La perla tapatía, como se le conoce a esta bella metrópoli del occidente de México, cuenta con la segunda plaza en importancia del país, "El Nuevo Progreso", en cuyas gradas se da cita una de las aficiones más entendidas y, por ende, exigentes de cuantas se puedan encontrar en el mundo taurino tanto de América como de España.

Este domingo el centauro español intentará nuevamente lograr satisfacer el gusto e interés de la afición tapatía que le vio por vez primera el día 20 de noviembre de 1999 y fue precisamente esa su segunda actuación en tierras mexicanas. Lidió toros de San Marcos junto a Eulalio López "Zotoluco" y Fernando Ochoa, dando una vuelta al ruedo en su primero y obteniendo una oreja de su segundo.

No pasó apenas un mes, para que Pablo volviese al Nuevo Progreso, más concretamente el 12 de diciembre del mismo año, esta vez en un festejo de rejones, con toros de Mariano Ramírez, para Lorenzo Cue, Giovanni Aloi, Pablo y Antonino López, obteniendo una oreja en solitario y saludando desde el tercio en la collera con Cue. Pese a lo parco en trofeos, ambas tardes de Pablo Hermoso de Mendoza ese año en Guadalajara, dejaron un gran sabor de boca en los aficionados y críticos, hasta el punto que fue declarado máximo triunfador de la Temporada en la Plaza Nuevo Progreso.

Con estos argumentos comenzó la siguiente temporada, y al amparo de Pablo, se consiguió llenar, como no se conseguía hace años, las gradas del coso tapatío. Con un ambiente totalmente de gala, el 12 de noviembre de 2000 hacían el paseíllo Pablo Hermoso de Mendoza, Oscar San Román y Enrique Espinosa "El Cuate", que se enfrentaron a toros de Montecristo. Con su primero Pablo, no tuvo suerte con el rejón de muerte que tocó la médula del toro, y escuchó división de opiniones, lo cual, lejos de achicarlo, lo enrabietó, y en su segundo salió dispuesto a todo, y así consiguió cortar dos orejas y salir a hombros por primera vez de esta Plaza. Los caballos esta tarde fueron LABRIT, MAGRITAS, CAGANCHO, CHICUELO, ALBAICIN, DANUBIO y BORBA.

El 25 de marzo de 2001, fue una fecha señalada en la carrera de Pablo, porque volvía a Guadalajara, pero además en ese marco, despedía su histórica temporada en México, tras sesenta y cuatro actuaciones por todo el territorio mexicano y con un tremendo éxito de público y en lo artístico. El cartel para esa tarde, mitad mexicano, mitad hispano, lo componían Pablo Hermoso de Mendoza, Fernando Ochoa, Alfredo Gutiérez y Antonio Barrera, con toros para caballo de Fernando de la Mora y a pie de Pilar Labastida. Montando a LABRIT, TABASCO, CAGANCHO, CHICUELO, ALBAICIN, DANUBIO y MARIACHI fue silenciado en su primer toro y en su segundo, que brindó a toda su cuadrilla, apoderados, caballerangos...Pablo obtuvo las dos orejas con fuerte petición de rabo, que la presidencia no concedió y fue sacado a hombros por su propia cuadrilla.

Ese mismo año regresó a Guadalajara el 11 de Noviembre de 2001, también con lleno en los tendidos numerados y lidiando un toro de Fernando de la Mora, con el que escuchó palmas y otro de Santa Bárbara, del que obtuvo una oreja con petición de la segunda. Completaron el cartel Alfredo Lomelí y Alfredo Gutiérrez y los caballos empleados en esa tarde fueron LABRIT, TABASCO (foto superior), ALBAICIN, FUSILERO, DANUBIO, CHICUELO y MARIACHI.

El 3 de marzo de 2002, se produjo la siguiente actuación del navarro en esta plaza, ahora junto a Alfredo Gutiérrez y Antonio Bricio y con toros de De Santiago, ante los que cosechó una oreja en el cuarto, siendo silenciado en el primero, montando en ambos toros a LABRIT. CAMPO GRANDE, ALBAICIN, VITI, DANUBIO, CHICUELO y MARIACHI.

No regresaría Hermoso al coso de la Colonia Monumental sino hasta el 10 noviembre de 2002. El cartel lo integraban aparte del caballero en plaza los matadores Oscar San Román y José María Luévano, despachando toros de la dehesa de Vistahermosa. Una vez más los tendidos se llenaron y el navarro correspondió a la afición entregándose ante dos toros que no le pusieron las cosas fáciles, terminando por cortar una oreja de su segundo. EBANO, LABRIT, CAMPO GRANDE (imagen derecha), MAZANTINI, RONCAL, ALBAICIN, CHICUELO y MARIACHI fueron los equinos que tuvieron participación esa tarde.

La historia de Pablo en la Nuevo Progreso continuó el 16 de febrero de 2003, cuando actuó en la corrida programada como parte de las celebraciones por el aniversario de la fundación de la Ciudad. Ante otra excelente entrada hicieron el paseíllo además del navarro los diestros aztecas Fermín Spínola y Alejandro Amaya, como responsables de despachar un serio encierro de las dehesas de Teófilo Gómez. Hermoso de Mendoza no tuvo mayor suerte en su primero, a pesar de que en todo momento intentó hacerle fiesta. Pero con su segundo dió una catédra de torero a caballo ante un astado que en sus manos se vio mejor de lo que era, despenándolo de un extraordinario rejonazo para cortarle las dos orejas, convenciendo de nuevo a la afición y cruzando a hombros la Puerta Grande de la plaza tapatía. Para lograrlo contó con la colaboración de RONCAL, DANUBIO, CHICUELO, CHACAL, MONTERREY, FUSILERO, GAYARRE y CERVANTES.

El siguiente capítulo escrito por el estellés en la arena tapatía tuvo lugar el 15 de febrero de 2004, de nuevo tomando parte en la corrida que formaba parte de los festejos de aniversario de la metropoli. Le acompañaron en el cartel los jovenes matadores José María Luévano y Antonio Bricio, correspondiéndole al navarro un astado de Bernaldo de Quirós y otro de Reyes Huerta, Esta fue la primera ocasióno en la que Pablo no pudo tocar pelo en la perla tapatía, recibiendo en sus dos turnos sendas ovaciones de un público entregado que valoró el actuar de Hermoso de Mendoza y de su cuadra integrada por: LABRIT, NATIVO, CERVANTES, CURRO Y FUSILERO.

Este recuento cronológico tiene continuidad el 17 de octubre de 2004, Pablo aparecía de nueva cuenta por la puerta de cuadrillas de la Nuevo Progreso, acompañado por Miguel Espinosa "Armillita" y el toricantano local Guillermo Martínez, para despachar bureles de Fernando de la Mora. Hermoso de Mendoza brindó una actuación con tintes de exquisitez ante dos toro mansos que lejos de ayudar dificultaban el actuar del jinete y su cuadra. CURRO, CHENEL, FOSOFORO, SAMURAI, FUSILERO y CAMPO GRANDE aportaron todo su esfuerzo para que el torero navarro saliera de la plaza con un apéndice cortado a su primero, perdiendo cuando menos otro más al no estar certero con el acero en el quinto de la tarde.

La última actuación del coloso estellés en el albero de la calzada Independencia tuvo lugar hace casi exactamente un año, el 20 de febrero de 2005, de nueva cuenta dentro de los festejos programados por el aniversario de la ciudad, alternando con Miguel Espinoza "Armillita" y Eulalio López "Zotoluco" ante bureles de Fernando de la Mora. Ante otra excelente entrada Pablo realizó dos meritorias faenas que sin embargo no le depararon trofeos en virtud de andar poco fino con el rejón de muerte. Así el navarro fue ovacionado en sus dos toros, a los que lidió con la ayuda de SAMURAI, DELFIN (hoy SILVETI), FUSILERO, CURRO, CHICUELO, CHENEL TOSCANO y FOSFORO.

 
a
FECHA 19 de Febrero de 2006
LUGAR Plaza de toros El Nuevo Progreso, Guadalajara, Jalisco, México
ENTRADA Casi lleno
TOROS
RESEÑA Pablo Hermoso de Mendoza (saludos y palmas)
Rafael Ortega (pitos y pitos)
Omar Villaseñor (oreja y silencio tras aviso).
CABALLOS UTILIZADOS

Primer toro de la Ganadería de San Miguel de Mimiahuapam, número 325, de nombre Muchas Lunas, 500 Kg. De salida VILLA (2 rejones de castigo); en banderillas LABRIT (2 banderillas) y MERLIN (2 banderillas); y para el último tercio DOMINGUIN (3 cortas, 1 par de banderillas a dos manos, 1 rejón de muerte y 1 golpe de descabello).

Segundo toro de la Ganadería de San Miguel de Mimiahuapam, número 322, de nombre Amorcito, 517 Kg. De salida CURRO (3 rejones de castigo); en banderillas CHENEL (2 banderillas) y FUSILERO (2 banderillas); y para el último tercio DOMINGUIN (3 cortas, 2 pares de banderillas a dos manos, 1 rejón de muerte tras dos pinchazos y dos golpes de descabello).
OTROS CABALLOS DESPLAZADOS

CHICUELO, GALLITO, SILVETI y ZAPATA

a

¡Que lástima que el acero no funcionó! Y en verdad que fue una lástima que la efectividad que Pablo Hermoso de Mendoza había venido mostrando con el rejón de muerte hoy se ausentara de El Nuevo Progreso, porque ello le impidió obtener un clamoroso triunfo en el albero tapatío, si bien el público que hizo un entradón en el coso de la calzada Independencia se le entregó sin reservas al navarro en reconocimiento a su maestría y al excelso manejo de sus cabalgaduras.

Cuando un buen número de público aún buscaba sus lugares, inició la corrida, con el navarro abriendo plaza para enfrentar a un astado cárdeno oscuro cuya fría salida hizo albergar pocas esperanzas de faena. Al paso, enterándose, sin emplearse, el de Mimiahuapam apenas se percató de que en la boca de riego le esperaban Pablo y VILLA. Las cosas comenzaron a cambiar cuando el alazán inició a rodar alegremente en torno al burel, logrando fijar su atención para posteriormente, yendo de frente, castigarle con un rejón de castigo en todo lo alto, de perfecta ejecución; y a partir de este momento la casta del toro empezó a aflorar, permitiendo que la faena fuera a más, en gran parte por el exacto manejo de tiempos y terrenos que hizo el caballero en plaza. LABRIT abrió el tercio de mayor lucimiento y consumó dos banderillas cuyo único adjetivo puede ser extraordinarios, galleando con el toro, encelándolo desde el cite mismo, arrancándose con alegría y quebrando la suerte de manera incontestable, con la perfecta precisión que solo puede ejecutar este tordo, que todavía se dio incluso el lujo de galopar de costado para fijar y atemperar la embestida de su oponente. MERLIN sorprendió también por la cercanía y pureza con que realizó los embroques, así como por las piruetas que realizó para consumar los dos palitroques con los que selló su labor. Tres cortas de impecable ejecución vinieron de la mano de DOMINGUIN, seguidas por un sentido par de banderillas a dos manos, sentido por la lentitud y la torería con la que se realizó, dejando todo listo para que Pablo se enfilase en corto, con el toro cerrado a tablas, cobrando un rejonazo que en apariencia debió haber sido suficiente para que la res se entregase a los oficios del puntillero, pero el de San Miguel de Mimiahupam se amorcilló, obligando a Hermoso de Mendoza a tener que recurrir a la espada de cruceta con lo que se esfumó una oreja bien ganada en la arena.

A por todas salió Pablo en el cuarto, un burel castaño, rebarbo y ojinegro que demostró bravura y clase, pero que sobretodo fue muy emotivo. CURRO se acopló rítmicamente con él para recortarle los terrenos con esos proverbiales círculos que paulatinamente se fueron reduciendo hasta dejar perfectamente colocado al burel, cuarteando posteriormente con clase para que su jinete castigase en tres ocasiones al castaño. El castigo fue el exacto para ahormar la embestida de “Amorcito” y en cuanto CHENEL salió al ruedo de inmediato lo pegó a su grupa para llevarlo templadamente por la mitad del ruedo, en lo que fue el primero de un auténtico concierto de galopes de costado, con el castaño engolosinado en enganchar una y otra vez a su oponente, siempre templándolo al máximo y rematándolo por los adentros, provocando sentidos y profundos “olés” en los abarrotados tendidos de la antigua Monumental. Las dos banderillas en las que participó el hijo de GALLO fueron también de máximo nivel, mostrando el pecho, mirando todo el tiempo al toro, recreándose en la suerte y saliendo con elegancia de cada reunión. El público estaba ya totalmente compenetrado y entregado para con el estellés cuando FUSILERO apareció para ofrecer lo mejor de su repertorio: dos reuniones de gran clase y series de hasta tres piruetas ligadas que también trajeron la locura a los tendidos tapatíos. Cuando DOMINGUIN regresó al ruedo se cantaban ya al menos dos orejas para el rejoneador español, expectativa que fue a más con las cortas, realizadas ya en momentos en que el toro comenzaba a pararse, además de dos pares de banderillas a dos manos sumamente comprometidos, seguidos de arriesgados desplantes que prepararon el terreno para la suerte suprema, solo que de nueva cuenta la fortuna no estuvo del lado del navarro, requiriéndose otra vez del descabello para terminar con la vida de “Amorcito”, que se fue íntegro de la arena para pesar del público que se quedó con las ganas de premiar con pelo la ya citada maestría del caballista navarro.

 
ACTUACIONES
12
TOROS
LIDIADOS
24
TROFEOS
OBTENIDOS
12 orejas
PUERTAS
GRANDES
3
 
 

 

   
Ir a Google