Si bien Pablo Hermoso de Mendoza ha actuado en varias ocasiones en la ciudad de Monterrey, capital del norteño estado mexicano de Nuevo León, la de esta noche será la primera vez que el coloso estellés realice el paseíllo en la plaza de toros "La Esperanza", ubicada en General Escobedo, dentro de la zona conurbada de la industriosa ciudad regiomontana.
 
a
FECHA 17 de Febrero de 2006
LUGAR Plaza de toros La Esperanza, General Escobedo, Zona conurbada de Monterrey, Nuevo León
ENTRADA No hay billetes
TOROS
RESEÑA

Pablo Hermoso de Mendoza (oreja y dos orejas)
Alberto Galindo “El Geno” (silencio y oreja)

CABALLOS UTILIZADOS

Primer toro de la Ganadería de Refugio Peña, número 174, de nombre Hablador, 460 Kg. De salida VILLA (1 rejón de castigo); en banderillas GALLITO (2 banderillas) y MERLIN (2 banderillas); y para el último tercio DOMINGUIN (3 cortas, 1 par de banderillas a dos manos y 1 rejón de muerte).

Segundo toro de la Ganadería de Refugio Peña, número 302, de nombre Bien hecho, 475 Kg. De salida CURRO (1 rejón de castigo); en banderillas CHENEL (2 banderillas) y FUSILERO (2 banderillas); y para el último tercio DOMINGUIN (3 cortas, 2 rosas y 1 rejón de muerte).

OTROS CABALLOS DESPLAZADOS

CHICUELO, LABRIT, SILVETI y ZAPATA

a

Así como en otras ocasiones hemos consignado las dificultades que han presentado algunos de los toros lidiados por Pablo Hermoso de Mendoza, en esta ocasión queremos destacar la gran bravura mostrada por Bien hecho, el segundo astado del lote del estellés que desde que salió a la arena del coso de La Esperanza, hasta que se fue al rastro desorejado, ofreció una encastada pelea y permitió al centauro español cuajarlo a plenitud para beneplácito de los miles de aficionados regiomontanos que llenaron de bote en bote la plaza ubica en General Escobedo.

El de Refugio Peña tuvo motor y emotividad además de la virtud de ir siempre a más, siempre con transmisión y clase. Tales cualidades fueron aprovechadas a la perfección por Pablo que desde los primeros tanteos de la faena, montando a CURRO, percibió las condiciones sobresalientes del burel, parándole sus ímpetus al llevarlo en redondo, acortándole los terrenos para posteriormente yendo de frente, colocarle un solo rejón, en todo lo alto, castigo que resultó suficiente para que el toro se asentase y quedase listo para que CHENEL volviese a bordar el toreo. El castaño apareció en el ruedo para de inmediato encontrar toro y enganchándolo, lo llevo  a dar una vuelta completa por la circunferencia del ruedo, galopando de costado con un pasmoso temple, llevando cosido a su grupa al encelado burel. La banderilla que siguió fue extraordinaria, de poder a poder, toreando desde el cite y consumando la reunión con gran pureza. Después vendría otra vuelta completa al anillo, rematada con una pasada por los adentros que extasió a los aficionados, éxtasis que continuo con otra perfecta banderilla, con el caballo gustando y gustándose, recreándose en la suerte, construyendo un bello momento taurino acentuado por la acometividad del burel que quería más… y ese más llegó con FUSILERO, en otra gran actuación del tordo de Río Frío, ahora con un enemigo que le peleó palmo a palmo los terrenos, primero en las reuniones y posteriormente en las ajustadísimas piruetas que alargaron la borrachera de olés que se escuchaba en los tendidos. La faena terminó a gran nivel con DOMINGUIN en los hierros y adornos finales y en el rejonazo hasta la bola que hizo doblar sin puntilla y espectacularmente al bravo toro de Refugio Peña, que como mencionamos salió del ruedo sin orejas, orejas que fueron paseadas triunfalmente por su matador en una aclamadísima vuelta al ruedo.

Antes de esta obra taurina, el coloso estellés había obtenido ya una oreja por una labor también muy lucida ante otro buen toro, suave y entregado, pero que adoleció de la transmisión de su hermano. VILLA abrió las hostilidades tomando parte en un solo rejón de castigo. La mancuerna GALLITO – MERLIN de nueva cuenta protagonizaron un tercio de banderillas de lujo, destacando la clase del castaño y la temeridad del perla al momento de pisarle los terrenos al burel. Hermoso de Mendoza culminó esta lidia con tres cortas, un par de banderillas a dos manos con el sello de la casa y con un rejón al primer intento que resultó suficiente para hacer doblar al astado, llevándose así Pablo lo que sería la primera oreja de la noche.

De esta manera el caballista español sumó su treceava Puerta Grande consecutiva, manteniendo esta racha de tintes históricos que refleja fielmente el porque se le sigue considerando la primera figura del rejoneo mundial.

 
ACTUACIONES
1
TOROS
LIDIADOS
2
TROFEOS
OBTENIDOS
3 orejas
PUERTAS
GRANDES
1
 
 

 

   
Ir a Google