Pablo Hermoso de Mendoza debutó en la Plaza de Toros de Pozuelo de Alarcón (Madrid), el día 3 de septiembre de 2002 en una corrida mixta, junto a los matadores Manuel Díaz “El Cordobés” y Miguel Abellán

No consiguió un gran triunfo, pero sí dejó destellos de su calidad, sobre todo en el primer toro de Carmen Lorenzo, al que lidió a lomos de MONTERREY, ALBAICIN, DANUBIO y MARIACHI, y con el que de no haber marrado con el rejón de muerte hubiese obtenido trofeos. El rejón de muerte produjo el descorde del toro y todo quedó en silencio.

Paradójicamente, con el segundo, un toro de pésimo juego de Luis Terrón, Pablo obtendría una oreja, aunque con una faena menor que la primera, pero más certero con la hoja de peral. Los caballos que se la jugaron ante al marrajo de Terrón fueron EBANO, FUSILERO, CAMPOGRANDE y MAZANTINI.

Mejor le fueron las cosas el 10 de septiembre de 2004 donde sí pudo triunfar y salir por la puerta grande aunque tampoco pudo disfrutar de dos toros de calidad. Por primera vez Pablo lidiaba toros de Esteba Isidro, propiedad de las Casa Chopera, y la verdad es que no sirvieron para el toreo a caballo. En el primer toro, lidiado por SULTAN, CHENEL y FÓSFORO, Pablo fue silenciado y en su segundo, ahora con SAMURAI, RANCHERO y FÓSFORO, obtuvo las dos orejas que le abrirían la puerta grande compartida con Francisco Rivera Ordóñez y César Jiménez.

 
a
FECHA 7 de Septiembre de 2005
LUGAR Plaza de toros de Pozuelo de Alarcón, Madrid, España
ENTRADA Media plaza
TOROS
RESEÑA Luis Domecq (silencio y silencio)
Pablo Hermoso de Mendoza (oreja y ovación)
Alvaro Montes (silencio y ovación)
CABALLOS UTILIZADOS

Primer toro de la Ganadería de Julio de la Puerta, número 44, 510 Kg, de nombre Magistrado: De salida ZAPATA (1 rejón de castigo); en banderillas CHENEL (4 banderillas); y para el último tercio FOSFORO (tres cortas y un rejón de muerte, tras dos pinchazos).

Segundo toro de la Ganadería de Julio de la Puerta, número 150, 520 Kg, de nombre Peletero: De salida ZAPATA (1 rejón de castigo); en banderillas FUSILERO (2 banderilla) y MONTERREY (1 banderilla); y para el último tercio FOSFORO (3 cortas, dos rosas y dos rejones de muerte).

OTROS CABALLOS DESPLAZADOS

CURRO, SILVETI, LABRIT y DOMINGUIN

a

A pesar de que el tiempo amenazaba lluvia desde la mañana, aguantó el tiempo y el festejo se pudo celebrar sin ningún problema climatológico.

Los toros lidiados, de la ganadería sevillana de Julio de la Puerta, no dieron buen juego y eso se notó en el resultado final del festejo. No obstante el primero de Pablo fue de lo más potable. Eso se notó en el andar de Hermoso de Mendoza, cuando decidió colocarle un solo rejón de castigo. Le gustó el son del toro y lo quiso aprovechar con CHENEL en banderillas. Esa movilidad del toro, aunque más arreones que temple, proporcionaron los mejores momentos de la primera parte de la corrida. CHENEL pudo aprovechar todo su repertorio en una faena de menos a más y en la que siempre respetó los terrenos del toro. Las banderillas cortas las colocó Pablo seguidas, sin dar oportunidad al toro a refugiarse en las tablas donde ya se encaminaba. Pablo intentó ejecutar desplantes, pero el toro humillaba tanto en la embestida que hizo que en ambas ocasiones perdiera las manos y el jinete no llegara al testuz. Luego vendrían dos pinchazos previos antes de un rejonazo en todo lo alto que hizo doblar al toro antes incluso que Pablo se bajase del caballo.

También al quinto de la tarde, le recetó un solo rejón de castigo, también con ZAPATA y eso se notó a medida que avanzó la lidia. El toro se rajó, pero no de castigado, sino de manso y le costó encelarlo a FUSILERO, quien tuvo que hacer todo para sacarlo de la querencia y colocarle banderillas y efectuarle piruetas. Luego para la lidia de MONTERREY el toro estaba imposible y el caballo se estrellaba una y otra vez en sus propios intentos. Al final consiguió dejar la banderilla, pero a costa de un topetazo. Con FOSFORO colocó tres banderillas cortas y ahora sí pudo efectuar el “teléfono”. Pablo quería dar espectáculo al público y agarró un par de cortas para colocarlas a dos manos. El toro estaba muy difícil y eso se notó, cayendo las banderillas al suelo. Luego agarró un par de rosas y vuelta a intentarlo, pero con escasa respuesta. Al final las tuvo que colocar a una mano, la segunda de ellas totalmente al sesgo y echando literalmente a FOSFORO encima del toro. Mató de dos pinchazos y se le pidió una oreja que el navarro había trabajado, aunque sin poder brillar como hubiera deseado.

 
ACTUACIONES
3
TOROS
LIDIADOS
6
TROFEOS
OBTENIDOS
4 orejas
PUERTAS
GRANDES
1
 
 

 

Ir a Google