CARTEL

ESTADISTICAS EN ESTA PLAZA

FESTEJOS
14
TOROS LIDIADOS
28
TROFEOS
27 orejas
y 1 rabo
PUERTAS GRANDES
10

INFORMACION RELACIONADA

La única vez que no se ha acabado el papel en la Angelópolis, en una presentación de Hermoso de Mendoza, fue precisamente la de su debut el día 11 de diciembre de 1999 cuando lidió toros de la Viuda de Ochoa junto a Mariano Ramos y Marco Antonio Camacho, obteniendo una oreja en su primero y dando la vuelta al ruedo en su segundo.

La expectación ya era máxima en su segunda actuación, el día 19 de noviembre de 2000, ahora con toros de Piedras Negras y partiendo plaza con Uriel Moreno "El Zapata" y Jerónimo, saliendo a hombros al final del festejo tras haber obtenido una oreja de cada uno de sus enemigos, con la colaboración esa tarde de LABRIT, TABASCO, DANUBIO, VITI, ALBAICIN, CHICUELO y BORBA.

Igualmente abandonaría "El Relicario" a hombros el 10 de febrero de 2001, cuando obtuvo dos orejas de un toro de El Vergel, siendo testigos en esa ocasión Mariano Ramos e Ignacio Garibay y utilizando los siguientes caballos LABRIT, TABASCO, CAGANCHO, DANUBIO, CHICUELO, VITI y MARIACHI.

El 13 de octubre de 2001, Pablo montó a LABRIT, CAGANCHO, TABASCO, ALBAICIN, CHICUELO y MARIACHI (foto superior) y obtuvo una oreja ante toros de Mariano Ramírez, si bien la nota negativa de esa tarde fue la cornada sufrida por CAGANCHO en el primer toro de la tarde y que ya pesó como una losa en la actuación del navarro. Manolo Mejías y Rafael Ortega completaron la tarde.

Pablo regresaba a Puebla, el 17 de febrero de 2002, para volver a obtener dos orejas de un toro de Piedras Negras y ser ovacionado en el otro, abandonando el ruedo a hombros junto a Uriel Moreno "El Zapata" y como testigos la rejoneadora Mónica Serrano y el matador de toros Leopoldo Casasola. La foto ilustra precisamente ese momento. En aquella ocasión Pablo montó a RONCAL (entonces conocido como LIPIZANO), FUSILERO, DANUBIO, LABRIT, CHICUELO, VITI y MARIACHI.

Dentro de este mismo año y temporada, se presentó el día 25 de octubre, junto a los matadores Eulalio López "Zotoluco" y Paco González y el joven rejoneador Horacio Casas, lidiando un toro de San José y otro de Refugio Peña, a éste último consiguió Pablo tumbarle las dos orejas, mientras que con el de San José escuchó división de opiniones al descordar con el rejón mortal. En este festejo nocturno Pablo triunfó a lomos de RONCAL, MONTERREY, CHICUELO, ALBAICIN, MAZANTINI y MARIACHI.

Menos de dos meses después tendría lugar la siguiente actuación del coloso de Estella en la arena poblana. El 7 de diciembre de 2002, en punto de las cuatro de la tarde, se abría la puerta de cuadrillas para que por ella apareciera Pablo, acompañado esta vez por su compatriota, el diestro hispano José Miguel Arroyo "Joselito", además de Oscar San Román y el joven tlaxcalteca Rubén Ortega quien tomaría la alternativa. Hermoso de Mendoza lidió dos bureles de Refugio Peña, de los que obtuvo un total de tres trofeos, dos en el primero de su lote y uno en su segundo, sumando así su quinta Puerta Grande en el Relicario poblano (imagen derecha). Los caballos que utilizó esa tarde el navarro fueron: RONCAL, ALBAICIN, DANUBIO, MARIACHI, MONTERREY, FUSILERO Y GAYARRE.

El 24 de octubre de 2003, Pablo obtuvo su sexta Puerta Grande en El Relicario al cortar tres orejas y volver a provocar una gran entrada. El navarro hizo el paseíllo al lado de los matadores Rafael Ortega y Uriel Moreno "El Zapata", lidiando bureles procedentes de Los Encinos y Pilar Labastida. Los caballos que vieron acción esa tarde fueron FUSILERO, GAYARRE, CAMPO GRANDE, NATIVO, CHACAL, LABRIT y CHICUELO.

No habían transcurrido más de dos meses después, cuando el 20 de diciembre, tendría lugar una actuación más del coloso español en la angelopolís. Acompañado en el cartel por Jorge Gutiérrez y Jerónim;, Pablo se enfrentó a un toro de Refugio Peña y a otro de Bernaldo de Quirós, llevándose de ambos un apéndice para lograr hilvanar su séptima Puerta Grande en esta plaza. Para esta ocasión tuvieron llamado: CHACAL, GAYARRE, FOSFORO, FUSILERO, LABRIT, CHICUELO y NATIVO.

La decima comparecencia del oriundo de Estella ante el entusiasta público poblano tuvo lugar el 15 de octubre de 2004. La plaza volvió a presentar una entrada de "no hay billetes" para la corrida mixta nocturna en la que también tomaron parte Eulalio López "Zotoluco" y Alfredo Gutiérrez, despachando un encierro de Jose Marrón, que no se prestó para el lucimiento de los alternantes. Pablo debió batallar para poder rescatar una oreja del segundo de su lote, inventándose una faena ante un burel manso complicado, contando para ello con la ayuda de SAMURAI, CHENEL, FUSILERO y FOSFORO, además de CURRO Y DE PAULA que vieron acción en el que abrió plaza.

Y a menos de dos meses de distancia, el día 3 de diciembre de 2004, Pablo regresaría al albero de El Relicario para protagonizar otra actuación en este coso. De nuevo con el papel agotado el coloso español hizo el paseíllo acompañado por Jorge Gutiérrez y Uriel Moreno "EL Zapata" para despachar bureles de Puerta Grande. A pesar de brindar una entregada actuación, superando las adversidades que le planteó su lote, Pablo no pudo tocar pelo esa ocasión debido a la inexplicable actitud del presidente que le escamoteó cuando menos un apéndice por la gran faena realizada a su segundo toro. De cualquier forma el estellés salió con el cariño de un público que nuevamente se le entregó sin reservas, habiendo utilizado en esa ocasión a: SAMURAI, CHICUELO, CERVANTES, SULTAN, CHENEL, CAMPO GRANDE y FUSILERO.

Muy distinta fue para el estellés la tarde del 10 de febrero de 2006, ante otro llenazo de "no hay billetes", Pablo realizó una de sus mejores faenas en la arena poblana ante un astado que no era fácil. La labor del navarro fue magistral y la coronó con un cetero rejonazo, por lo que toda la plaza dió como un hecho la concesión del rabo menos el presidente que se llevó la gran bronca al conceder solo dos apéndices. Antes Pablo había sumado una oreja más del primero de su lote. En esta ocasión los alternantes fueron Federico Pizarro y Uriel Moreno "El Zapata", lidiándose astados de José María Arturo Huerta para rejones y de Piedras Negras para las infanterias. VILLA, GALLITO, MERLIN, DOMINGUIN, CURRO y FUSILERO tuvieron un importante protagonismo en esa tarde que culminó con la octava Puerta Grande que Hermoso de Mendoza lograba en El Relicario.

Y para el 10 de febrero de este 2007, tarde de reinauguración en la Angelopolis, con un remozado y llenísimo coso del Relicario; escenario espléndido para que el caballista navarro se anotase un nuevo hito en su trayectoria al obtener su primer rabo en la arena poblana, llevándose además otras tres orejas en la espuerta para convertirse en el triunfador del festejo en donde alternó con los diestros Fernando Ochoa y Alejandro Amaya, en la lidia de un buen encierro de José María Arturo Huerta. CURRO, CHENEL, CHABOLA, CHAMAN, FUSILERO, SILVETI y SARMATA se encargaron de redondear este importante triunfo para el torero a caballo de Estella.

FECHA 24 de Noviembre de 2007
LUGAR Plaza de toros El Relicario Joselito Huerta, Puebla, México
ENTRADA Lleno
TOROS
RESEÑA Jerónimo (silencio tras aviso y silencio)
Pablo Hermoso de Mendoza (ovación y dos orejas)
José Mauricio (silencio y oreja)
CABALLOS UTILIZADOS

Primer toro de la Ganadería de José M° Reyes Huerta, número 137, 490 Kg, de nombre Bien Portado: De salida ESTELLA (2 rejones de castigo); en banderillas CHENEL (3 banderillas) y GÜERO (1 banderilla); y para el último tercio FOSFORITO (3 cortas, dos rosas y un rejón de muerte con tres descabellos).

Segundo toro de la Ganadería de José María Reyes Huerta, número 824, 468 Kg, de nombre Maratonista: De salida CURRO (2 rejones de castigo); en banderillas SILVETI (2 banderillas) y FUSILERO (2 banderillas); y para el último tercio FOSFORITO (tres cortas, un par a dos manos, un par de cortas a dos manos y un rejón de muerte con descabello).

OTROS CABALLOS DESPLAZADOS

DOMINGUIN y RONDEÑO

Fiel a la tradición, el rejoneador Pablo Hermoso de Mendoza volvió a llenar el coso poblano de un público con ganas de contemplar las evoluciones del caballero. Y una vez más, se pudieron divertir con el toreo tan personal de Hermoso y sus caballos y aunque en el primero no pudieron saborear el triunfo por los errores con el descabello, sí pudieron ser testigos del completo repertorio del torero ante un toro con mucho temple de Reyes Huerta, al que sólo se le puede poner un pero y es que se tapaba mucho a la hora de las reuniones con los caballos.

Pero como decimos tuvo un temple especial y desde los primeros galopes, con los pitones metidos bajo la cola de ESTELLA, se podía comprobar. Fueron largos galopes en los que el toro siempre acometía y siempre buscaba a la cabalgadura. Esto propició una gran exhibición de CHENEL que llevo al toro cosido a su cola y a su cuerpo en galopes templados al hilo de las tablas. Casi a cámara lenta fue un trincherazo en el que el caballo cambió la dirección del toro en apenas un tranco. Fue la perfección en esa suerte. Más apuros tuvo CHENEL para la colocación de las banderillas y es que el toro hacia los medios no quería saber nada y por eso el caballo no tenía ayuda. Soberbio tercio de CHENEL, que dio paso a una banderilla sobre GÜERO, un caballo nuevo, de preciosa estampa, que tampoco lo tuvo fácil par dejar el palo. Valor es lo que le puso FOSFORITO en las banderillas cortas, prolongadas con dos de las rosas y con un rejón de muerte en el que se echó encima del toro literalmente. La espada quedó cruzada y casi entera y necesitó de tres golpes de descabello, por lo que los posibles trofeos se esfumaron en este buen astado.

El que hacía quinto de la tarde era un toro con muchos kilos, gordo y que tuvo buen son, aunque de salida fuese un poco avanto y pendiente del callejón más que de CURRO. Insistió el caballo y al final lo metió en su muleta y le dejó dos rejones de castigo en lo alto, antes de volver a sorprender con un muletazo sombrero en mano. SILVETI fue el encargado de torearlo en las primeras banderillas con su personal y peculiar forma de llevar al toro. Resultó especialmente emotiva la segunda de las banderillas con el caballo enculado en tablas, esperando al toro que arrancó de los medios y sin moverse del sitió el caballo lo recibió, lo tocó levemente de pitón y le dejó Pablo la banderilla en todo lo alto. Todo torería. A continuación FUSILERO, el siempre esperado, haría las delicias del público con sus piruetas arriesgadas, incluso perdiendo los posteriores en una de ellas y no terminando con los huesos en la arena de milagro. El público se lo estaba pasando de lo lindo y FOSFORO mantuvo el nivel de intensidad de la faena. Primero fueron tres cortas y luego un par a dos manos de las largas, primero que Pablo coloca con este caballo. Tan a gusto estaban caballo y caballero, que Pablo agarró un par de las cortas, y también las volvió a colocar a dos manos. Los tendidos echaban humo y el navarro enrabietado, enterró un rejonazo hasta la bola, en todo lo alto, que hacía presagiar que el toro doblaría al instante. Pero la sorpresa fue que el toro se sostuvo y que el rejón no tuvo efectos mortales por lo que necesitó de un golpe de descabello antes de que el juez, por petición del respetable, le concediera las dos orejas.