CARTEL

ESTADISTICAS EN ESTA PLAZA

FESTEJOS
7
TOROS LIDIADOS
15
TROFEOS
11 orejas
PUERTAS GRANDES
3

INFORMACION RELACIONADA

Aguascalientes, tierra taurina por excelencia, vio debutar en su albero Monumental a Pablo Hermoso de Mendoza el día 20 de febrero de 2000, precisamente la fecha en la que cerraba su gira mexicana en ese año y lo hizo con una corrida de rejones, compartiendo la tarde con Gerardo Trueba, Giovani Aloi y el francés Rafi Durand, lidiando toros de De Santiago, a los que Pablo desorejó por partida doble.

Volvió ese mismo año, pero ya dentro de otra temporada, el 29 de octubre de 2000 y ahora con dos matadores a pie, que fueron Oscar San Román y Fernando Ochoa, y lidiando toros, también de De Santiago. No tuvo suerte en sus dos toros Pablo, por lo que regaló un séptimo de la misma ganadería del que sí obtendría las dos orejas y saldría a hombros al final del festejo, en el que utilizó como apoyo a LABRIT, MAGRITAS, VITI, ALBAICIN, DANUBIO, CAGANCHO y BORBA.

Su siguiente presentación ante esta conocedora afición tuvo lugar el 26 de enero de 2002, en corrida mixta junto a José María Luévano y Jerónimo y con toros de Los Encinos, obtuvo ovación y una oreja y en esta ocasión los caballos que montó fueron LABRIT, RONCAL, FUSILERO, DANUBIO, ALBAICIN y MARIACHI, que destacaron ante el buen lote de Los Encinos, aunque Pablo estuvo desafortunado con los rejones de muerte. La fotografía corresponde precisamente a esta última fecha, con Pablo a lomos de DANUBIO.

El cuarto paseíllo del navarro en este coso se llevó a cabo el primer día del mes de noviembre de 2002, en una tarde donde compartió cartel con el también rejoneador Horacio Casas y los matadores aztecas José María Luévano y Jorge Mora en la lidia de bureles de Los Encinos. Hermoso de Mendoza cuajó una buena faena su primero para llevarse una merecida oreja siendo ovacionado con el otro de su lote. Tuvieron actividad esta tarde EBANO, CAMPO GRANDE, LABRIT (foto derecha), MARIACHI, MONTERREY, CHICUELO, DANUBIO Y MAZANTINI.

Y en el 2004, el día 14 de febrero tendría lugar la siguiente actuación del navarro en el ruedo hidrocálido, de nuevo en un cartel mixto, ahora acompañado por los espadas aztecas José María Luévano y José Luis Angelino, lidiando astados de Fernando de la Mora. El estellés vio como su ilusión de triunfar se estrellaba ante el pésimo juego que ofreció su lote, saliendo de la plaza sin poder tocar pelo, a pesar del esfuerzo de SAMURAI, GAYARRE, NATIVO, CERVANTES, CURRO y LABRIT.

Y para el año siguiente, 2005, tuvo lugar la que hasta el momento es la última actuación del navarro en la arena hidrocálida, el día 14 de febrero, alternando con José Luis Angelino y Fabián Barba en la lidia de astados de San Miguel de Mimiahuapam. En esta ocasión tampoco pudo Pablo descorrer el cerrojo de la Puerta grande, cortando una oreja de su segundo, siendo ovacionado fuertemente en su primero. SAMURAI, FUSILERO, FOSFORO, CURRO, CHENEL, CHICUELO y TOSCANO fueron los caballos que tuvieron llamado esa tarde.

FECHA 3 de Noviembre de 2007
LUGAR Plaza de toros Monumental de Aguascalientes, México
ENTRADA No hay billetes
TOROS
RESEÑA Pablo Hermoso de Mendoza (ovación y dos orejas)
Fernando Ochoa (oreja y oreja)
Arturo Macías “El Cejas” (dos orejas y oreja)
Joselito Adame (dos orejas y rabo y palmas)
CABALLOS UTILIZADOS

Primer toro de la Ganadería de Refugio Peña, número 397, de nombre Quetzalli, 484 kilos de peso. De salida ESTELLA (2 rejones de castigo); en banderillas CHENEL (3 banderillas); y para el último tercio ORO VIEJO (3 cortas, 1 par de banderillas largas a dos manos, y un rejón de muerte tras 2 pinchazos).

Segundo toro de la Ganadería de Refugio Peña, número 316, de nombre Ahuizote, 480 kilos de peso. De salida CURRO (2 rejones de castigo); en banderillas SILVETI (2 banderillas) y FUSILERO (2 banderillas); y para el último tercio ESTELLA (3 cortas, y un rejón de muerte).

OTROS CABALLOS DESPLAZADOS

RONDEÑO y CHABOLA

Tradicional festejo “De las calaveras” en la capital hidrocálida, que en esta ocasión coincidió con la clausura del VII Congreso Internacional de Ganaderos de Toros de Lidia. Así las cosas la monumental presentó un lleno histórico, con mucha gente del medio taurino en los tendidos, disfrutando de un festejo en donde volvió a destacar la actuación de Pablo Hermoso de Mendoza, que sigue enrachado y hoy aumentó a seis el número de festejos consecutivos en que ha salido por la Puerta Grande, manteniendo un paso perfecto en la temporada mexicana.

Abriendo plaza, el estellés debió resolver los problemas que le planteó un astado manso y reservón que rápidamente comenzó a desarrollar sentido, intentando ponerse por delante o cruzársele a los caballos. ESTELLA no fatigó mucho para acortarle los terrenos, haciendo ver fácil la colocación de dos rejones de castigo. CHENEL mostró su faceta poderosa y lidiadora, dominando al toro en los terrenos cortos, ganándole limpiamente la cara en tres perfectas banderillas que fueron muy aplaudidas por el respetable. ORO VIEJO apareció para terminar un trabajo que auguraba de menos una trabajada oreja pero tres pinchazos dieron al traste con ello.

Sus compañeros de cartel se le habían ido por delante con la cosecha de trofeos, así que con la raza que le caracteriza el jinete navarro busco a toda costa el triunfo con el quinto de la tarde, un ejemplar con movilidad pero que tenía el defecto de levantar la cara al momento de las reuniones. Tras hacerle sangre con dos hierros en el morrillo, tocó el turno del inspirado SILVETI que con su toreo llenó el ambiente de emocionados “olés”, cuajando dos banderillas de excepción, atracándose en ambas de toro, rematando con su característica forma de embraguetarse al toro mientras le asoma la cara a los pitones. Y si emocionante estuvo el castaño más aun estuvo FUSILERO, con esa parsimonia para citar muy de frente y a mínima distancia y aguantar hasta el último momento para realizar la batida, rematando todo por supuesto con la calidad de sus ceñidas piruetas. Tras las cortas con ESTELLA llegó el momento de la suerte suprema y ahora sí, l primer intento Pablo sepultó en sitio el acero de muerte, siendo recompensada su labor con las dos orejas que le permitieron salir en volandas de la Monumental, confirmando ante la distinguida asistencia la gran valía de su imperecedero concepto taurino.