El 5 de septiembre de 2004, Pablo Hermoso de Mendoza debutaba en la plaza cántabra de Santoña. Una plaza situada en la misma orilla del Mar Cantábrico y que incluso cuando sube la marea, su ruedo queda cubierto por el agua del mar.

Ese día del debut, el agua no llegó del mar, sino del cielo en forma de tormenta. Ya el día estaba amenazador y tan nublado que a la hora de comienzo del festejo, sobre las seis de la tarde, estaba prácticamente de noche.

El festejo se celebró, pese a las negativas expectativas y Leonardo Hernández, el propio Pablo y Sergio Galán se enfrentaron a toros de Castilblanco. Pablo fue el máximo triunfador con tres orejas, una del segundo y dos del quinto, si bien abandonaría la plaza a pie debido al aguacero que estaba cayendo en esos momentos. Además de las orejas, Pablo fue obsequiado en el propio ruedo con el típico Bonito del Norte, un espectacular y sabrosísimo pescado muy representativo de la localidad de Santoña.

Los caballos utilizados en el primer toro fueron SULTAN, CHENEL y FÓSFORO y en el segundo SAMURAI, RANCHERO, CHICUELO y nuevamente FÓSFORO.

 
a
FECHA 10 de Septiembre de 2005
LUGAR Plaza de toros de Santoña, Cantabria, España
ENTRADA Tres cuartos
TOROS
RESEÑA Pablo Hermoso de Mendoza (oreja y dos orejas)
Víctor Puerto (oreja y dos orejas)
Francisco Marco (oreja y oreja)
CABALLOS UTILIZADOS

Primer toro de la Ganadería de Hermanos Peralta, número 243: De salida CURRO (2 rejones de castigo); en banderillas CHENEL (2 banderillas) y FUSILERO (2 banderillas); y para el último tercio FOSFORO (tres cortas y un rejón de muerte).

Segundo toro de la Ganadería de Hermanos Peralta, número 460: De salida ZAPATA (2 rejones de castigo); en banderillas LABRIT (2 banderillas) y SILVETI (2 banderillas); y para el último tercio FOSFORO (tres rosas y un rejón de muerte).

OTROS CABALLOS DESPLAZADOS

CHICUELO y DOMINGUIN

a

Las predicciones meteorológicas daban agua en el norte de la península y concretamente en la provincia de Cantabria, pero afortunadamente esta vez fallaron los pronósticos y a pesar de que llovió débilmente en algún momento del festejo, éste se pudo celebrar sin más incidencias.

Abrió plaza el rejoneador navarro que se enfrentó en primera un toro que salió con muchos pies y que a pesar de la buena colocación de los dos rejones que Pablo colocó montando a CURRO, no se amilanó y embistió codicioso tras el caballo.

Esa codicia hizo que Pablo se decantara en banderillas por CHENEL. Pero lo cierto es que ese galope nunca se templó. Era un correr brusco, a arreones incontrolados y al caballo le fue muy difícil templar aquello. Lo consiguió, pero en contadas ocasiones. Tampoco le resultaba fácil la colocación de las banderillas porque aquí, el toro sí que no ayudaba y el caballo tenía que llegar muy encima. No está teniendo suerte últimamente CHENEL con los toros y eso le esta haciendo perder un tanto la confianza. Eso se arregla con un toro que le embista en condiciones, que esperemos que sea pronto. Terminó el tercio con FUSILERO, que tuvo que cambiar los terrenos del toro, porque CHENEL torea más en tablas y él lo hace en los medios. Le costó arrancar al toro de su querencia y luego templar los arreones, pero a base de consentir y de sus peculiares paradinhas lo consiguió. Entre ambas banderillas pudo intercalar piruetas muy jaleadas por los tendidos. Brevedad en el último tercio sobre FOSFORO con las banderillas cortas. Pablo presagiaba dificultades para matar al toro por como cortaba la embestida, pero acertó al primer intento con medio rejón que bastó.

El cuarto fue un toro silleto con movilidad en los primeros instantes, pero soso y parado en casi toda la lidia. Esa sosería se estaba apoderando de la faena hasta que apareció LABRIT. Colocó la primera banderilla en un ejercicio de mediciónal toro y fue eficaz, pero menos brillante. Cuando de verdad la faena se comenzó a subir de tono fue en la segunda banderilla donde LABRIT llegó hasta los mismos morros del Peralta y le quebró colocándole una banderilla que todavía se pregunta el toro como lo hizo. En ese momento Pablo no quiso que aquello se viniera abajo y dio paso a SILVETI que de nuevo bordó los mejores momentos de la tarde. Colocó dos banderillas siempre mostrando el pecho al toro, en sus mismos terrenos y saliendo airoso de cuantos embroques realizó. Está en un momento que lo mismo puede con el toro bueno que con el toro parado y eso se nota. FOSFORO colocó tres rosas en los medios, esquivando Pablo los hachazos altos que lanzaba el toro. Luego vendría el rejonazo certero y preciso y las dos orejas que redondeaban la tarde en Santoña.

 
ACTUACIONES
2
TOROS
LIDIADOS
4
TROFEOS
OBTENIDOS
6 orejas
PUERTAS
GRANDES
2
 
 

 

Ir a Google