La gran y conocedora afición taurina meridense tuvo la oportunidad de ver por primera vez al jinete navarro el sábado 12 de Febrero de 2000, en una de sus últimas actuaciones dentro de su primer campaña por plazas mexicanas. En aquella ocasión compartió cartel con el matador de a pie Fernando Ochoa, en la lidia de astados michoacanos de Campo Alegre. Pablo no pudo tener un mejor debut, ya que encandiló con su toreo al público yucateco, realizando dos faenas excelentes, las cuales fueron recompensadas con un total de cuatro orejas y un rabo.

El caballista estellés regresaría ese mismo año a esta plaza, en dos fechas casi sucesivas, como parte de su segunda temporada por suelo azteca. La primera de ellas fue el 25 de Noviembre, alternando con los matadores Jorge Gutiérrez y Jorge Mora, en la lidia de astados de distintas ganaderías. Pablo le cortó las dos orejas al segundo de su lote, para salir nuevamente por la puerta grande del coso yucateco. Y tres días después, el 28 del mismo mes regresaría nuevamente a la plaza, en un festejo de rejones para compartir cartel con los jinetes mexicanos Jorge Hernández Andrés y Gerardo Trueba, despachando 5 toros de Guanamé y 1 de Fernando de la Mora. Desafortunadamente el pésimo juego de los toros, impidió que el caballista español lograra su tercer puerta grande, siendo ovacionado en sus dos toros.

La cuarta presentación de Hermoso de Mendoza en esta plaza sucedió el 23 de febrero de 2002, de nuevo en un cartel de rejones, acompañado por los caballistas aztecas Gerardo Trueba y Gastón Santos, lidiando astados de Fernando de la Mora, Gómez Valles, Montecristo y Hernández Andrés. El estellés resultó el triunfador del festejo al cortar a su primer toro las dos únicas orejas de la tarde; además de ello es de recordarse que con su segundo ejemplar Pablo pasó un trago amargo ya que el toro le propinó dos revolcadas, la primera cuando se arrancó de improviso y prendió de lleno a "VITI", haciendo que jinete y caballo fueran a dar al suelo, y la segunda cuando ya herido de muerte el animal acometió en contra de Hermoso quien había echado pie a tierra para acompañar la muerte del burel. Afortunadamente ninguno de los dos percances pasó a mayores. Los caballos que utilizó Pablo aquella tarde fueron: RONCAL, FUSILERO (en la imagen superior) , DANUBIO, MARIACHI (fotografía derecha), MAGRITAS, ZALACAIN Y VITI.

La siguiente actuación del centauro español en la arena meridense ocurrió el primer día del año de 2003, una vez más en un festejo de rejoneadores, esta vez al lado de Octavio Sánchez y Rodrigo Santos. Pablo tuvo una de las mejores tardes que se le recuerda en suelo mexicano, logrando un pleno de trofeos al cortar los máximos apéndices de sus dos oponentes, uno de Fernando de la Mora y otro de Puerta Grande, obteniendo así su cuarta Puerta Grande en la capital yucateca.

La sexta comparecencia del navarro en el albero de la capital yucateca tuvo lugar el día 30 de noviembre de 2003. El cartel para esta ocasión fue mixto y lo integraban aparte del estellés los matadores aztecas Rafael Ortega y Fermín Spínola, lidiándose astados de Bernaldo de Quiros para rejones y de Barralva para los de a pie. En esta tarde el acero le jugó una mala pasada a Hermoso de Mendoza, perdiendo por ello cualquier oportunidad de tocar pelo a pesar de haber brindado dos buenas faenas montando a FUSILERO, LABRIT, NATIVO, CHACAL, CHICUELO y CAMPO GRANDE.

Abriendo el 2004, de nueva cuenta el primer día del año, tuvo lugar la séptima presentación de Pablo en el coso merideño, participando en otro festejo de rejones, repitiendo cartel al lado de los jinetes mexicanos Octavio Sánchez y Rodrigo Santos ante astados de Puerta Grande. Hermoso de Mendoza se proclamó el triunfador absoluto de este festejo al obtener las dos orejas de su segundo, saliendo una vez más por la Puerta Grande de esta plaza cuya afición siempre le ve con especial cariño. Sus colaboradores equinos fueron esta vez FUSILERO, LABRIT, NATIVO, CERVANTES, CHACAL, MONTERREY y CHICUELO.

La siguiente actuación del jinete estellés en esta plaza tuvo lugar el 12 de diciembre de 2004, en el festejo guadalupano, alternando con el rejoneador local Fernández Madera y con los diestros de a pie Mario Coelho y José Luis Angelino, en la lidia de astados de Bernaldo de Quiros y Santa Rosa de Lima. Hermoso de Mendoza cumplió con otra gran tarde en el coso de la Reforma al obtener las dos orejas de su segundo, convirtiéndose así en el triunfador de la corrida y saliendo por sexta ocasión a través de la Puerta Grande de la plaza meridense.

Y diecinueve días después, el 1 de enero de 2005, el coloso español estaría de nuevo haciendo el paseíllo en la capital yucateca, acompañado por Octavio Sánchez y de nuevo el caballista local Fernández Madera en la lidia de astados de Los Encinos. En este festejo se truncó la racha de Puertas Grandes consecutivas de Hermoso de Mendoza, que solo pudo cortar un apéndice, aunque a decir verdad la labor del estellés mereció cuando menos un par de orejas más, solo que la presidencia asumió una actitud sumamente rigorista en detrimento de la cosecha de premios que Pablo ganó con su esfuerzo en el ruedo. Para esta corrida los caballos que tuvieron participación fueron:
CURRO, CHENEL, FUSILERO, TUAREG (ahora conocido como EXCALIBUR) FOSFORO, CHICUELO y CAMPO GRANDE.
 
a
FECHA 15 de Enero de 2006
LUGAR Plaza de toros de Mérida, Yucatán, México
ENTRADA No hay billetes
TOROS
RESEÑA Octavio Sánchez (vuelta al ruedo y palmas)
Pablo Hermoso de Mendoza (ovación y ovación)
Horacio Casas (silencio y silencio)
CABALLOS UTILIZADOS

Primer toro de la Ganadería de Los Encinos, número 52, 480 Kg., de nombre Paquito: De salida EXCALIBUR (2 rejones de castigo); en banderillas LABRIT (2 banderillas) y SILVETI (2 banderillas); y para el último tercio DOMINGUIN (3 cortas, un par de banderillas a dos manos y un rejón de muerte).

Segundo toro de la Ganadería de Los Encinos, número 55, 480 Kg., de nombre Pastor: De salida CURRO (2 rejones de castigo); en banderillas CHENEL (3 banderillas) y FUSILERO (2 banderillas); y para el último tercio DOMINGUIN (3 cortas, 2 pares de banderillas a dos manos, un rejón de muerte tras pinchazo).
OTROS CABALLOS DESPLAZADOS

CHICUELO

a

Se truncó la triunfal racha con la que Pablo Hermoso de Mendoza inició su temporada mexicana. El jinete estellés no pudo tocar pelo este domingo en la plaza de toros de la capital yucateca que también presentó un lleno absoluto, si bien vale la pena señalar que el navarro mantuvo el altísimo nivel de toreo mostrado en sus anteriores compromisos, regalando a la afición meridense con los momentos más brillantes y aclamados de la tarde, quedándonos la impresión de que cuando menos debió salir de la plaza con dos apéndices en la bolsa, uno por cada faena, pedidos mayoritariamente y con intensidad por los asistentes, más sin embargo el presidente se negó a mostrar los pañuelos, siendo por ello fuertemente abroncado en ambas ocasiones.

A Pablo le tocó enfrentar en primer término a un astado que por momentos proyectaba tener clase y buen son, pero lamentablemente estas virtudes fueron opacadas por la tendencia que fue desarrollando el burel por taparse e ir siempre con la cara arriba, complicando así las reuniones. EXCALIBUR no tuvo mayores problemas para rodar con él, marcándole excelentemente el camino de la embestida mientras que su jinete le dejaba de recuerdo dos rejones en lo alto. LABRIT ya no la tuvo fácil y nuevamente debió hacer gala de todo su valor para ganarle los terrenos al de Los Encinos que comenzaba ya a taparse especialmente por el pitón derecho. SILVETI consintió muchísimo al toro, tirando despacito, despacito, prologándole de esta manera su andar y vaciando las embestidas con toques exactos en momentos de gran transmisión que calaron hondo a los tendidos. Una precisa sucesión de cortas llegó con DOMINGUIN, seguidas de un gran par de banderillas a dos manos en donde el caballo casi se atraca de toro para poder consumar la reunión. Así las cosas llego el momento de la suerte suprema y Hermoso de Mendoza se perfiló con determinación para intentar sepultar el acero de muerte, solo que al momento preciso de la reunión el toro se frenó, haciendo un extraño que provoco ciertos defectos de colocación en el rejón, a pesar de lo cual fue suficiente para hacer doblar al de Los Encinos. Los tendidos se llenaron de pañuelos blancos y a pesar de la insistencia mayoritaria el presidente se negó a conceder la oreja, llevándose la primera bronca de la tarde mientras el navarro era obligado, con una fuerte ovación, a saludar desde el tercio.

Con idéntica situación en la premiación se tuvo que conformar Hermoso de Mendoza en su segundo. CURRO abrió la faena ante un burel con calidad pero que nunca acabó de romper. El castaño se vio sobrado de facultades al recortarle los terrenos al de Los Encinos, que salió de las reuniones con dos rejones haciéndole sangre en el morrillo. CHENEL y FUSILERO compartieron un muy buen tercio de banderillas, llevándose en esta ocasión las mayores palmas el tordo por lo arriesgado que resultaron las piruetas con las que remató las dos banderillas en las que tomo parte. Para el último tercio el centauro estellés volvió a traer al ruedo a DOMINGUIN, colocando con él tres cortas y dos pintureros pares de banderillas a dos manos, ambos realizados con tanta despaciosidad que parecieron ser en cámara lenta, siguiendo con varios desplantes que aumentaron aún más el calor en las gradas. Todo quedo listo para que Pablo finiquitase el trabajo, cobrando un rejonazo casi entero, después de pinchar en el primer intento, de efectos inmediatos en la res que pareció entregarse ya al cachetazo final, pero repitiendo lo acontecido el día anterior, en cuanto sintió cerca al puntillero se levantó. Hermoso de Mendoza decidió esperar a que el toro volviera a echarse, pero el de Los Encinos tardó en hacerlo, provocando así que el público se enfriara un poco. Sin embargó cuando el astado finalmente se entregó al puntillero, los tendidos se volvieron a colorear de pañuelos blancos exigiendo la oreja, petición que como ya comentamos, también fue desestimada por el presidente, haciéndose acreedor a su segunda bronca de la tarde, mientras que el navarro salía de nueva al cuenta al tercio para agradecer la cariñoso ovación que le brindó el público de Mérida.

 
ACTUACIONES
10
TOROS
LIDIADOS
20
TROFEOS
OBTENIDOS
17 orejas
y 3 rabos
PUERTAS
GRANDES
6
 
 

 

   
Ir a Google