FECHA 13 de Agosto de 2006
LUGAR Plaza de toros de Motril, Granada, España
ENTRADA Media plaza
TOROS
RESEÑA Pablo Hermoso de Mendoza (dos orejas y oreja)
José Antonio Morante de la Puebla (ovación y dos orejas)
Cayetano (silencio y oreja)
CABALLOS UTILIZADOS

Primer toro de la Ganadería de Benítez Cubero, número 135, 543 Kg, de nombre Filipino: De salida ZAPATA (2 rejones de castigo); en banderillas LABRIT (3 banderillas) y SILVETI (2 banderillas); y para el último tercio SARMATA (dos cortas y un rejón de muerte, tras pinchazo).

Segundo toro de la Ganadería de Benítez Cubero, número 41, 512 Kg, de nombre Veronés: De salida RONDEÑO (2 rejones de castigo); en banderillas CHENEL (2 banderillas) y FUSILERO (2 banderillas); y para el último tercio SARMATA (2 rosas y un rejón de muerte, tras dos pinchazos).

OTROS CABALLOS DESPLAZADOS

CURRO y SUPREMO

   
 

Debutaba Pablo Hermoso de Mendoza en la localidad de Motril y en su plaza de toros de reciente y moderna construcción. Afortunadamente pudo debutar con triunfo y volver a la racha de puertas grandes que se cortó en Pontevedra y que hoy se volvió a retomar, sobre todo, porque en esta ocasión, hubo materia prima para el triunfo.

Un triunfo que ya se había forjado en el primero de la tarde, con la obtención de dos orejas tras una faena en la que Pablo exprimió al máximo las cualidades del Cubero y le hizo una lidia perfecta a la que el toro requería. Dos fueron los rejones de castigo a lomos de ZAPATA y no fueron muchas las carreras por que el toro no las necesitaba. Breve tercio y paso a LABRIT que tras su reaparición en Pontevedra, parece volver a hacerse un hueco en las actuaciones. Estuvieron a gusto caballo y caballero hasta el punto de colocar tres banderillas, todas quebrando levemente y saliendo reunido por el toro, como mandan los cánones del toreo a caballo. Perfecta la lidia para colocar al toro en suerte. LABRIT fue sustituido por SILVETI, que arrancó los primeros aplausos galopando casi de espaldas, sin perder de vista al toro que le seguía muy templado. Momentos estéticos que precedieron a una banderilla cuarteando y a otra al sesgo. Remató la tarea SARMATA con dos banderillas cortas, bien reunidas y bien colocadas por Pablo. El rejonazo final, espectacular, también pesó para que se le concedieran las dos primeras orejas de la tarde.

En el cuarto de la tarde, ese triunfo, pudo ser refrendado a medias, porque Pablo se encontró a otro toro reservón y que cortaba en todas las reuniones la salida de los caballos. Para más dificultad, en el último tercio comenzó a echar la cara a lo alto, complicando la colocación de las rosas y más aún el rejón de muerte final. Desde luego que  no eran condiciones para que los caballos disfrutaran de semejante enemigo y quien más dificultades tuvo fue RONDEÑO, en un tercio que tampoco es el suyo y con un enemigo que además de cortarle el paso, tenía todavía muchos pies de salida. En banderillas fue donde los dos caballos más poderosos en estos momentos, CHENEL y FUSILERO hicieron las delicias del público, cada uno en su estilo, y siempre venciendo las malas artes de su enemigo. En ellos se cimentó la oreja con la que el navarro fue premiado tras su actuación.