La perla tapatía, como se le conoce a esta bella metrópoli del occidente de México, cuenta con la segunda plaza en importancia del país, "El Nuevo Progreso", en cuyas gradas se da cita una de las aficiones más entendidas y, por ende, exigentes de cuantas se puedan encontrar en el mundo taurino tanto de América como de España.

Este domingo el centauro español intentará nuevamente lograr satisfacer el gusto e interés de la afición tapatía, tomando parte en un festejo postinero con el que se estarán celebrando dos aniversarios. Por una parte los 465 años de la fundación de la Ciudad de Guadalajara, y por la otra los 40 años de vida de la plaza de toros de la Colonia Independencia, en donde se le vio por vez primera al navarro el día 20 de noviembre de 1999 y fue precisamente esa su segunda actuación en tierras mexicanas. Lidió toros de San Marcos junto a Eulalio López "Zotoluco" y Fernando Ochoa, dando una vuelta al ruedo en su primero y obteniendo una oreja de su segundo.

No pasó apenas un mes, para que Pablo volviese al Nuevo Progreso, más concretamente el 12 de diciembre del mismo año, esta vez en un festejo de rejones, con toros de Mariano Ramírez, para Lorenzo Cue, Giovanni Aloi, Pablo y Antonino López, obteniendo una oreja en solitario y saludando desde el tercio en la collera con Cue. Pese a lo parco en trofeos, ambas tardes de Pablo Hermoso de Mendoza ese año en Guadalajara, dejaron un gran sabor de boca en los aficionados y críticos, hasta el punto que fue declarado máximo triunfador de la Temporada en la Plaza Nuevo Progreso.

Con estos argumentos comenzó la siguiente temporada, y al amparo de Pablo, se consiguió llenar, como no se conseguía hace años, las gradas del coso tapatío. Con un ambiente totalmente de gala, el 12 de noviembre de 2000 hacían el paseíllo Pablo Hermoso de Mendoza, Oscar San Román y Enrique Espinosa "El Cuate", que se enfrentaron a toros de Montecristo. Con su primero Pablo, no tuvo suerte con el rejón de muerte que tocó la médula del toro, y escuchó división de opiniones, lo cual, lejos de achicarlo, lo enrabietó, y en su segundo salió dispuesto a todo, y así consiguió cortar dos orejas y salir a hombros por primera vez de esta Plaza. Los caballos esta tarde fueron LABRIT, MAGRITAS, CAGANCHO, CHICUELO, ALBAICIN, DANUBIO y BORBA.

El 25 de marzo de 2001, fue una fecha señalada en la carrera de Pablo, porque volvía a Guadalajara, pero además en ese marco, despedía su histórica temporada en México, tras sesenta y cuatro actuaciones por todo el territorio mexicano y con un tremendo éxito de público y en lo artístico. El cartel para esa tarde, mitad mexicano, mitad hispano, lo componían Pablo Hermoso de Mendoza, Fernando Ochoa, Alfredo Gutiérez y Antonio Barrera, con toros para caballo de Fernando de la Mora y a pie de Pilar Labastida. Montando a LABRIT, TABASCO, CAGANCHO, CHICUELO, ALBAICIN, DANUBIO y MARIACHI fue silenciado en su primer toro y en su segundo, que brindó a toda su cuadrilla, apoderados, caballerangos...Pablo obtuvo las dos orejas con fuerte petición de rabo, que la presidencia no concedió y fue sacado a hombros por su propia cuadrilla.

Ese mismo año regresó a Guadalajara el 11 de Noviembre de 2001, también con lleno en los tendidos numerados y lidiando un toro de Fernando de la Mora, con el que escuchó palmas y otro de Santa Bárbara, del que obtuvo una oreja con petición de la segunda. Completaron el cartel Alfredo Lomelí y Alfredo Gutiérrez y los caballos empleados en esa tarde fueron LABRIT, TABASCO (foto superior), ALBAICIN, FUSILERO, DANUBIO, CHICUELO y MARIACHI.

El 3 de marzo de 2002, se produjo la siguiente actuación del navarro en esta plaza, ahora junto a Alfredo Gutiérrez y Antonio Bricio y con toros de De Santiago, ante los que cosechó una oreja en el cuarto, siendo silenciado en el primero, montando en ambos toros a LABRIT. CAMPO GRANDE, ALBAICIN, VITI, DANUBIO, CHICUELO y MARIACHI.

No regresaría Hermoso al coso de la Colonia Monumental sino hasta el 10 noviembre de 2002. El cartel lo integraban aparte del caballero en plaza los matadores Oscar San Román y José María Luévano, despachando toros de la dehesa de Vistahermosa. Una vez más los tendidos se llenaron y el navarro correspondió a la afición entregándose ante dos toros que no le pusieron las cosas fáciles, terminando por cortar una oreja de su segundo. EBANO, LABRIT, CAMPO GRANDE (imagen derecha), MAZANTINI, RONCAL, ALBAICIN, CHICUELO y MARIACHI fueron los equinos que tuvieron participación esa tarde.

La historia de Pablo en la Nuevo Progreso continuó el 16 de febrero de 2003, cuando actuó en la corrida programada como parte de las celebraciones por el aniversario de la fundación de la Ciudad. Ante otra excelente entrada hicieron el paseíllo además del navarro los diestros aztecas Fermín Spínola y Alejandro Amaya, como responsables de despachar un serio encierro de las dehesas de Teófilo Gómez. Hermoso de Mendoza no tuvo mayor suerte en su primero, a pesar de que en todo momento intentó hacerle fiesta. Pero con su segundo dió una catédra de torero a caballo ante un astado que en sus manos se vio mejor de lo que era, despenándolo de un extraordinario rejonazo para cortarle las dos orejas, convenciendo de nuevo a la afición y cruzando a hombros la Puerta Grande de la plaza tapatía. Para lograrlo contó con la colaboración de RONCAL, DANUBIO, CHICUELO, CHACAL, MONTERREY, FUSILERO, GAYARRE y CERVANTES.

El siguiente capítulo escrito por el estellés en la arena tapatía tuvo lugar el 15 de febrero de 2004, de nuevo tomando parte en la corrida que formaba parte de los festejos de aniversario de la metropoli. Le acompañaron en el cartel los jovenes matadores José María Luévano y Antonio Bricio, correspondiéndole al navarro un astado de Bernaldo de Quirós y otro de Reyes Huerta, Esta fue la primera ocasióno en la que Pablo no pudo tocar pelo en la perla tapatía, recibiendo en sus dos turnos sendas ovaciones de un público entregado que valoró el actuar de Hermoso de Mendoza y de su cuadra integrada por: LABRIT, NATIVO, CERVANTES, CURRO Y FUSILERO.

Este recuento cronológico tiene continuidad el 17 de octubre de 2004, Pablo aparecía de nueva cuenta por la puerta de cuadrillas de la Nuevo Progreso, acompañado por Miguel Espinosa "Armillita" y el toricantano local Guillermo Martínez, para despachar bureles de Fernando de la Mora. Hermoso de Mendoza brindó una actuación con tintes de exquisitez ante dos toro mansos que lejos de ayudar dificultaban el actuar del jinete y su cuadra. CURRO, CHENEL, FOSOFORO, SAMURAI, FUSILERO y CAMPO GRANDE aportaron todo su esfuerzo para que el torero navarro saliera de la plaza con un apéndice cortado a su primero, perdiendo cuando menos otro más al no estar certero con el acero en el quinto de la tarde.

La penúltima actuación del coloso estellés en el albero de la calzada Independencia tuvo lugar hace casi exactamente un año, el 20 de febrero de 2005, de nueva cuenta dentro de los festejos programados por el aniversario de la ciudad, alternando con Miguel Espinoza "Armillita" y Eulalio López "Zotoluco" ante bureles de Fernando de la Mora. Ante otra excelente entrada Pablo realizó dos meritorias faenas que sin embargo no le depararon trofeos en virtud de andar poco fino con el rejón de muerte. Así el navarro fue ovacionado en sus dos toros, a los que lidió con la ayuda de SAMURAI, DELFIN (hoy SILVETI), FUSILERO, CURRO, CHICUELO, CHENEL TOSCANO y FOSFORO.

La contabilidad del previo se cierra el 19 de febrero de 2006, fecha de la que hasta el momento es la última actuación del estellés en la perla de occidente. Ese día alternó con Rafael Ortega y Omar Villaseñor. despachando astados de San Miguel de Mimiahuapam. En esta ocasón tampoco Pablo pudo descorrer el cerrojo de la Puerta Grande, yéndose en blanco de trofeos, en gran medida por haber tenido que recurrir a la espada de cruceta para finiquitar a sus dos adversarios. VILLA, LABRIT, DOMINGUIN, CURRO y CHENEL se emplearon a fondo para intentar redondear el triunfo que no llegó.

 
a
FECHA 18 de Febrero de 2007
LUGAR Plaza de toros Nuevo Progreso, Guadalajara, Jalisco, México
ENTRADA Tres cuartos de plaza
TOROS
RESEÑA Pablo Hermoso de Mendoza (oreja y división)
Omar Villaseñor (dos orejas y pitos)
Arturo Macías (palmas y pitos)
CABALLOS UTILIZADOS

Primer toro de la Ganadería de Fernando de la Mora, número 182, de nombre Mar de nubes, 470 kg. De salida CHAMAN (2 rejones de castigo); en banderillas RONDEÑO (2 banderillas) y SILVETI (2 banderillas); y para el último tercio CHAVOLA (3 cortas y 1 rejón de muerte).

Segundo toro de la Ganadería de Fernando de la Mora, número 183, de nombre Cirileño, 485 kg. De salida CURRO (2 rejones de castigo); en banderillas CHENEL (2 banderillas) y FUSILERO (2 banderillas); y para el último tercio SARMATA (3 cortas, 1 par de cortas a dos manos y 1 rejón de muerte).

OTROS CABALLOS DESPLAZADOS

CHICUELIN y RIO FRIO

a

Extraña tarde vivió el centauro navarro en el Nuevo Progreso tapatío ya que ante la mejor entrada de la temporada y a pesar de haber realizado dos faenas de importancia, solo pudo llevarse una oreja en la espuerta.

Abriendo plaza, el jinete navarro tuvo que sortear una fría salida del primero de la tarde que salió de chiqueros enterándose y al paso, sin hacer mayor caso de CHAMAN que le esperaba en el centro del ruedo. Debió de transcurrir el primer rejón, al cuarteo, para que el de Fernando de la Mora se despabilara y a partir de ese momento comenzó a crecerse al castigo y a meter el morro con claridad y bravura. El astado plantó su bandera en los medios, donde más pesan los toros, y allí le enfrentó RONDEÑO que con rotundidad le sometió para adornarle el morrillo en dos ocasiones, haciéndolo con clase y eficiencia. Pero ya que hablamos de someter debemos destacar la actuación de SILVETI, el castaño salió a imponer sus condiciones, peleándole el terreno al toro, dándole siempre la ventaja y engolosinándose con él cuando lo tenía casi metido en su pecho o en su grupa. Momentos de gran emoción nos hizo vivir el hijo de GALLO que dejó su lugar a CHAVOLA para que le diese el punto final a la lidia con las cortas y con un buen rejonazo, de efectos inmediatos, que hizo doblar al astado, concediéndosele a Pablo la primera oreja de la tarde y que a la postre sería el único trofeo para el estellés.

El cuarto de la tarde de salida no nos entusiasmó demasiado; reservón, sin emplearse pero eso sí tratando de cruzarse en el camino de CURRO que tuvo que emplearse a fondo para poder quebrantar en dos ocasiones a su incierto oponente. Viendo las condiciones de la res pocos podían anticipar lo que estaba por venir ya que con la aparición en el ruedo de CHENEL, Pablo comenzó a inventarse una faena que alcanzaría grandes cotas. A base de sobarlo mucho, de aguantarlo, de darle la distancia y el ritmo exacto el estellés pudo hacerse con el de Fernando de la Mora, hasta el punto de casi obligarlo a ir tras la grupa del castaño, que arrebató los olés de la galería con sus pasadas por los adentros, consumando además tres banderillas proverbiales, siempre en el terreno corto, enfrentando, reuniendo y rematando como marcan los cánones, en la máxima expresión de artista poderoso que este gran caballo posee. Y si hablamos de gran caballo que decir de FUSILERO que nos hizo pasar un gran susto al resbalar en el centro del ruedo, pésimo el estado que guardaba el piso por la necedad de regarlo en demasía; quedando expuesto en la trayectoria del burel que afortunadamente le perdonó la cornada. El tordo se levantó sin miramientos y fue a plantarle la batalla al burel, pegándose otro arrimón y llevando la emoción en los tendidos hasta las nubes. La faena había crecido enormidades y correspondió el turno de mantenerla así a SARMATA con la rueda de cortas y posteriormente con un excepcional par de banderillas cortas a dos manos, metiéndose prácticamente en el camino del burel, atracándose de él en la reunión, toreándolo con el pecho y recreándose con lentitud en la suerte. Momento de lujo el que se vivió, seguido de los desplantes finales que cimentaron aún más nuestro augurio de que el jinete en plaza iba en pos de obtener las dos orejas. Así llegamos al momento de la suerte suprema y Pablo se enfiló para cobrar un gran rejonazo, impecable de ejecución y de colocación, sepultando el acero en todo lo alto, fulminando al astado que rodó sin puntilla, solo que circunstancialmente la punta de la hoja asomó por debajo de la res, lo que extrañamente provocó que el público se enfriara de inmediato, retirándose Hermoso de Mendoza bajo una división de opiniones que no reflejó ni el nivel de la lidia ni la entrega sin reservas que tuvo el centauro español para inventarse la faena. Es innegable que para la concesión de trofeos se debe tomar muy en cuenta la suerte suprema, pero reiteramos que en este caso el rejón quedó en todo lo alto, ni envainado o contrario, incluso la parte que asomó del mismo no fue a la altura del costillar como suele suceder cuando por defecto de colocación se atraviesa al toro, aquí el acero, que no lleva cruceta como la espada, se desplazó hasta el fondo y ello no significa una colocación defectuosa como se interpretó en el ruedo tapatío. En fin, lo cierto es que la faena del estellés ahí queda como una nueva muestra del magisterio que posee para hacerle fiesta a la mayoría de los toros que le salen por chiqueros.

 
ACTUACIONES
13
TOROS
LIDIADOS
26
TROFEOS
OBTENIDOS
13 orejas
PUERTAS
GRANDES
3
 
 

 

   
Ir a Google