CARTEL

ESTADISTICAS EN ESTA PLAZA

FESTEJOS
1
TOROS LIDIADOS
2
TROFEOS
2 orejas
PUERTAS GRANDES
1

INFORMACION RELACIONADA

Este sábado 1 de diciembre tendrá lugar el debut del centauro navarro, Pablo Hermoso de Mendoza, en la famosa isla de Cozumel, uno de los destinos turísticos del caribe mexicano que goza de mayor fama y reconocimiento mundial. El festejo se llevará a cabo en la plaza de toros "La Española", y será de rejones, alternando Pablo con el jinete azteca Gastón Santos.

FECHA 1 de Diciembre de 2007
LUGAR Plaza de toros La Española, Cozumel, Quintana Roo, México
ENTRADA Tres cuartos de plaza
TOROS
RESEÑA Pablo Hermoso de Mendoza (ovación y dos orejas)
Gastón Santos (vuelta y dos orejas)
CABALLOS UTILIZADOS

Primer toro de la Ganadería de Fernando de la Mora, número 36:  De salida ESTELLA (2 rejones de castigo); en banderillas RONDEÑO (3 banderillas); y para el último tercio DOMINGUIN (1 corta y un rejón de muerte).

Segundo toro de la Ganadería de Fernando de la Mora, número 122: De salida MORISCO (2 rejones de castigo); en banderillas SILVETI (2 banderillas) y FUSILERO (2 banderillas); y para el último tercio DOMINGUIN (tres cortas, un par a dos manos y dos rejones de muerte tras pinchazo).

OTROS CABALLOS DESPLAZADOS

CURRO, CHABOLA y MERLIN

Muy distinto juego dieron los dos toros de Fernando de la Mora que Hermoso de Mendoza lidió en la isla de Cozumel, en su presentación en esta bella y turística localidad del caribe mexicano.

Poco pudo hacer ante el manso y rajado primero, al que sus pésimas características todavía se le acrecentaron tras la acción de los Forcados, quedándose totalmente parado para que Pablo ni siquiera pudiera colocar las banderillas cortas. Varias entradas al sesgo con el rejón de muerte, varios intentos de los subalternos de sacar al toro de las tablas y al final un rejón como pudo el centauro acabó con la vida de este rajado primero.

Sin embargo el otro, de la misma ganadería, sí buen un gran toro y el navarro pudo estar a gusto y gustar a la afición local. El toro salió con alegría y fue corrido muy bien por MORISCO con el que sólo colocó un rejón de castigo, dado el buen son que se le adivinaba al astado. Buen son que SILVETI exprimió y aprovechó al máximo y que dejó sello de su calidad, como luego lo haría FUSILERO con emocionantes piruetas. El último tercio lo cumplimentó DOMINGUIN que ahora sí pudo colocar banderillas cortas, largas a dos manos e incluso desplantes en la cara del toro.