FECHA 18 de Agosto de 2006
LUGAR Plaza de toros de El Puerto de Santa María, Cádiz, España
ENTRADA Lleno
TOROS
RESEÑA Antonio Ribeiro Telles (silencio y silencio)
Pablo Hermoso de Mendoza (oreja y dos orejas y rabo)
Andy Cartagena (dos orejas y oreja)
CABALLOS UTILIZADOS

Primer toro de la Ganadería de Benítez Cubero, número 113, de nombre Fatigón, 505 Kg: De salida CURRO (2 rejones de castigo); en banderillas CHENEL (2 banderillas) y NAPOLEON (2 banderillas); y para el último tercio SARMATA (tres cortas y un rejón de muerte).

Segundo toro de la Ganadería de Benítez Cubero, número 113, de nombre Portugués, 505 Kg: De salida RONDEÑO (2 rejones de castigo); en banderillas SILVETI (2 banderillas) y FUSILERO (2 banderillas); y para el último tercio SARMATA (2 rosas, un par de cortas a dos manos y un rejón de muerte).

OTROS CABALLOS DESPLAZADOS

LABRIT y PELLEN

 
 
 

Menuda comunión la que tienen el público de El Puerto de Santa María y el rejoneador de Estella, Pablo Hermoso de Mendoza. No es de extrañar porque El Puerto ha sido testigos de varias de las mejores actuaciones del navarro en temporadas anteriores, y ayer no fue a la zaga y obtuvo el cuarto rabo de su carrera en esta plaza.

Un triunfo en el que además no contó para nada con la colaboración de los toros. Que curioso es el comportamiento de los toros bravos, dependiendo de la procedencia o de la ganadería. Hablábamos estos días del comportamiento de los toros de Murube, abantos y despistados de salida y a los que hay que meter en el capazo para poderlos torear. Todo lo contrario que algunos de los toros de Benítez Cubero, auténticos aviones cuando salen de chiqueros y que para el segundo tercio se rajan estrepitosamente. Así sucedió hace unos días en la corrida de Valencia y en el primero de la noche portuense, un precioso toro burraco, que galopó tras CURRO como si este le debiera dinero. El caballo no daba más de sí y el toro seguía y seguía galopando estrepitosamente. Tras dos vueltas al inmenso ruedo de El Puerto, CURRO marcó la pauta y consiguió llevarlo templado. Colocó dos rejones de castigo a un toro que atacaba cortando el paso una enormidad (ver fotos de CURRO), pero saliendo el caballo limpio y con mucho oficio de la suerte. Esa movilidad iba a servir a CHENEL para su habitual toreo, pero el caballo castaño pasó casi inédito por El Puertlo, porque cuando piso la arena, el toro ya estaba en tablas, negándose a la pelea y no mostrando ningún interés por caballo y caballero. Dos banderillas haciendo toda la labor CHENEL y oficiando poco menos que de enfermero ante un toro que tenía el mal de los rajados. Rápidamente cambió Pablo de caballo y sacó a NAPOLEON que consiguió subir el calor del tendido, con sus cites balanceando y sobre todo toreando en círculo, sin formar tanto al toro como necesita CHENEL y consiguiendo los mejores momentos de la lidia. SARMATA también tuvo que oficiar de torero y de auxiliador. Cada corta, le seguía una huída a tablas. Vuelta a colocarlo, vuelta a poner la corta y nueva huída. Para finalizar, sin duda lo  mejor de la noche, el rejonazo final, en todo lo alto e instantáneo, que dio paso a una fuerte petición del doble trofeo que la presidencia no atendió en su totalidad, paseando el navarro una sola oreja.

No quería Pablo pasar por El Puerto de puntillas y salió a por todas en el quinto, al que solo colocó un rejón de castigo montando al polivalente RONDEÑO. Es curioso que un caballo tan novedoso, esté cumpliendo tan bien en cualquiera de los tercios en los que actúa. Es curioso el run-run que el caballo está produciendo en los entendidos por el gran futuro que se la augura, a pesar de sus breves intervenciones. El comportamiento del toro, iba a ser similar al anterior y al resto de la corrida. Pasado el primer tercio se fue a tablas, aunque éste acometía algo más que su hermano anterior. Apareció  en el ruedo SILVETI y tiró de las querencias del astado hasta los medios, allí se enfrentó a él en redondo, colocando dos banderillas y tapando todas las carencias que el toro tenía. Poco a poco, Pablo estaba levantando la pasión en los tendidos y las palmas por bulerías sonaron para el navarro, cuando evolucionaba montado en FUSILERO y conseguía emocionar al público con las piruetas en la misma cara del toro y las banderillas atacando en corto al astado. Todo en los medios del enorme ruedo, así como las rosas, dificultosas, pero en los medios. Luego el toro se fue a tablas y ahí es donde Pablo colocó un soberbio par de cortas a dos manos, atacando de dentro a fuera y reuniendo al estribo. Nuevamente Pablo acertó con el rejón de muerte y la pasión se desató en los tendidos, solicitando los máximos trofeos para el de Estella, que en esta ocasión le fueron concedidos.

Con esta actuación, Pablo cierra por esta temporada sus actuaciones en la provincia de Cádiz y la cierra con pleno de triunfos, ya que obtuvo un rabo en Jerez de la Frontera, otro en Algeciras y otro en El Puerto de Santa María, plazas todas ellas de segunda categoría.