FECHA 17 de Septiembre de 2006
LUGAR Plaza de toros de Murcia, España
ENTRADA No hay billetes
TOROS
RESEÑA Pedro Hernández “El Cartagenero” (oreja)
Pablo Hermoso de Mendoza (ovación)
Andy Cartagena (oreja)
Pablo Hermoso de Mendoza (dos orejas)
Andy Cartagena (dos orejas)
Pedro Hernández “El Cartagenero” (dos orejas y rabo)
CABALLOS UTILIZADOS

Primer toro de la Ganadería de Fermín Bohórquez, número 16, 516 kilos: De salida CURRO (2 rejones de castigo); en banderillas LABRIT (3 banderillas); y para el último tercio RONDEÑO (tres cortas, un par de cortas a dos manos y un rejón de muerte, tras dos pinchazos, y dos descabellos pie a tierra).

Segundo toro de la Ganadería de Fermín Bohórquez, número 21, 507 kilos; De salida KILATE (2 rejones de castigo); en banderillas CHENEL (2 banderillas) y FUSILERO (2 banderillas); y para el último tercio DOMINGUIN (dos rosas y un rejón de muerte).

OTROS CABALLOS DESPLAZADOS

GALLITO y PELLEN II

 
 
 

Se cerraba la feria de la capital pimentonera con una corrida de rejones en la que Pablo Hermoso de Mendoza concedía la alternativa al torero local, Pedro Hernández Treviño “El Cartagenero” en presencia del también, casi local, Andy Cartagena.

Pablo lidió un primer toro, cinqueño, de bonitas hechuras de no muy  buenas ideas. El navarro se dio cuenta enseguida de las cualidades de un toro, que para nada colaboraría con sus caballos. Desde el primer momento cortaba las reuniones con CURRO, quien a base de maestría y de habilidad logró salir con bien de los dos rejones de castigo. Para banderillas decidió echar mano de la experiencia de LABRIT que tras dos primeros embroques dubitativos por esa condición del toro, colocó las dos segunda banderillas de forma magistral y jugándose el pecho en cada envite, como posteriormente lo haría RONDEÑO con las cortas, las tres marcando los tiempos y atacando de frente, con el toro en los medios. En ese mismo lugar, en el centro del ruedo, Pablo colocó un perfecto par de cortas a dos manos. Un lugar donde el caballo tiene que acudir por valor, porque puede huir por cualquiera de los lados, dado el espacio libre que queda a ambos lados del toro. Es más sencillo colocar este par con el toro cerrado en tablas. RONDEÑO lo bordó con este par, demostrando que tiene una calidad como pocos caballos en estos momentos. También fue bien en los rejones de muerte, pero ahora el toro ya se defendía con malas artes y además estaba muy parado, lo que dificultó la labor de Pablo que pinchó en dos ocasiones y tuvo que descabellar.

Es curioso, porque a mitad de corrida, todos acariciaban la puerta grande con los dedos, menos Pablo, que todavía no había tocado pelo. Y digo que es curioso, porque a la muerte del cuarto, el único con la puerta grande asegurada era el navarro, si bien, el guión estaba escrito que los tres saldrían a hombros.

Fue en el cuarto toro, donde Pablo, a pesar de que tampoco encontró mucha colaboración del toro de Bohórquez, pudo desplegar más su toreo habitual y tras el primer tercio donde KILATE batalló de buenas maneras con las querencias del toro de Bohórquez, vino la apoteosis en banderillas con las máximas figuras de esta especialidad. Fueron CHENEL y FUSILERO los que pusieron la plaza boca abajo. Fueron ajustadas banderillas al sesgo, intercalando galopes de costado y rematando los mismos con algún magistral trincherazo, por parte del castaño y banderillas en corto y en los medios, ahora intercaladas con piruetas, muy del gusto de este público levantino. Perfecto tercio, rematado con dos rosas a lomos del repescado DOMINGUIN y sobre todo con un perfecto rejonazo final. Susto para Pablo en el desplante pie a tierra, pero sin ninguna consecuencia para él. Dos orejas tras una petición totalmente mayoritaria y nueva puerta grande para el estellés.