No es precisamente la plaza de toros de Gijón muy habitual en la actuación de toreros a caballos. En los últimos veinte años y si los datos no nos fallan, no se ha celebrado en ella ningún festejo completo de rejoneadores. Sí que en alguna de las corridas de su feria se incluye alguno en corridas de tipo mixto.

Así sucedió en el debut de Pablo Hermoso de Mendoza en esta plaza el día 9 de agosto de 1.995, fecha en la que actuó en un festejo de ocho toros, todos ellos de la ganadería de Francisco Galache. El cartel estaba compuesto por Fermín Bohórquez y Pablo Hermoso de Mendoza que lidiarían un toro cada uno y los matadores Raúl Gracia “El Tato”, Cristo González y José Ignacio Sánchez, que lidiarían dos por coleta. Pablo se enfrentó a “un manso de libro y sólo clavando por los adentros pudo sacar algún partido”, según explicaba la revista 6 TOROS 6. DIARIO DE NAVARRA hacía constar “que se enfrentó al toro más deslucido del encierro, dio la vuelta al ruedo con petición de oreja”.

Tampoco pudo triunfar en su segunda comparecencia, en esta ocasión un festejo de siete toros, con un para Pablo de Campos Peña y seis a pie, cinco de ellos de El Toreo y uno de El Puerto de San Lorenzo, para Curro Romero, José Tomás y Manuel Amador. “Tampoco estuvo muy afortunado el navarro Hermoso de Mendoza. Se apreció la excelente doma de sus “top model” equinos. Pero el burel no era fácil de encelar y marró repetidamente con rejones. Banderilleó a dos manos al estribo (no a la grupa, como algunos caballistas) y no prodigó cabalgatas y corvetas”, era el juicio de la actuación del estellés para La Nueva España. En 6 TOROS 6, Ana Fernández Graciani vio así las evoluciones de Pablo: “Pablo Hermoso entendió a la perfección a un toro con pocas posibilidades de lucimiento. Lo templó y lo toreó, le midió los terrenos y las arrancadas. La faena no fue espectacular para el público pese a estar cimentada en una técnica similar a la del toreo a pie. Con el rejón de muerte no acertó hasta la tarcera.” En otro periódico local, Don José escribía: “muy lucido en la monta de los tres caballos que lució, Chavela, Batista y Mazantini, clavando rejoncillos y banderillas, toreando toda la tarde con un astado parado que no se prestaba a lucimiento, sin embargo el rejoneador le sacó todo lo que tenía. Necesitó de tres rejones de muerte”.
FECHA 15 Agosto de 2007
LUGAR Plaza de toros del Biblo, Gijón, Asturias, España
ENTRADA Tres cuartos
TOROS
RESEÑA Pablo Hermoso de Mendoza (oreja y oreja)
Jesulín de Ubrique (silencio tras dos avisos y oreja)
Manuel Díaz “El Cordobés” (silencio y oreja)
CABALLOS UTILIZADOS

Primer toro de la Ganadería de Murube, número 10, 509 Kg: De salida ESTELLA (2 rejones de castigo); en banderillas RONDEÑO (2 banderillas) y CURRO (1 banderilla); y para el último tercio SARMATA (tres cortas, un par de cortas a dos manos y un rejón de muerte).

Segundo toro de la Ganadería de Murube, número 4, 452 Kg; De salida LAGARTIJO (2 rejones de castigo); en banderillas CHENEL (2 banderillas) y FUSILERO (2 banderillas); y para el último tercio ORO VIEJO (tres cortas, dos rosas y tres rejones de muerte tras pinchazo).

OTROS CABALLOS DESPLAZADOS

ZAMORINO y SILVETI

Hermoso de Mendoza consiguió abrir una de las puertas grandes que se le había resistido en las dos comparecencias anteriores. Consiguió una oreja de cada uno de sus toros, pero de haber acertado con el rejón de muerte en el cuarto de la tarde, el triunfo hubiese sido mucho más rotundo.

Complicado resultó el primer toro de Murube con el que abrió plaza el rejoneador navarro en su regreso al coso gijonés y al que a punto estuvo de desorejar en una faena de menos a más y en la que Pablo tuvo que sortear las dificultades de un toro que aunque tuvo movilidad y galopó detrás de los caballos, siempre lo hacía aprovechando sus ventajas y tapando la salida de los caballos en las suertes.

Como es habitual y típico en esta ganadería, el toro salió frío de chiqueros, sin prestar atención a la yegua ESTELLA y pasando de ella como si no la viera. En una de las pasadas, casi aprovechando un relance, Pablo clavó el primer rejón del que el toro se dolió, pero siguió sin interesarse. Pablo trataba de torear con la bandera y en una de esas el toro se arrancó tras ESTELLA, dando una carrera de casi una vuelta a la plaza, más violenta que otra cosa. Luego volvió al refugio de las tablas antes de colocarle el segundo rejón. Con RONDEÑO en banderillas el toro volvió a emplearse de forma parecida, con galopadas largas, pero bruscas, sin meter nunca la cara en la cola del caballo. En banderillas en cuanto el caballo arrancaba, el toro ya giraba levemente a su derecha complicando la ejecución. Eso lo vio pronto RONDEÑO al que costó colocar el primer palitroque, mejorando la ejecución del segundo. Hermoso nos sorprendió dando entrada en este tercio a CURRO que fue quien comenzó a elevar el tono de la tarde. El caballo se pasó una y otra vez al toro desde el pecho hasta los cuartos traseros, lo toreó con todo su cuerpo y comenzó a vencer a un toro que hasta entonces se había adueñado de la situación. Tras las buenas evoluciones de CURRO vendría el poderoso SARMATA para colocar tres banderillas cortas sin solución de continuidad, colocadas en lo que ocupa una moneda de un euro y siempre mostrando la cara al toro. La tarde se había venido arriba y Pablo agarró un par a dos manos de cortas que dejó al primer intento en el morrillo, y tras lo cual enterró el rejón de muerte hasta la bola, acabando con la vida del Murube. Hubo petición de dos orejas para el rejoneador navarro, pero la presidencia dejó el premio en un apéndice, quizás porque el día anterior se habían concedido muchos trofeos y la prensa había criticado la concesión de alguna de ellas.

El cuarto sí fue un toro noble, colaborador y certero en la embestida y a pesar de salir avanto en el primer tercio, sí que acabó entregándose a un LAGARTIJO en estado de gracia. Como el toro no salía de tablas, allí se fueron caballo y caballero y comenzaron a dar giros en su cara hasta que le obligaron a embestir en unos terrenos nada favorables para el caballo. No le quedó otra al toro que interesarse por la cola del caballo y entregarse, formando así un bello tercio. A partir de aquí ya todo sería toreo bueno. Desde los dos rejones de castigo en los que el caballo azteca se dejó ver, pasando luego al toreo con la bandera y con el toro embistiendo humillando, como los toros buenos. En el turno de CHENEL nuevo alarde de toreo de costado, con remates ajustados, tanto que en uno de ellos un resbalón a punto estuvo de dar un susto a su jinete. Emocionante toreo de costado y sublime tercio de piruetas y banderillas en corto el ejecutado una vez más por FUSILERO, que fue una vez más el caballo más jaleado por los tendidos. El triunfo sólo pendía del último tramo de la faena y Pablo apostó fuerte y a punto estuvo de fallar. Decimos que apostó porque hizo debutar a un caballo ORO VIEJOy precisamente cuando se jugaba una puerta grande importante. El caballo de preciosa lámina, colocó tres cortas y se le notó un tanto contraído. No obstante Pablo agarró dos rosas y el caballo ya se fue relajando y mostrando esa torería y esa expresión que deben de tener los caballos toreros. Luego con el rejón de muerte vinieron los pinchazos, pero desde luego no fueron achacables al caballo. Pablo encontró hueso y punto, pero todos los pinchazos fueron al estribo y en lo alto. Cuando el toro dobló, en la mente del espectador estaba la gran faena que habían contemplado y que pesó sobre esos pinchazos y por eso la petición de oreja fue mayoritaria y la concesión incuestionable.

 
 
ACTUACIONES
3
TOROS
LIDIADOS
4
TROFEOS
OBTENIDOS
2 orejas
PUERTAS
GRANDES
1
 
   
Ir a Google