FECHA 19 de Mayo de 2006
LUGAR Plaza de toros de Las Ventas del Espíritu Santo, Madrid, España
ENTRADA No hay billetes
TOROS
RESEÑA Joao Moura (silencio y silencio tras aviso)
Pablo Hermoso de Mendoza (oreja y oreja)
Álvaro Montes (ovación y oreja)
CABALLOS UTILIZADOS

Primer toro de la Ganadería de Fermín Bohórquez, número 89, 517 kilos, de nombre Latoso: De salida CURRO (2 rejones de castigo); en banderillas CHENEL (4 banderillas); y para el último tercio SARMATA (dos cortas y un rejón de muerte tras pinchazo).

Segundo toro de la Ganadería de Fermín Bohórquez, número 61, 587 kilos, de nombre Odioso: De salida VILLA (2 rejones de castigo); en banderillas MERLIN (2 banderillas) y SILVETI (2 banderillas); y para el último tercio SARMATA (2 rosas, un par de cortas a dos manos y un rejón de muerte).

OTROS CABALLOS DESPLAZADOS

LABRIT, DOMINGUIN y GALLITO

   
 

Pablo Hermoso de Mendoza consiguió su quinta puerta grande de la Plaza de las Ventas, obteniendo una oreja de cada uno de sus enemigos, a pesar de que en el quinto de la tarde hubo fuerte petición del segundo trofeo, pero que la presidencia, creemos que con buen criterio, no concedió.

Comenzó Pablo la labor ante un toro de Bohórquez, que embestía con prontitud, quizás con demasiada y en el momento de la reunión echaba siembre las manos a lo alto, pegando un pequeño salto. Eso dificultó la colocación de los dos rejones de castigo, que ante la fuerte llegaba del toro, se fueron un tanto traseros. CURRO ejecutó las dos reuniones a la perfección, cuarteando en la cara del toro, pero éste llegaba sin temple y con mucha violencia lo que a pesar de la buena labor del caballo, dificultó la colocación a Pablo. En banderillas, Pablo precisamente trató de aprovechar esa cualidad del toro para llevarlo toreado con CHENEL y lo consiguió en varios pasajes, sobre todo en tres o cuatro pasadas por los adentros, cambiando el galope del toro, limpios y toreros. La faena comenzaba a venirse para arriba, estando CHENEL muy bien en las reuniones, destacando si cabe la cuarta en la que pegado a tablas, esperó la llegada del toro desde los medios y los burló en un palmo de terreno, sin atacarle, sólo esperando. Fue el palo más emocionante de toda la tarde. Rubricó el tercio de banderillas, SARMATA con dos cortas mostrando siempre la cara y permitiendo la perfecta reunión para su matador. Incluso tras las cortas, Pablo se permitió pasar varias veces por la cara del toro para que el caballo se luciera y mostrara esa agresividad que los están haciendo uno de los caballos más importantes de la cuadra. Fueron los momentos de más vibración en los tendidos y lástima que Pablo pinchara en una ocasión, antes de colocar un rejón en lo alto y acabar con la vida del astado jerezano. Petición mayoritaria que dio paso al primer trofeo de la tarde.

El segundo toro del navarro fue un astado bastante bronco y complicado, pero que a su vez tenía emotividad y emoción. Es de los toros que a los toreros no les gustan, pero que el aficionado disfruta con ellos. Comenzó la labor a lomos de un hoy soberbio VILLA. Llevaba tiempo esperando una buena tarde de VILLA, una tarde como la de la México, por que el caballo tiene cualidades y como ha demostrado hoy puede ser uno de los grandes caballos del primer tercio. Hoy se enroscó de maravilla con el toro de salida, incluso demasiado cerca para la fuerza que el toro tenía. Estuvo superior en los rejones de castigo, en perfectas reuniones que permitieron a Pablo clavar en lo alto. Luego vino la alternativa de otro nuevo caballo, MERLIN, que confirmó en una plaza importante y ante un toro complicado, su buen momento y sus fenomenales condiciones toreras. Llegó suave, galopando, dejándose ver, hasta los medios, donde esperaba el toro, donde lo quebraba y donde salía airoso de las banderillas. Fueron dos palos enormes, que junto al último de CHENEL, fueron los mejore de la tarde. Sobresaliente para un caballo que hoy ha entrado en la leyenda de los grandes caballos. SILVETI puso la sobriedad de su espectacular físico. Llenó a la plaza de torería, llevó al toro toreado muy cerca, aguantando los fuertes envites y clavando las banderillas en el mismo estribo. El final fue apoteósico con un SARMATA nuevamente pletórico, genial en dos rosas y soberbio en un espectacular par de banderillas cortas a dos manos. La plaza estaba reventada y entregada y ya desde la lidia de SILVETI, acompañaba las acciones de Pablo con palmas por bulerías, ante la conocida ausencia de música en Madrid. El rejón de muerte cayó trasero y por eso la segunda oreja se esfumó, a pesar de lo cual, hubo petición mayoritaria de la segunda oreja e incluso bronca a la presidencia por no concederla. No obstante creemos que en esta ocasión, el presidente acertó.