreja del quinto, consiguió triunfar plenamente. Antes, en su primero, había sido silenciado. MISTRAL, MONTERREY, CHICUELO, GAYARRE, NATIVO, CAMPOGRANDE y CERVANTES ayudaron lo que pudieron al triunfo, que finalmente no llegó. El cartel lo completaron Leonardo Hernández y Andy Cartagena.

El 25 de julio de 2004 se producía la tercera intervención en el Día del Blusa, también en festejo de rejones junto a Leonardo Hernández y Sergio Galán. Los toros de Diego Puerta dieron un desigual juego y mientras al primero Pablo lo lidió muy bien con CURRO, CHENEL y FÓSFORO, fallando con el rejón de muerte; al segundo, un manso de libro, pegado a tablas toda la lidia y al que solamente colocó tres banderillas con NATIVO, todas al sesgo. Como decimos antes este manso se estrellaron SAMURAI y NATIVO. Sólo dos caballos intervinieron es esta tediosa lidia. Pablo fue silenciado en ambos toros y aumentaba su maleficio en la plaza alavesa.

Y en la última oportunidad posible se venció el maleficio, pudiendo por fin Hermoso de Mendoza descorrer el cerrojo del coso alaves, desorejando con una completa exhibición a los dos toros de su lote. FUSILERO, CHENEL, NATIVO, FOSFORO, EXCALIBUR, LABRIT y SILVETI fueron piezas claves para este anhelado triunfo, el cual tuvo lugar el día 7 de agosto de 2005, completando el cartel Leonardo Hernández y Alvaro Montes, siendo los toros procedentes de las dehesas de Castilblanco.
El de este lunes será el primer paseíllo de Pablo Hermoso de Mendoza en la plaza de toros salmantina de Ledesma, tomando parte en un atractivo cartel mixto programado dentro de las tradicionales festivales por el Corpus.

FECHA 8 de Agosto de 2008
LUGAR Plaza de toros de Vitoria, Alava, España
ENTRADA No hay billetes
TOROS
RESEÑA Joao Moura (silencio y silencio)
Pablo Hermoso de Mendoza (ovación y dos orejas)
Alvaro Montes (silencio y dos orejas)
CABALLOS UTILIZADOS

Primer toro de la Ganadería de Murube, número 10, 570 Kg; De salida ESTELLA (1 rejón de castigo); en banderillas CHENEL (2 banderillas) y FUSILERO (2 banderillas); y para el último tercio PIRATA (tres cortas, un par de cortas a dos manos y un rejón de muerte tras dos pinchazos).

Segundo toro de la Ganadería de Murube, número 15, 580 Kg; De salida CURRO (1 rejón de castigo); en banderillas SILVETI (2 banderillas) e ICARO (2 banderillas); y para el último tercio PIRATA (tres cortas, un par de cortas a dos manos y un rejón de muerte).

OTROS CABALLOS DESPLAZADOS

MANZANA, CHABOLA y NATIVO

Hace un año Pablo se convirtió en el primer rejoneador en cortar un rabo en la nueva multiusos de Vitoria. Fue un rabo cortado a ley, ante un toro bravo y codicioso y que tenía mucho que torear. Esta tarde, con la expectación de ese triunfo y con el “No hay billetes” colgado en la taquilla, el navarro salió a su primer toro, seguro, que pensando en aquella tarde de 2007 y cuando observaba al toro galopar suelto de salida, ir de un burladero a otro, sin fijación en ESTELLA, pero con buen tranco, debió de pensar que también en esta ocasión podía ser una gran tarde. Cuando el toro se fijó en ESTELLA, se fue por ella y en un instante, estaba enroscado a su cola, girando en redondo y con el estruendo de un público que creía en lo que veía. Un solo rejón colocó el navarro, a pesar de la fuerza y de la bravura del toro. Salió CHENEL y la lidia fue un tú a tú emocionante, espectacular y emotivo. Los galopes de costado eran de Fórmula 1 por la fuerza que llevaba el toro y por la velocidad que tenía que imprimir el caballo. A pesar de esto, caballo y toro formaban una sola escultura y no se separaban en ningún momento. Cuando llegaba el momento de la banderilla, se alejaban y se volvían a encontrar violentamente, pero con limpieza, quebrando perfecto CHENEL y clavando Pablo en lo alto. A pesar de la velocidad, CHENEL se permitió dar un pase por los adentros, en la que se jugó la grupa, pero que puso a la plaza en pie. Con el toro todavía muy entero, se retiró CHENEL y apareció FUSILERO para seguir con un recital de toreo poderoso y emocionante. Cites en corto, muy en corto, pero las piruetas muy emocionantes y ajustadas con un toro que nunca volvía la cara. Pablo estaba arrancado y entregado a una plaza que coreaba todos sus movimientos. Tres cortas con PIRATA, ante un toro todavía con mucho que decir. Ajustado par de cortas a dos manos y Pablo que daba vueltas agarrado a los pitones del toro. Todo esto, como hemos dicho, en medio de un tendido que era una algarabía y que por primera vez guardo silencio cuando el estellés agarró el rejón de muerte. La historia se podía repetir, el rabo iba a ser incuestionable si el rejón hacía su papel, pero dos malditos pinchazos precedieron al rejonazo final y dejaron helada a la plaza. El público sólo reaccionó para ovacionar en pie a Hermoso de Mendoza y agradecerle así, posiblemente la cumbre torera de 2008.

Y como Pablo nos e quería ir de vacío de esta cita con Vitoria, no tenía otro remedio que apretar en el quinto de la tarde, un toro más soso y menos colaborador. El navarro volvió a tirar de raza y se montó en lo alto del toro desde el primer momento. Poca atención del toro hacia CURRO que en uno de los relance tuvo que dejar el primer rejón, que a la postre sería el único, porque Pablo quería enemigo. Tras torear en varias ocasiones con la bandera, sobre CURRO, Pablo sacó a SILVETI que ante un enemigo rajado se tuvo que acercar para poder interesarlo. Arrancó varios galopes de costado y destacó en dos banderillas, ejecutadas casi a cámara lenta. Elegante en todas sus acciones, dio paso a ICARO que con su toreo arrimista, metido entre los pitones y siempre mirando a los ojos del toro terminó por caldear los tendidos. Pablo se estaba inventando una faena que el toro no tenía y el punto álgido llegaría con PIRATA, primero con las banderillas cortas, luego con un par a dos manos de las cortas y rematar con varios toques de testuz y la suerte del teléfono. Esta vez no se podía fallar con el rejón de muerte y Pablo encontró hueso en el primer intento, pero no soltó el rejón y siguió haciendo fuerza hasta que el rejón entró hasta la bola. Había visto que el pinchazo había sido en el sitio preciso y no dejó escapar un triunfo. Luego vendría el desplante, las últimas embestidas de un toro agonizante tratando de coger a Pablo y al final rodando a los pies del navarro. Emotivo, emocionante y la locura en los tendidos que pidieron el rabo con una fuerza tremenda, aunque la Presidencia se mantuvo en la concesión de dos orejas y una nueva puerta grande en el nuevo coso vitoriano.