El centauro español debutó en la Plaza del Parque, el 22 de junio de 1996 con un cartel de rejones, en el que solamente los toros desentonaron con la fiesta en el ruedo. Eran tiempos de rivalidad taurina entre Pablo, Bohórquez y los Hermanos Domecq, que fueron quienes conformaron el cartel. Pablo lidió un toro en solitario del que más tarde sería su apoderado, Martín Arranz, al que cortó una oreja, aunque según la crónica de Pereletegui para el diario LA CRÓNICA 16: “La plaza entera pidió para este maestro del toreo a la jineta los máximos trofeos.....”. El toro de collera, lidiado junto a Bohórquez, y del que obtuvieron dos orejas, fue de Concha Navarro. Los titulares de la prensa eran elocuentes sobre la actuación de Pablo.: “UN ANGEL PASO A CABALLO” titulaba el diario LA CRÓNICA 16, “CAGANCHO TAMBIEN CONQUISTO LEON” o “CAGANCHO TRIUNFA EN LEON”, fueron titulares del DIARIO DE LEON. Además de Cagancho, los elogios de la prensa también iban dirigidos a CHICUELO y PRINCIPE.

La siguiente actuación fue el 21 de junio de 1997, una tarde fría, con seis grados de temperatura ambiental y con toros de Guardiola Fantoni e incluido en un cartel mixto, de ocho toros, junto a los matadores, Julio Norte, Raúl Gracia “El Tato” y Pepín Liria. Pero Pablo y los matarores se encargaron de poner el calor en los tendidos y de nuevo la presidencia se mostró un tanto tacaña con el estellés, que aunque obtuvo una oreja de cada enemigo, su labor “mereció las orejas de su primero porque su actuación fue perfecta”, escribía Luis Ortega en APLAUSOS y “una actuación meritoria, en suma, la del rejoneador navarro que, tras acertar en la muerte de sus dos oponentes, volvió a quedar como un auténtico valor en alza ante los aficionados leoneses, que pidieron con insistencia la segunda oreja tras dar en tierra con el segundo de su lote y la presidencia no concedió.”, según Pereletegui en LA CRÓNICA 16. También destacaban a CAGANCHO y CHICUELO y elocuentes titulares como “LA RAZON DE HERMOSO” en 6 TOROS 6 o “LA PUREZA DEL TOREO A CABALLO. HERMOSO DE MENDOZA ENCANDILO AL PUBLICO LEONES CON SU REJONEO”, en el “DIARIO DE LEON”.

En esta tarde, hubo un detalle que hizo que Pablo fuese premiado con el Trofeo Vile, que se concede al “Mejor detalle taurino”. El momento lo describía así el periódico LA CRÓNICA 16: “Por la puerta de par en par del recuerdo, queda fija en la retina de quienes quisieron verlo, el gesto del rejoneador Pablo Hermoso de Mendoza cuando, al echar pie a tierra después de haber herido de muerte a su segundo toro, éste se dirigió en su postrer arreón hacia el caballo indemne. En ese instante el gran torero a la jineta que es el navarro le hizo el quite a cuerpo limpio a la cabalgadura, quebrando la ciega embestida del astado y poniendo de manifiesto su voluntad de servir él mismo de presa antes de que el toro pudiera herir al noble bruto.

No fue éste el único trofeo obtenido por Hermoso de Mendoza esa tarde en León, ya que el diario CRÓNICA DE LEON, lo nombro como Máximo triunfador de la Feria, lo que daba más mérito a su labor, al haber triunfado en esa feria, el único rejoneador incluido en los carteles, por encima del elenco de toreros de a pie.

Regresó el 28 de junio de 1998, de nuevo con un cartel mixto, con Pablo por delante y a pie los matadores Julio Norte y Cristina Sánchez y el novillero Julián López “El Juli”. Pablo lidió dos toros de Luis Algarra, destacando con caballos como CAGANCHO, CHICUELO, SABICAS o ALBAICIN, con los que fue ovacionado en su primero y obtuvo dos orejas del quinto de esta larga tarde taurina. “EL JULI Y HERMOSO DE MENDOZA SALIERON A HOMBROS DEL PARQUE”, titulaba el DIARIO DE LEON.

Tras estas exitosas actuaciones, sin motivo aparente, Pablo dejó de ser contratado para la Feria de San Juan, hasta la temporada 2004, regresando esta preciosa ciudad castellana el 27 de junio de ese año, aunque en esta ocasión no pudo abrir de nuevo la puerta grande al no acertar con el rejón de muerte en su segundo toro, un complicado animal de Justo Nieto, con el que se las vieron SAMURAI, CHICUELO, CAMPOGRANDE y FÓSFORO. Antes, ante un toro de la misma ganadería, había obtenido una oreja, ahora apoyado en los hermanos CURRO y CHENEL, y en FÓSFORO. Completaron el cartel Fermín Bohórquez y Sergio Galán.

En el 2005 Pablo fue de nuevo contratado para la Feria de San Juan, siendo acartelado para el día 26 de junio junto a Luis Domecq y Diego Ventura en la lidia de bureles de Flores Tassara. Ante un lote sumamente deslucido el estellés debió batallar lo indecible para poder inventarse una faena y terminar cortándole las dos orejas al quinto de la tarde, obteniendo así el derecho de salir por quinta vez a través de la Puerta Grande del coso leonés. En esta tarde vieron acción FUSILERO, SILVETI, CHICUELO, NATIVO, CURRO, CHENEL, CAMPOGRANDE y NATIVO.

 
a
FECHA 29 de Junio de 2006
LUGAR Plaza de toros de León, España
ENTRADA Tres cuartos de plaza
TOROS
RESEÑA Joao Moura (ovación y silencio)
Pablo Hermoso de Mendoza (ovación y dos orejas)
Andy Cartagena (ovación y dos orejas)
CABALLOS UTILIZADOS

Primer toro de la Ganadería de Viuda de Flores Tassara, 575 Kg, número 41, de nombre Jarito: De salida VILLA (2 rejones de castigo); en banderillas SILVETI (4 banderillas); y para el último tercio SARMATA (dos cortas y un rejón de muerte).

Segundo toro de la Ganadería de Flores Tassara, 551 Kg, número 21, de nombre Compositor: De salida CURRO (2 rejones de castigo); en banderillas CHENEL (2 banderillas) y FUSILERO (2 banderillas); y para el último tercio SARMATA (2 rosas, un par de cortas a dos manos y un rejón de muerte, tras pinchazo).

OTROS CABALLOS DESPLAZADOS

ZAPATA, LABRIT y RONDEÑO

a

Poco faltó para que la doceava puerta grande consecutiva de Pablo Hermoso de Mendoza se viese truncada, sobre todo por el pésimo juego de una mansada de la Viuda de Flores Tassara, que echó por tierra la ilusión de los espectadores leoneses y de los propios rejoneadores.

Y es que parece como si algunas plazas o algunas ciudades tuviesen un embrujo especial para los toros, en ocasiones para bien y en ocasiones para mal. Cuando salió el segundo toro de la tarde y en los primeros lances de recibo pasaba soberanamente de VILLA, recordamos el juego de alguno de los toros lidiados el año anterior, sobre todo uno lidiado por Luis Domecq y al que apenas pudo colocar una sola banderilla. Los presagios de este “Jarito” se iban cumpliendo a medida que avanzaba la lidia, ya que ni siquiera al sentir los rejones de castigo reaccionaba con rabia, sino con mansedumbre y huyendo a tablas. Ambos rejones los tuvo que colocar Pablo al relance del toro hacia su querencia y siempre con la inestimable ayuda de VILLA que se paraba literalmente frente al toro en esa huída y permitía a su jinete clavar en lo alto. En el cambio de caballo, los auxiliadores intentaron encelar al toro con el capote, pero era inútil, a cada capotazo, fuga a las tablas y vuelta a empezar. Aquello requería de un caballo poderoso, de un auténtico “apagafuegos” como SILVETI y ahí se fueron caballo y caballero, por su puesto, una y otra vez a las tablas, a sacar al manso o más que a sacarlo, a ponerlo al sesgo para colocar los cuatro palos con limpieza y en lo alto. Pero cuando algo sale mal, todavía tiene posibilidades de empeorar y eso sucedió para las banderillas cortas, donde un banderillero tenía que retener al toro en el tercio para que saliera de tablas. Una faena limpia y sin una pasada en falso, pero cuando el toro no oposita, no hay emoción ni transmisión y el toro con el que Pablo se presentó esta tarde en León, la bravura, como en la mili, sólo se le suponía.

El quinto de la tarde salió con más pies que su hermano y enseguida tomó la cola de CURRO como referencia. No obstante esto duró hasta el primer rejón de castigo, tras el cual, el toro se rajó y huyó a tablas. Otro manso, aunque en esta ocasión, el toro sí galopaba al hilo de las tablas y eso lo aprovechó de una forma soberbia CHENEL para llevarlo encelado en ambos lados de la plaza. Dos extraordinarias banderillas al sesgo, muy ajustadas y rematadas con toreo lateral. Eran los mejores momentos de una tarde insoportable y el público por primera vez, comenzaba a vibrar y a disfrutar. Otras dos banderillas ahora a lomos de FUSILERO, rematadas con piruetas, un tanto deslucidas por las continuas huidas del toro a tablas. Tras mucho insistir, FUSILERO logró algunas piruetas ajustadas, pero siempre metiéndose en las querencias del Tassara. Las dos rosas cambiando los terrenos del toro dieron paso a un par de las cortas a dos manos que levantó la plaza por completo. Por fin, y tras cuatro toros de hastío, aburrimiento y tragar mucho polvo, el público se había divertido y así lo quisieron agradecer, pidiendo para el rejoneador de Estella el doble trofeo que le abriría una nueva Puerta Grande.

 
ACTUACIONES
6
TOROS
LIDIADOS
12
TROFEOS
OBTENIDOS
12 orejas
PUERTAS
GRANDES
5
 
 

 

   
Ir a Google