CARTEL

ESTADISTICAS EN ESTA PLAZA

FESTEJOS
9
TOROS LIDIADOS
17
TROFEOS
13 orejas
PUERTAS GRANDES
4

INFORMACION RELACIONADA

La primera actuación de Pablo Hermoso de Mendoza en esta Plaza, acaeció el día 27 de agosto de 1994, cuando lidió un toro de Cayetano Muñoz, abriendo Plaza al cartel formado por los matadores-banderilleros José Nelo "Morenito de Maracay", José Pedro Pérez Prado"Fundi" y Carlos Collado "Niño de la Taurina". Tuvo una extraordinaria tarde, sobre todo a lomos de CAGANCHO (en la foto), pero malogró todo con el rejón de muerte, dando una ovacionada vuela al ruedo.

Tuvieron que pasar siete años para que Pablo Hermoso de Mendoza volviese a actuar en la Feria almeriense, y fue con motivo de una sustitución, ya que el diestro José Tomás, no podía actuar en la fecha que había sido programado, y el rejoneador estellés fue requerido para fortalecer dicho cartel. Así el 20 de agosto de 2001 efectuaba el paseíllo junto a Enrique Ponce, José Pacheco "El Califa" y Javier Castaño, lidiando un toro de Murube, al que con la colaboración de TABASCO, ALBAICIN, DANUBIO y MARIACHI, consiguió cortar dos orejas y ser reconocido por distintas peñas almerienses como la mejor Faena de la Feria.

Y el 28 de agosto de 2002, volvió Pablo a la Feria en honor de la Vírgen del Mar de Almería, ahora anunciado en los carteles junto a Enrique Ponce y el local Ruiz Manuel, lidiando dos toros de Murube. Y de nuevo se alzó como máximo triunfador del festejo, obteniendo una oreja del que abría plaza y dos orejas del cuarto, triunfo que llegó de la mano de LABRIT, MONTERREY, CHICUELO (en la imagen), DANUBIO, ALBAICIN, CAMPOGRANDE y MARIACHI.

Estos triunfos, auparon al navarro y lo convirtieron en una figura imprescindible dentro del abono almeriense, pese a que hace varios años que los rejones no son incluidos en el serial. Esto no impide que el día en que actúa Pablo se llene al coso hasta la bandera de un público al que sí gustan las evoluciones del estellés y sus caballos. Esto se pudo comprobar el 28 de agosto de 2003, con las evoluciones de MISTRAL, COYOTE (foto izquierda), LABRIT, CHICUELO, GAYARRE, NATIVO y CERVANTES, primero ante un buen toro de Murube del que pudo obtener una oreja y segundo ante un toro feo de baja condición de Luis Terrón, ante el que Pablo echó el resto y con el que recibió una fuerte ovación, pese al poco juego del astado. Tampoco esa tarde tendrían suerte los matadores Enrique Ponce y Fernando Robleño ante toros de Parladé.

Ovación y vuelta al ruedo fue el injusto balance obtenido el 25 de agosto de 2004. Decimos injusto por que Pablo se enfrentó a dos buenos toros de Carmen Lorenzo, ante los que hizo auténticas diabluras, primero con CURRO, CHENEL y FÓSFORO ante el que abrió plaza y luego con SAMURAI, CAMPOGRANDE, CHICUELO y FÓSFORO ante el quinto. Dos faenas de puerta grande que desgraciadamente se quedaron en nada porque ambos rejones de muerte tocaron la médula de los toros y los dejaron descordados. A pesar de todo se le pidió la oreja del quinto, pero la presidencia no juzgó procedente la concesión. Los toreros Enrique Ponce y Antón Cortés lidiaron esa misma tarde toros de Torrealta.

En el 2005, el 25 de agosto, Hermoso de Mendoza sí que pudo descorrer el cerrojo de la Puerta Grande almeriense. Ante la mejor entrada de la feria el navarro sorteó con maestría las dificultades que ofreció su lote de los Herederos de Angel Sánchez y Sánchez, obteniendo por ello una oreja del que abrió plaza y tumbándole las dos a su segundo, al que le consintió hasta la saciedad para poner prácticamente la plaza boca abajo con su toreo. CURRO, MONTERREY, FOSFORO, EXCALIBUR y CHENEL tuvieron un importante protagonismo en este triunfo, en una tarde donde también actuaron Ruiz Manuel y Sebastian Castella.

Para el 2007, el 23 de agosto, la empresa programó otro cartel mixto con Pablo, Sebastián Castella y Cayetano, con toros de Murube y Santiago Domecq. Pero la prolongada baja de Cayetano dejó la corrida en un original mano a mano entre el rejoneador y el matador de toros francés. La combinación no debió desagradar al público almeriense que abarrotó los tendidos de la bellísima plaza haciendo que se colocara el cartel de “No hay billetes” en las taquillas y que los tendidos presentaron un aspecto realmente precioso. Suele pasar en todas estas corridas mano a mano, o seis toros para un matador, que al final el resultado artístico o numérico no suele acompañar y eso fue lo que sucedió en esta ocasión para el torero navarro que obtuvo sliencio, palmas y oreja en su lote. CURRO, RONDEÑO, ORO VIEJO, LAGARTIJO, CHENEL, DOMINGUIN, ESTELLA, FUSILERO y SILVETI tuvieron la responsabilidad de lidiar los tres astados que enfrentó su jinete.

FECHA 30 de Agosto de 2008
LUGAR Plaza de toros de Almería, España
ENTRADA Casi lleno
TOROS
RESEÑA Pablo Hermoso de Mendoza (ovación y ovación)
José Antonio Morante de la Puebla (palmas y ovación tras dos avisos)
y José María Manzanares (oreja y silencio)
CABALLOS UTILIZADOS

Primer toro de la Ganadería de Fermín Bohórquez, número 32, 505 Kg: De salida CURRO (1 rejón de castigo); en banderillas SILVETI (2 banderillas) e ICARO (2 banderillas); y para el último tercio PIRATA (dos cortas, un par de cortas a dos manos y un rejón de muerte).

Segundo toro de la Ganadería de Fermín Bohórquez, número 95, 497 Kg; De salida ESTELLA  (1 rejón de castigo); en banderillas CHENEL (2 banderillas) y FUSILERO (2 banderillas); y para el último tercio PIRATA (tres cortas, un par de cortas a dos manos y un rejón de muerte).

OTROS CABALLOS DESPLAZADOS

RIVERITO, NATIVO y CHABOLA

Toro noble y con codicia, aunque con poquita fuerza el primero con el que Hermoso de Mendoza abrió la última de la feria del Mar de Almería. Por ese motivo, Pablo le hizo una lidia muy cuidada y tratando de no forzarle mucho para que aguantara. Un solo rejón de castigo a lomos de CURRO y dos pasadas sin clavar con la bandera y otra con el sombrero fueron el balance del primer tercio. En banderillas SILVETI templó al toro de costado y lo galopó a lo largo del anillo. El toro siempre respondía y galopaba con alegría, aunque le faltaba algo de transmisión. Erró el navarro en los dos primeros intentos de dejar las banderillas y mejoró con las siguientes, clavando en lo alto y haciendo la suerte muy despacio. ICARO se metió en los pitones para seguir lidiando al toro sin forzarlo mucho. Otras dos banderillas llegando muy encima y siempre atacando de frente. La faena más técnica que brillante, era seguida por los tendidos con cierta frialdad, hasta que salió PIRATA y con la colocación de dos banderillas cortas, levantó aquello. Pero el momento álgido de la faena llegaría con las dos últimas acciones. Primero un par a dos manos de cortas reunidas arriba y segundo con un espectacular rejonazo final. Dobló el toro y el tendido se pobló de pañuelos solicitando la oreja. La presidencia, cosa inhabitual en Almería, la negó antirreglamentariamente –el público la pedía con mayoría y la primera oreja es potestad del espectador-, a pesar de que cuando el toro había sido arrastrado, la gente todavía pedía el trofeo. En medio de la bronca Pablo trató de apaciguar y salió al tercio a recoger su ovación, cambiando así pitos por aplausos. No obstante cuando el estellés se retiró al callejón, volvieron a aflorar la bronca hacia un palco que creemos no acertó en esta ocasión.

También en el segundo hubo petición de oreja, pero en este caso sí que fue minoritaria y es que Pablo en este toro estuvo bastante desacertado clavando las banderillas. Una pena, porque tanto CHENEL como FUSILERO estuvieron sensacionales, sobre todo el primero, que ajustó tanto el momento de la reunión que posiblemente hasta sorprendió a Pablo y por eso los palitroques no cayeron en el sitio correcto. Sobresaliente CHENEL sobre todo en la primera reunión, dando la espalda a chiqueros, esperando al toro hasta el último momento y dando un sútilgolpe de espalda para engañarlo. Fue el momento de la tarde. Sí que estuvo certero con ESTELLA en el único rejón de castigo que colocó y que sirvió para atemperar a un toro que salió bravucón de chiqueros, pero que a medida que la lidia avanzó, terminó por pararse. Al igual que en el primero, con PIRATA llegaron los momentos de más vibración con las cortas y con el par a dos manos. En la suerte suprema Pablo dejó un rejón entero en buen sitio, pero que no partió. A la siguiente vuelta, el jinete trató de romper el taco del rejón y al intentarlo, sacó el rejón casi en su totalidad, dejando algo menos de media estocada dentro de un toro que ya agonizaba, pero afeando un tanto, también esta suerte. Lo cierto es que cuando la tarde se tuerce, se tuerce hasta el final.