FECHA 4 de Septiembre de 2005
LUGAR Plaza de toros de Valladolid, España
ENTRADA Dos tercios
TOROS
RESEÑA Joao Moura (vuelta y oreja)
Pablo Hermoso de Mendoza (oreja y ovación)
Andy Cartagena (oreja y dos orejas)
CABALLOS UTILIZADOS

Primer toro de la Ganadería de Fermín Bohórquez, número 81, 477 Kg, de nombre Gavilán: De salida CURRO (1 rejón de castigo); en banderillas CHENEL (4 banderillas); y para el último tercio FOSFORO (tres cortas y un rejón de muerte, tras pinchazo y a pie, tres descabellos).

Segundo toro de la Ganadería de Fermín Bohórquez, número 6, 582 Kg, de nombre Echador: De salida ZAPATA (2 rejón de castigo); en banderillas SILVETI (2 banderilla) y FUSILERO (2 banderillas); y para el último tercio FOSFORO (3 cortas y un rejón de muerte tras dos pinchazos).

OTROS CABALLOS DESPLAZADOS

LABRIT, MONTERREY y DOMINGUIN

 
 
 

Por segundo año consecutivo, Pablo volvió a salir perjudicado en el sorteo de las reses a lidiar en la plaza de toros de Valladolid. Si el año pasado su lote fue el menos favorecido, este año, si cabe se ha superado la mala serte.

La verdad es que desde que Pablo ha reaparecido de su lesión en la espalda, parece ser que la suerte le ha vuelto la susodicha, porque en festejos en los que solamente hay dos toros malos o a lo sumo tres, él se está llevando dos. Así sucedió en Linares y hoy en Valladolid, donde solamente ha habido dos toros mansos y ambos correspondieron al navarro.

El número 81, salió de chiqueros en segundo lugar de lidia y lo hizo con muchos pies y mucha codicia detrás de la cola de CURRO. Esa fuerza la aprovecharon caballo y caballero para llevarlo muy encelado y muy en corto, en pequeños giros, primero muy cerca de las tablas y luego en los medios. Cuando Pablo consideró oportuno, colocó al toro en los medios y se alejó para poderse reunir con el toro y colocar el primer rejón de muerte, que cayó perfecto de colocación. Lamentablemente tras el rejón, el toro se rajó y se fue descaradamente a tablas. Nos las prometíamos muy felices con la aparición de CHENEL, pero el toro no quería colaborar en la fiesta y decidió que aquello se había casi acabado. Varios intentos de entecarlo con la cola para llevarlo galopado de costado, pero todos quedaron en agua de borrajas. CHENEL siempre lo intentaba, pero el toro apenas daba un tranco y se paraba. Solo le quedó a CHENEL brillar en las tres banderillas que colocó en los propios del terreno, dándole todas las ventajas y saliendo airoso de los tres sesgos. Muy bien el caballo, muy por encima del toro, que era quien restaba transmisión a la labor.

Menos mal que esa transmisión sí llegó por obra y gracia de FOSFORO y las banderillas cortas. Con el toro más en los medios, FOSFORO ejecutó una rueda en la que sin apenas solución de continuidad fue dejando una tras otra las tres banderillas cortas, sin dar tiempo a que el toro huyera a su querencia y quedando Pablo literalmente agarrado al testuz procurando tapar el mayor tiempo posible esa escapada. Ahora sí que el público había despertado y en esto, Pablo acertó con el rejón de muerte que tuvo un efecto rápido y sin puntilla y fue factor importante para la concesión de esta oreja.

Por si parecía difícil superar el mal comportamiento de Gavilán, salió Echador y lo dejó como el toro más bravo de la tarde. Este Echador que salió en quinto lugar, sólo pisar la arena, se preocupó de barbear las tablas y de no prestar la mínima atención a ZAPATA. Le costó y mucho a Pablo sacarlo de la querencia y que le prestara la mínima atención para colocar los rejones. Todo fue aprovechando querencias y arreones de manso. SILVETI y FUSILERO pusieron todo de su parte, pero aquello era un quiero y no me dejan, a pesar de que FUSILERO consiguió calentar los tendidos con las piruetas. Luego vendría FOSFORO y volvió a calentar con las cortas, pero faltaba toro y así sucedió para matar, donde el toro no ayudaba nada. Ovación final al esfuerzo, casi siempre baldío, que el navarro hacía efectuado.