CARTEL

ESTADISTICAS EN ESTA PLAZA

FESTEJOS
6
TOROS LIDIADOS
12
TROFEOS
11 orejas
y 2 rabos
PUERTAS GRANDES
3

INFORMACION RELACIONADA

LO MAS VISTO

BUSQUEDAS

En el sitio

No es precisamente la plaza de toros de Gijón muy habitual en la actuación de toreros a caballos. En los últimos veinte años y si los datos no nos fallan, no se ha celebrado en ella ningún festejo completo de rejoneadores. Sí que en alguna de las corridas de su feria se incluye alguno en corridas de tipo mixto.

Así sucedió en el debut de Pablo Hermoso de Mendoza en esta plaza el día 9 de agosto de 1995, fecha en la que actuó en un festejo de ocho toros, todos ellos de la ganadería de Francisco Galache. El cartel estaba compuesto por Fermín Bohórquez y Pablo Hermoso de Mendoza que lidiarían un toro cada uno y los matadores Raúl Gracia “El Tato”, Cristo González y José Ignacio Sánchez, que lidiarían dos por coleta. Pablo se enfrentó a “un manso de libro y sólo clavando por los adentros pudo sacar algún partido”, según explicaba la revista 6 TOROS 6. DIARIO DE NAVARRA hacía constar “que se enfrentó al toro más deslucido del encierro, dio la vuelta al ruedo con petición de oreja”.

Tampoco pudo triunfar en su segunda comparecencia, en esta ocasión un festejo de siete toros, con un para Pablo de Campos Peña y seis a pie, cinco de ellos de El Toreo y uno de El Puerto de San Lorenzo, para Curro Romero, José Tomás y Manuel Amador. “Tampoco estuvo muy afortunado el navarro Hermoso de Mendoza. Se apreció la excelente doma de sus “top model” equinos. Pero el burel no era fácil de encelar y marró repetidamente con rejones. Banderilleó a dos manos al estribo (no a la grupa, como algunos caballistas) y no prodigó cabalgatas y corvetas”, era el juicio de la actuación del estellés para La Nueva España. En 6 TOROS 6, Ana Fernández Graciani vio así las evoluciones de Pablo: “Pablo Hermoso entendió a la perfección a un toro con pocas posibilidades de lucimiento. Lo templó y lo toreó, le midió los terrenos y las arrancadas. La faena no fue espectacular para el público pese a estar cimentada en una técnica similar a la del toreo a pie. Con el rejón de muerte no acertó hasta la tarcera.” En otro periódico local, Don José escribía: “muy lucido en la monta de los tres caballos que lució, Chavela, Batista y Mazantini, clavando rejoncillos y banderillas, toreando toda la tarde con un astado parado que no se prestaba a lucimiento, sin embargo el rejoneador le sacó todo lo que tenía. Necesitó de tres rejones de muerte”.

Para el 2007 regresó Pablo a la arena asturiana y en esta ocasión Hermoso de Mendoza si consiguió abrir la puerta grande que se le había resistido en las dos comparecencias anteriores. Consiguió una oreja de cada uno de sus toros, pero de haber acertado con el rejón de muerte en el cuarto de la tarde, el triunfo hubiese sido mucho más rotundo. ESTELLA, RONDEÑO, CURRO, SARMATA, LAGARTIJO, CHENEL, FUSILERO y ORO VIEJO conformaron la cuadra utilizada por el navarro esa tarde del 15 de agosto, en donde compartió cartel con Jesulín de Ubrique y Manuel Díaz "El Cordobés", con astados de Murube y Laurentino Carrascosa.

FECHA 14 de Agosto de 2008
LUGAR Plaza de toros del Bibio, Gijón, Asturias, España
ENTRADA Lleno
TOROS
RESEÑA Pablo Hermoso de Mendoza (oreja y oreja)
José Ignacio Uceda Leal (oreja y oreja)
César Jiménez (oreja y oreja)
CABALLOS UTILIZADOS

Primer toro de la Ganadería de Murube, número 31, 445 Kg, de nombre Farero; De salida CURRO (2 rejones de castigo); en banderillas CHABOLA (2 banderillas) y FUSILERO (2 banderillas); y para el último tercio PIRATA (tres cortas y un rejón de muerte).

Segundo toro de la Ganadería de Murube, número 22, 505 Kg, de nombre Bolito; De salida ESTELLA (2 rejones de castigo); en banderillas CHENEL (3 banderillas) e ICARO (2 banderillas); y para el último tercio PIRATA (tres cortas y un rejón de muerte).

OTROS CABALLOS DESPLAZADOS

SILVETI y NATIVO

Se llenó la plaza de toros gijonesa de El Bibio, a pesar de la baja a última hora por cogida del diestro Cayetano y que podía hacer pensar que el público se retraería a la hora de acudir al festejo. No fue así, y como decimos, la plaza presentaba un estupendo aspecto, con una tarde que comenzó soleada y que acabó tormentosa y lluviosa.

Pablo abrió plaza con un terciado toro de Murube, que nunca tuvo fijeza y al que había que llegarle muy encima para que embistiera. Eso sí, cuando sabía que tenía a los caballos en su jurisdicción, llegaban los arreones bruscos. Esto daba emoción a la lidia, pero también complicaciones para jinete y caballos. Por eso la oreja que Pablo cortó de este primero de la tarde fue arrancada a “mordiscos” de raza y entrega. Las complicaciones del toro quedaron patentes desde la intervención de CURRO. Ante un toro sin fijeza, con más atención al callejón que al ruedo, el caballo trataba –y lo conseguía- en hacer las cosas bien, darle el pecho y salir toreando. Fueron varias las pasadas con la bandera para tantear al toro y medir el castigo. CHABOLA trató de templar, las intemplables embestidas del toro y pasó con muy buena nota en dos banderillas y en la lidia del astado. FUSILERO fue quien mejor supo absorber esos arreones y burlarlos con piruetas, eso sí, con mucho riesgo por el brusco galope del toro, pero a su vez con mucha emoción. Con un toro girando sobre sí mismo, pero esperando al momento adecuado para hacer presa, PIRATA consiguió dejar las banderillas cortas, intercalando tiempos entre ellas. El rejón de muerte entró en todo el sitio, aunque Pablo al tratar de partir, sacó mango y rejón. Fue un metisaca, pero en buen sitio y que hizo que el toro rodara sin puntilla y al navarro se le otorgara la primera y muy merecida oreja de la tarde.

Justo cuando Pablo iba a comenzar la lidia del cuarto de la tarde, descargó sobre Gijón una gran tormenta de agua y granizo que hizo que el festejo se demorara unos minutos y que incluso peligrase su continuidad. Pablo, montado en ESTELLA, salió al ruedo, ante unos tendidos casi vacíos y con el público refugiado en los pasillos y en las gradas, decidió a pesar del mal estado de la arena, que por él iba a continuar. Uceda Leal y César Jiménez, también decidieron continuar con el festejo, en un gesto de enorme profesionalidad de la terna.

Salió el cuarto, el toro más grande de la corrida, y como buen Murube salió avanto y despistado. Cuando sintió el primer rejón de castigo, se entregó al toreo de Hermoso de Mendoza y a la postre, sería un gran toro. Calidad que sobre el barro aprovechó y exprimió al máximo un pletórico CHENEL al que parecía no afectarle el estado del piso cuando llevaba al toro de costado. Es curioso porque sí dio un par de resbalones, pero lejos del toro, preparando las suertes. El toro se dejaba llevar con suavidad y el caballo lo metía en su cola y lo remataba con pasadas por los adentros que parecían imposible de realizar en semejante lodazal. ICARO continuó bordando un tercio de banderillas espectacular, siempre metido en los terrenos del toro y siempre desafiando la embestida. PIRATA quizás fue el caballo que menos se adaptó al piso y que más inseguro se le veía. A pesar de eso colocó Pablo sobre él, tres banderillas cortas y un rejonazo que se fue algo bajo, pero que hizo que el toro doblara. Faena premiada con una oreja, aunque nos parece premio rácano para semejante faena, no obstante, hay que tener en cuenta que el público estaba más pendiente de refugiarse del agua que de sacar el pañuelo. Comprensible.

Ante el temporal que se estaba cayendo, Pablo recogió la oreja y ni si quiera dio la vuelta al ruedo, para abreviar y no perjudicar a sus compañeros de cartel ni al público.


TIENDA DEL SITIO

PROXIMAS FECHAS

ENLACE DESTACADO