El bello puerto de Mazatlán, localizado en el occidental estado mexicano de Sinaloa; ha atestiguado ya en cinco ocasiones el paso triunfal de Pablo Hermoso de Mendoza, que debutó en la plaza de Toros Monumental Eduardo Funtanet el 16 de diciembre de 2000, en una corrida de rejones al lado de Gerardo Trueba y Enrique Fraga, lidiando una corrida de La Playa. Pablo obtuvo una oreja de su primero y fue ovacionado en el que hizo quinto, utilizando en esta ocasión a QUECHUA, SILVERIO, ALBAICIN, DANUBIO, CHICUELO y BORBA.

La segunda presentación del navarro en esta ciudad bañada por las aguas del pacífico mexicano tuvo lugar el 17 de noviembre de 2002, cuando ante una plaza llena Hermoso de Mendoza se erigió triunfador del mano a mano programado con el caballista azteca Gerardo Trueba, al cortar dos apéndices en su primero y llevarse los máximos trofeos de su segundo. Los toros lidiados procedieron de las dehesas de El Junco y Refugio Peña, y los caballos que vieron acción fueron: EBANO, LABRIT (en la imagen), MARIACHI, MONTERREY, CHICUELO, GAYARRE y MAZANTINI.

También dentro de un mano a mano de rejoneadores tuvo lugar la tercer comparecencia del coloso español en la arena mazatleca, el 23 de diciembre de 2003, esta vez alternando con Octavio Sánchez y ante bureles de Puerta Grande. En esta oportunidad Pablo de nueva cuenta se llevó los honores al desorejar por partida doble a sus dos oponentes, contando para ello con la destacada colaboración de FUSILERO, MONTERREY, NATIVO, CERVANTES, CHACAL, LABRIT y CHICUELO.

Y para no perder la costumbre, la cuarta ocasión que pablo actuó en la Eduardo Funtanet también fue en un mano a mano de caballistas, ahora al lado del mexicano Gerardo Trueba, en la lidia de bureles de Refugio Peña y Puerta Grande. El centauro español se llevó un triunfo inobjetable al tumbarle una oreja al primero de su lote y cerrar a tambor vatiente el festejo cortando los máximos trofeos de su segundo, utilizando para esta ocasión a EXCALIBUR, ROBLES, CHAPULIN, TOSCANO, CURRO, CHENEL, FUSILERO y FOSFORO.

Llegamos así a la quinta actuación del navarro en Mazatlán, el 27 de febrero de 2006 y siguiendo con lo que es ya una tradición en otro mano a mano de caballistas, en esta ocasión con Gastón Santos lidiándose astados de Refugio Peña. Pablo sumó su cuarta >Puerta Grande en la monumental mazatleca al mandar sin orejas al rastro al primero de su lote, siendo ovacionado con su segundo. Para esta ocasión el caballista español utlizó a RONDEÑO, LABRIT, DOMINGUIN, VILLA. CHENEL y FUSILERO.

 
a
FECHA 19 de Febrero de 2007
LUGAR Plaza de toros Monumental Eduardo Funtanet, Mazatlán, Sinaloa, México
ENTRADA No hay billetes
TOROS
RESEÑA Gastón Santos (silencio y dos orejas)
Pablo Hermoso de Mendoza (dos orejas y dos orejas y rabo)
CABALLOS UTILIZADOS

Primer toro de la Ganadería de Teófilo Gómez, número 203, de nombre Caminito, 470 kg. De salida CHAMAN (1 rejón de castigo); en banderillas CHENEL (2 banderillas) y SILVETI (2 banderillas); y para el último tercio CHAVOLA (3 cortas, 1 par de banderillas a dos manos y 1 rejón de muerte).

Segundo toro de la Ganadería de Teófilo Gómez, número 217, de nombre Botonero, 480 kg. De salida RIO FRIO (2 rejones de castigo); en banderillas RONDEÑO (2 banderillas) y FUSILERO (2 banderillas); y para el último tercio SARMATA (3 cortas, 1 par de cortas a dos manos y 1 rejón de muerte).

OTROS CABALLOS DESPLAZADOS

CURRO y CHICUELIN

a

Una faena antológica, para el recuerdo, fue la que le realizó el centauro navarro a Botonero de Téofilo Gómez en el ruedo de la Monumental mazatleca, rematando con ella una tarde de inspiración que le deparó en total cuatro orejas y un rabo.

Pocas veces se tiene la oportunidad de apreciar el espectáculo único de la bravura a tope, de esa estirpe de sangre que hace del toro de lidia un ejemplar único de la naturaleza. Hoy pudimos emocionarnos con la fiereza que llevaba dentro el de Teófilo Gómez, un burel cárdeno de imponente trapío que desde que apareció en la arena comenzó a desbordar su casta, creciéndose al castigo, ofreciendo hasta el final una lucha seca, enconada, sin reservas, que terminó solo cuando rodó sin puntilla por la arena después de recibir en sus carnes un certero rejonazo. Y no se piense que precisamente por su condición de bravo el toro resulto fácil, por el contrario, a lo largo de la lidia fue desarrollando complicaciones, ya que su ímpetu le llevaba a ir cortando la trayectoria de los caballos, cruzándose o adelantándose, especialmente por el pitón izquierdo, con brusquedad y con mucha fuerza. Por ello fue todavía más meritoria la labor de Hermoso de Mendoza que manejando extraordinariamente tiempos, terrenos y por supuesto a sus cabalgaduras, supo darle la lidia exacta para hacer lucir su casta, cuajándolo a plenitud en una vibrante faena que mantuvo la emoción a tope en los tendidos. RIO FRIO tuvo una dura prueba con este astado que se le vino encima prácticamente en cuanto lo vio, el tordo no se arrugó y pronto lo metió en cintura, doblándose toreramente con él para irlo asentando en la arena. Después de dos espectaculares rejones de castigo, tocó el turno a RONDEÑO que consumó dos banderillas de oro, ambas de poder a poder, arrancándosele el toro como una locomotora en la media distancia, aguantando con valor espartano el tordo al momento de la reunión, toreando con su pecho mientras miraba a su fiero oponente. Botonero no paraba un momento y Pablo optó por FUSILERO para completar un tercio de excepción, con el caballo totalmente entregado en los embroques y muy especialmente en las piruetas, más ajustadas no pudieron ser, ligando una tras otra en los terrenos más comprometidos que se puede imaginar, teniendo pegado a su blanca piel al astado que parecía que le arrollaba en cada oportunidad. Cuando fue el turno de SARMATA creímos que el toro estaba ya viniéndose abajo, ¡pero que va! en cuanto vio al caballo comenzó nuevamente a arrear, por lo que las cortas resultaron de gran exposición, explotando la afición cuando el coloso español consumó un soberbio par a dos manos en donde el caballo quería echarse encima del astado. La faena había llegado a su cenit y lo justo era rematarla al más alto nivel, como sucedió con un rejonazo extraordinario que terminó con la bravura de Botonero, el cual quedará inmortalizado en la memoria de quienes tuvimos el privilegio de ver la faena. Para Hermoso de Mendoza los máximos trofeos que le convirtieron en el triunfador del festejo.

Mención especial merece la actuación de los Forcados de Mazatlán que precisamente ante este burel se jugaron la vida, realizando una sobrecogedora pega, de gran mérito y valentía por las condiciones del astado.

Dos orejas había obtenido inicialmente Pablo con el primero de su lote, el cual por cierto brindó a Rene Tirado, cabo de los Forcados mazatlecos. El ejemplar de Teófilo Gómez tuvo movilidad pero por contra le faltó emotividad. CHAMAN, que se ha consolidado ya como una firme realidad dentro de la cuadra titular, le marcó con alegría los terrenos, haciéndole sangre posteriormente con un solo rejón en el morrillo. CHENEL jugó con él a dos pistas, rematándolo por los adentros y reuniéndose estupendamente en dos oportunidades. Con la afición desbordada SILVETI volvió a la plaza un manicomio al arrimarse en serio, dejando casi los pitones de su adversario le tocaran su fuerte pecho. Tres rosas y un par de banderillas a dos manos constituyeron los adornos finales que prepararon el terreno para un eficaz rejón de muerte, en sitio, que de inmediato hizo doblar al toro, tiñéndose los tendidos de pañuelos blancos en demanda de los dos trofeos que le fueron concedidos al jinete navarro.

 
ACTUACIONES
6
TOROS
LIDIADOS
12
TROFEOS
OBTENIDOS
18 orejas
y 3 rabos
PUERTAS
GRANDES
5
 
 

 

   
Ir a Google