La presentación del coloso español en la blanca arena de Cancún tuvo lugar el día 10 de diciembre de 2000, en un festejo de rejones alternando con el mexicano Antonino López en la lidia de astados de Mariano Ramírez y Fernando de la Mora. Hermoso de Mendoza debutó con especial éxito al desorejar por partida doble al lote que le correspondió en turno.

Tendrían que transcurrir cuatro años para que Pablo regresase a este bellísimo destino turístico mexicano; así en la noche del 11 de diciembre de 2004 el navarro hacía su segundo paseíllo en este coso quintanarroense, lleno hasta la bandera, tomando parte en un mano mano con el caballista mexicano Gerardo Trueba, ante reses de Puerta Grande. Hermoso de Mendoza se impuso en la confrontación al hacerse con las dos orejas y el rabo de su segundo, perdiendo igual número de trofeos con su primero al ponerse pesado con el acero.
 
a
FECHA 14 de Enero de 2006
LUGAR Plaza de toros de Cancún, Quintana Roo, México
ENTRADA No hay billetes
TOROS
RESEÑA Octavio Sánchez (silencio y vuelta al ruedo)
Pablo Hermoso de Mendoza (dos orejas y dos orejas y rabo)
CABALLOS UTILIZADOS

Primer toro de la Ganadería de Refugio Peña, número 193, 490 Kg., de nombre Buena Fiesta: De salida EXCALIBUR (2 rejones de castigo); en banderillas LABRIT (3 banderillas) y SILVETI (2 banderillas); y para el último tercio DOMINGUIN (tres cortas, un par de banderillas a dos manos y medio rejón de muerte).

Segundo toro de la Ganadería de Refugio Peña, número 257, 510 Kg., de nombre Gran Premio: De salida CURRO (3 rejones de castigo); en banderillas CHENEL (3 banderillas) y FUSILERO (2 banderillas); y para el último tercio DOMINGUIN (3 cortas, dos pares de banderillas a dos manos, un rejón de muerte y un golpe de descabello).
OTROS CABALLOS DESPLAZADOS

CHICUELO

a

Difícil de creer el gran plan en el que se encuentra Pablo Hermoso de Mendoza en este arranque de temporada. El caballista español hilvanó esta noche en Cancún su cuarta corrida consecutiva en la que obtiene por lo menos cuatro orejas, aderezadas ahora por un rabo. Además, de nueva cuenta provocó un espectacular lleno, habiéndose colgado el cartel de “no hay billetes” desde seis horas antes de que diera inicio el festejo, y para redondear el día CHENEL cuajó una de sus tardes cumbre, brindando una actuación memorable con la que deleitó a los miles de aficionados que se dieron cita en la plaza de este hermoso e internacional destino turístico.

Hermoso inició la noche batallando con un astado que casi desde su salida al ruedo comenzó a pararse, defendiéndose, esperando siempre a los caballos y lanzando peligrosos tornillazos al sentir que se acercaban a su terreno. EXCALIBUR trató de limar las asperezas de su oponente y con facilidad le ganó la cara en dos ocasiones para que Pablo lo pudiese castigar con dos rejones que lejos de asentarle provocaron que se agarrara más al piso. LABRIT hizo gala de su tremendo valor para sin inmutarse realizarle tres quiebros de total exposición, llegándole prácticamente hasta la cara, haciendo las batidas en el último momento posible, con el peligro añadido de la incertidumbre del burel en acometer o no hacia el reto que le planteaba el caballo. Estos tres garapullos provocaron que el de Cuco Peña se aplomase aún más, por lo que cuando el estellés apareció montando a SILVETI, pocos creyeron que la faena podría subir de nivel, pero el castaño obró el milagro y se llevó una de las notas más altas de la noche toreando en redondo, acortándole cada vez más los terrenos al toro que no tuvo otro remedio que sucumbir y colaborar en las dos banderillas, las cuales resultaron un dechado de torería. Con DOMINGUIN Pablo cerró esta faena de dos orejas colocando las cortas, un buen par de banderillas a dos manos y medio rejón de muerte, en sitio, que resultó suficiente para que la res se entregara al puntillero.

Con dos orejas ya en la bolsa, Hermoso de Mendoza salió nuevamente a por todas con el que cerró la noche, un astado que tuvo movilidad y clase pero al que le afectó la más de media tonelada que llevaba a cuestas. De salida el toro proyectó, como su hermano, cierta aspereza, así que Hermoso le hizo sangre con decisión, viéndose en la necesidad de colocarle un tercer rejón en virtud de que extrañamente el segundo no penetró en el morrillo del burel. Con este castigo y la lidia exacta que le otorgó CURRO, el de Cuco Peña quedó listó para junto con CHENEL protagonizar un tercio de banderillas memorable: largos y templados galopes a dos pistas, cites a media y corta distancia, embroques perfectos y pasadas por los adentros se sucedieron bajo una rítmica continuidad. Fueron tres las banderillas en las que participó el castaño, todas ellas dignas del mejor escultor taurino, saliendo del ruedo bajo una atronadora ovación que seguramente se escuchó hasta muy adentro del precioso mar de color azul turquesa que baña esta zona del caribe mexicano. FUSILERO aprovecharía las ya cada vez más cortas embestidas del toro en dos palos más rematados con ceñidas piruetas que mantuvieron en un puño al público. Todo estaba listo para culminar esta obra y DOMINGUIN regresó al ruedo, prorrogando el júbilo de los aficionados con tres cortas, dos reposados pares de banderillas a dos manos y un rejón de muerte que pensamos que resultaba suficiente para mandar al toro sin las orejas y el rabo al rastro. El astado acusó los efectos del acero y dobló, pero en cuanto sintió la presencia del puntillero se levantó, obligando al navarro a tener que utilizar la espada de cruceta, con la que acertó al primer intento. Ello no fue óbice para que todo el público puesto de pie insistiera y presionara a la autoridad para que concediese los máximos trofeos al caballista estellés, lo cual finalmente aconteció, saliendo Pablo a hombros de la plaza bajo un ambiente totalmente jubiloso y festivo.

 
ACTUACIONES
3
TOROS
LIDIADOS
6
TROFEOS
OBTENIDOS
10 orejas
y 2 rabos
PUERTAS
GRANDES
3
 
 

 

   
Ir a Google