El compromiso que tendrá Pablo Hermoso de Mendoza este martes en la ciudad de Tula, Hidalgo; resulta especial por varias circunstancias. La primera de ellas porque el navarro regresa a esta tierra hidalguense, famosa mundialmente por su rica y vasta zona arqueológica, después de cuatro años de no pisar su albero. Además de ello Pablo sostendrá un mano a mano con un pundonoroso torero oriundo precisamente de esta tierra, nos referimos al diestro azteca Jorge Gutiérrez, quien se encuentra en su campaña de despedida de los ruedos, y esta fecha marcará precisamente el adios taurino a la tierra que le vio nacer. Así que es de esperarse una tarde por demás emotiva.

El centauro español debutó en el coso tulense un día como hoy, 21 de marzo, solo que del año 2001, tomando parte en un festejo de rejones al lado del caballista mexicano Giovanni Aloi en la lidia de astados de San José. Pablo tuvo un debut triunfal ante esta festiva afición hidalguense, obteniendo las dos orejas de su segundo, siendo sacado a saludar al tercio en su primero. Los caballos que utilizó esa tarde fueron LABRIT, TABASCO, DANUBIO, VITI, CAGANCHO, CHICUELO y MARIACHI.

Un año después el jinete navarro cumpliría con la que hasta la fecha ha sido su última actuación en la Ponciano Díaz, en la que obtuvo un triunfo clamoroso al cortarle las dos orejas a su primero y obtener los máximos trofeos de su segundo. Los toros lidiados esa tarde procedieron de la ganadería de San Pablo y Golondrinas, y el aternante del estellés fue el rejoneador mexicano Gerardo Trueba. En esta ocasión los equinos que vieron acción fueron: CAMPO GRANDE, FUSILERO, MARIACHI, RONCAL (imagen superior), CHICUELO, DANUBIO y VITI.

 
a
FECHA 21 de Marzo de 2006
LUGAR Plaza de toros Ponciano Díaz, Tula, Hidalgo, México
ENTRADA No hay billetes
TOROS
RESEÑA Pablo Hermoso de Mendoza (oreja y dos orejas)
Jorge Gutiérrez (oreja y dos orejas)
CABALLOS UTILIZADOS

Primer toro de la Ganadería de Los Encinos, número 329, de nombre Jorge, 495 kg. De salida VILLA (2 rejones de castigo); en banderillas LABRIT (2 banderillas) y SILVETI (2 banderillas); y para el último tercio DOMINGUIN (3 cortas y 1 rejón de muerte tras 2 pinchazos).

Segundo toro de la Ganadería de Los Encinos, número 49, de nombre Tulense, 480 kg. De salida CURRO (2 rejones de castigo); en banderillas FUSILERO (2 banderillas) y CHENEL (2 banderillas); y para el último tercio DOMINGUIN (3 cortas, 2 pares de banderillas a dos manos, 1 rejón de muerte y 1 golpe de descabello).

OTROS CABALLOS DESPLAZADOS

MERLIN y TOSCANO

a

Una gran tarde de toros fue la que se vivió este martes en la Ponciano Díaz tulense, llena a su máxima capacidad para atestiguar el publicitado duelo de colosos, que se dieron gusto toreando a un gran encierro de los Encinos. Pablo salió en hombros de la plaza con tres orejas en la espuerta.

Tardes como la de hoy son de esas que hacen afición, tanto por la entrega y pundonor de los alternantes, como por la casta brava expuesta a plenitud por el excelente lote de astados que envío el ganadero de Los Encinos. Ese término tan difícil de definir que es la bravura, quedó perfectamente ejemplificado en el ruedo por “Tulense”, segundo del lote que correspondió al estellés. Desde su salida el astado llenó la plaza por sus finas y armónicas hechuras, así como por su llamativo pelaje: cárdeno, bragado, meano, salpicado y caribello, un cromo de ejemplar que por encima de su estampa demostró una excepcional bravura, bravura que fue aprovechada magistralmente y a la perfección por el rejoneador navarro, que dictó otra excepcional clase de toreo a caballo, iniciada con un espléndido CURRO que le recortó los terrenos de forma sensacional, llevándolo templadamente cosido a su grupa, disminuyéndole progresivamente el perímetro de los círculos que le hizo describir, hasta dejarlo parado en el lugar exacto para seguidamente ganarle limpiamente la cara en dos reuniones de lujo, de frente, rodando además con soltura en tanto Hermoso de Mendoza toreaba con la bandera al de los Encinos. A estas alturas de la lidia Pablo tenía perfectamente claro el nivel de calidad del toro así que decidió ahora iniciar el tercio de banderillas con FUSILERO, que ante un oponente digno brindó una actuación inolvidable y emotiva, “Tulense” tenía un excelente tranco e iba metiendo con clase la cara, así que el tordo galopó de costado con él, le citó a la media distancia, le quebró perfectamente las suertes y se las remató con series de tres y hasta cuatro piruetas que resultaron excepcionales. El alboroto en los tendidos era mayúsculo y todavía se aumentó cuando Pablo trajo al ruedo a CHENEL, que de inmediato se acompasó con el de Los Encinos para llevarlo templadamente de costado en una vuelta al anillo que fue ya el acabose para el público; con dos banderillas de exposición y tersura el castaño cerró su labor, dejando el lugar a DOMINGUIN ante un astado que todavía tenía fuelle suficiente para dar pelea, así la rueda de cortas y los pares de banderillas a dos manos tuvieron una gran emotividad, quedando todo listo para que Hermoso de Mendoza intentase la suerte suprema, cobrando un rejonazo en sitio que hizo doblar al noble “Tulense”, esperando todos los presentes la concesión de un merecido rabo para el centauro español….. pero infortunadamente el puntillero levantó al burel y este terminó amorcillándose por lo que Pablo debió recurrir a la espada de cruceta, acertando al primer golpe de descabello, llevándose por ello solo dos orejas, retazos de toro a final de cuentas, pero la faena que le realizó al cárdeno de Los Encinos es lo que seguramente quedará para el recuerdo de todos quienes tuvimos la fortuna de apreciarla.

El primero del lote del navarro también fue un buen toro, con motor y calidad. VILLA mantuvo su regularidad manejando finamente los primeros tanteos de la lidia. LABRIT ahora sí bordó el toreo con dos majestuosos quiebros que provocaron conmoción en las graderías. SILVETI aumentó el nivel de la faena aprovechando que el toro se le venía encima en cuanto le ofertaba su pecho, toreándolo rítmicamente, dándole la salida después de llevarlo casi metido primero en la cara y después en su grupa. Si Pablo hubiera acertado al primer intento con el rejón de muerte, a lomos de DOMINGUIN, de seguro estaríamos precisando el corte de otras dos orejas, a final de cuentas la cifra se limitó a un solo apéndice, mostrado con alegría por el rejoneador durante la vuelta al ruedo.

Al término del festejo los dos protagonistas fueron sacados a hombros de la plaza por una gran cantidad de aficionados que salieron toreando y que seguramente seguirán comentando durante largo tiempo los pormenores de esta gran corrida.

 
ACTUACIONES
3
TOROS
LIDIADOS
6
TROFEOS
OBTENIDOS
9 orejas
y 1 rabo
PUERTAS
GRANDES
3
 
 

 

   
Ir a Google