FECHA 24 de Septiembre de 2005
LUGAR Plaza de toros "La Ribera" de Logroño, La Rioja, España
ENTRADA No hay billetes
TOROS
RESEÑA Pablo Hermoso de Mendoza (dos orejas y ovación)
José María Manzanares hijo y (silencio y vuelta)
Miguel Angel Perera (ovación y silencio tras aviso)
CABALLOS UTILIZADOS

Primer toro de la Ganadería de Pedro y Verónica Gutiérrez, número 9, 503 Kg, de nombre Sacristán: De salida EXCALIBUR (2 rejones de castigo); en banderillas CHENEL (3 banderillas); y para el último tercio FOSFORO (tres cortas y un rejón de muerte).

Segundo toro de la Ganadería de Pedro y Verónica Gutiérrez, número 37, 557 Kg, de nombre Sacristán: De salida CURRO (2 rejones de castigo); en banderillas FUSILERO (3 banderillas) y SILVETI (2 banderillas); y para el último tercio FOSFORO (tres rosas y un rejón de muerte).

OTROS CABALLOS DESPLAZADOS

ZAPATA, LABRIT, CHICUELO y DOMINGUIN

   
 

Triunfo merecido de Pablo Hermoso de Mendoza en la plaza de toros de La Ribero de Logroño. Y merecido por su gran faena al primer toro de la tarde, pero también por ser el único torero, en este caso a caballo, capaz de colocar el único cartel de “no hay billetes” de toda la feria.

Esa fidelidad del público riojano, aunque hoy también había mucho navarro, Pablo la quiso compensar de la mejor forma que sabe: TOREANDO. Y hoy se hartó de torear en su primero de la tarde. Un gran toro ¡por fín¡ de los hijos del Capea que desde que vio a EXCALIBUR en el centro del ruedo, no se cansó de embestir. Eso propició que el caballo negro, firmara una de sus cumbres de esta temporada. Casi sin salirse de la boca de riego, paró al toro con la cola, le permitió enroscarse con él y lo colocó en suerte, para acto seguido separarse, arrancarse y de nuevo reunirse en los medios, con verdad y con exposición para enterrar el primer rejón de castigo. Luego vendría toreo con la bandera, de nuevo siempre con el toro metido en la “muleta”. Otro rejón de castigo de frente y a por CHENEL, porque aquello olía a faena CHENEL, allí se mascaba ya una gran tarde.

Y así fue, por fín al caballo castaño le salió un toro a su medida y pudo dar un recital de toreo con todas las suertes del buen toreo a caballo. Llevó al toro cosido a la cola, hacia ambos lados del ruedo, colocándolo en suerte donde a su jinete le parecía. Luego venían las banderillas, con exposición y sobre todo con verdad, casi a cámara lenta, cambiando de pitón. Luego vendrían los remates a esos interminables galopes, con trincherazos dignos de la mejor muñeca del toreo y todo acompañado de la catarsis en los tendidos. Hoy en Logroño se pudo ver el toreo total, aunque en esta ocasión vino a caballo. Salió Pablo con FOSFORO para la colocación de las cortas y lo hizo también los medios, con un toro que a pesar de lo que había galopado, seguía embistiendo y eso lo aprovecharon Pablo y FOSFORO. Una corta tras otras quedaban en lo alto del morillo y luego un interminable “tez a tez”de Pablo con el toro, en el que parecía que el navarro estaba agradeciendo al toro su colaboración. Cuando el rejón de muerte entro en lo alto y en el sitio donde se mata con el rejón, que habrá gente que dirá que trasero, pero no, ahí se mata con un rejón que entra de forma vertical. La espada de a pie entra de adelante atrás y por eso debe de caer más adelante, pero si el rejón entra en el lugar de la espada, esto es adelante, al entrar de arriba abajo, no encuentra órganos vitales y no surte efecto. El lugar del rejón de muerte fue perfecto y las dos orejas cayeron de parte del estellés.

Con el cuarto de la tarde, también el estellés tuvo el triunfo en la mano y hubiese obtenido algún trofeo de no haber descordado con el primer pinchazo del rejón de muerte. Ante había toreado y templado, por muchos momentos, a un toro mucho más áspero que el primero y que curiosamente se llamaba igual. Si el primero de salida dejó ver su calidad, éste también en sus primeros galopes tras CURRO dejó entrever que iba a ser otra cosa. Embestía a oleadas y cuando lo hacía arrollaba lo que se le ponía por delante. No obstante la experiencia de CURRO se impuso y acabó con el toro metido en la canasta, tras un tercio pulcro y en el que el caballo no se alivió ni un solo instante. También la experiencia de FUSILERO fue fundamental en banderillas para volver a conectar con el público. Cites muy en corto, cambios en la cara y salidas rematadas con ajustadas piruetas. Sensacional el caballo de Río Frío que pasa por su mejor momento de esta temporada. Transmite tranquilidad y saber estar en la cara del toro. Terminó este tercio SILVETI, quien lidió con el pecho al toro, que lo puso en aprietos porque ahora ya cortaba la embestida. No obstante tras errar Pablo la primera banderilla, citó en la segunda de largo, se fue andando haciendo pasos de alta escuela hasta la cara del toro y allí cuarteó para colocar la banderilla en el mismo estribo. Fotografías de calidad. Como decimos el toro se había puesto complicado, tapando la salida de los caballos en la suerte y eso quien más lo nota es el caballo del último tercio, en este caso FOSFORO. Colocó tres rosas, pero no como las cortas del primer toro. Ahora fueron más distanciadas. Luego para matar más dificultad y para colmo cuando Pablo consigue meter la mano, el rejón toca la médula.

Al final de la faena Pablo saludó desde el centro del ruedo a una atronadora ovación, de una plaza que como hemos dicho y no nos cansaremos de decirlo, se llenó hasta en las escaleras.