Una oreja en lidia individual y otra en collera junto a César de la Fuerte, permitieron a Pablo Hermoso de Mendoza salir a hombros en su presentación en el coso de Ubeda (Jaen) el día 29 de septiembre de 1995. Fue un triunfal festejo en el que tanto los dos toreros citados, como Joao Moura y Ginés Cartagena abandonarían la plaza en hombros de los costaleros y en el que el navarro lidió un toro de El Toril y otro, el del dúo, de Baltasar Ibán. Angel del Arco en el diario IDEAL destacaba que “Pablo Hermoso de Mendoza con su caballo Cagancho logra los momentos más lucidos y clásicos de la corrida. Templó las embestidas una exageración, tanto, que algunas veces el toro empujó al caballo. Se rebajó el premio a una sola oreja.”

Tardaría tres años en regresar Hermoso de Mendoza a Ubeda y lo hizo el 30 de septiembre de 1998, ahora junto a Joao Moura, Fermín Bohórquez y Martín González Porras, que lidiaron toros de Sayalero y Bandrés. Tarde redonda del estellés que obtuvo dos orejas en solitario y dos orejas en collera junto a Fermín Bohórquez. No actuó CAGANCHO, pero brillaron a igual nivel sus hermanos GALLO y CHICUELO. Alfredo Margarito en DIARIO JAEN se hacia eco de la ausencia del cuatralbo: “Esta claro que Pablo Hermoso de Mendoza sigue marcando la diferencia................Pero es que está tan soberbio el rejoneador navarro, que ya no precisa del popular “Cagancho” –herido recientemente en la feria de Murcia- para causar sensación en los tendidos. Ayer, primero con “Gallo” y después con “Chicuelo”, el toreo a la jineta alcanzó bellos momentos. Con “Chicuelo” hizo lo que con “Cagancho”, quebrar en la cara y “revolotear” en serie ante los pitones a la salida de prender farpas en todo lo alto y al estribo. El caballero de Estella la cerrará la temporada en Jaén y con más de un centenar de festejos.” También resaltaba la collera con Bohórquez de la que dice que “bordaron ambos el toreo en esta modalidad”.

En parecidos términos se expresaban en el Semanario Provincial LA LOMA: “Excelente actuación de Moura, mejor aún de Hermoso de Mendoza y sensacional actuación en collera de Fermín Bohórquez y el caballero de Estella, posiblemente la mejor que hemos presenciado en esa modalidad en la que tan difícil y complicado resulta la brillantez.”

También obtuvo puerta grande el 1 de octubre de 1999, ahora ante toros de Mariano Sanz, aunque el que lidió Pablo con Moura en collera pertenecía al hierro de Juan Pablo Jiménez Pascuau. Una oreja para él, y dos para compartir con Moura fue el resultado final para el de Estella, quien ahora compartía cartel además con Leonardo Hernández y Martín González Porras. Eran tiempos de caballos como LABRIT, FUSILERO, MAZANTINI, QUECHUA o ALDEBARAN. Esa tarde Pablo decidió dar descanso a CAGANCHO “a la tarde le faltó la presencia de algunos caballos” ídolos” en el arte del toreo a la jineta, especialmente “Cagancho”, al que el caballero de Estella, Pablo Hermoso de Mendoza le dio descanso. Pues bien, a pesar de ello, el navarro demostró que es el mejor rejoneador del momento”, reseñaba Alfredo Margarito en DIARIO JAEN y remataba su crónica “Faltó el ídolo. Cuando se estaba lidiando el quinto toro del festejo y caracoleaban en el ruedo Moura y Mendoza toreando en collera, el público se dio cuenta que hasta ese momento no había pisado el albero el indiscutible ídolo del toreo a la jineta, el caballo “Cagancho” y se oyeron gritos pidiendo la presencia del cuatralbo que ha revolucionado el arte de torear toros bravos. Pese a que el festejo terminó y “Cagancho” se quedó en el “banquillo”, su caballero dejó demostrado en el histórico coso de San Nicasio que hoy por hoy él es el mejor rejoneador del momento. Supongamos que estamos hablando de Pablo Hermoso de Mendoza. El navarro no tuvo que forzar mucho la máquina de hacer toreo que llevan consigo todas las cabalgaduras de su excepcional cuadra, para demostrar su supremacía en el escalafón. Cuando precisó del aplauso del respetable, sólo tuvo que citar a los toros de frente, darle los pechos de los caballos, templar el galope y también la embestida. Así de fácil hace el toreo a la jineta el caballero de Estella. Tres orejas fueron el vehículo más evidente para dejar sentado lo que hace muchos años dijo El Guerra: “primero yo, después de mí, naide y después de nadie, Mendoza”.

También A.A. en IDEAL se deshace en halagos a la labor del navarro: “Hermoso de Mendoza una vez más resultó el más destacado. En solitario había dejado constancia de su calidad, en una labor armoniosa, mandona, segura y eficaz, aunque justo es reconocer que en menor tono de otras ocasiones, sobre todo a la hora de matar, logrando la concesión de una oreja tras pinchazo y rejón. El público siempre estuvo con él pidiéndole saliera el caballo “Cagancho” sin llegar a complacerlo quizás por no haberlo desplazado a Ubeda.”

 
a
FECHA 1 de Octubre de 2005
LUGAR Plaza de toros de Úbeda, Jaén, España
ENTRADA Casi lleno
TOROS
RESEÑA Leonardo Hernández (oreja y oreja)
Pablo Hermoso de Mendoza (dos orejas y dos orejas)
Antonio Domecq (dos orejas y oreja)
CABALLOS UTILIZADOS

Primer toro de la Ganadería de Ana María Bohórquez, número 118, 503 Kg, de nombre Gemelo: De salida EXCALIBUR (2 rejones de castigo); en banderillas CHENEL (3 banderillas); y para el último tercio FOSFORO (tres cortas y un rejón de muerte).

Segundo toro de la Ganadería de Ana María Bohórquez, número 106: De salida ZAPATA (2 rejones de castigo); en banderillas FUSILERO (3 banderillas) y SILVETI (2 banderillas); y para el último tercio FOSFORO (tres rosas y un rejón de muerte).

OTROS CABALLOS DESPLAZADOS

CURRO, LABRIT, CHICUELO y DOMINGUIN

a

Cuando comienza la recta final de esta temporada 2005 en las plazas europeas, Hermoso de Mendoza sigue confirmando que los más de sesenta festejos que lleva sobre sus espaldas a estas alturas, apenas pesan ni en él, ni en sus caballos, que en la plaza de toros jienense de Ubeda volvieron a deleitar a un público que casi llenaba los tendidos.

La corrida de Ana María Bohórquez, procedencia Osborne, sirvió para el toreo a caballo, a pesar de que quizás les faltó un poco de movilidad y con la única excepción del sobrero que salió en quinto lugar.

La segundo de la tarde, Pablo le dio una perfecta lidia y aprovechó todo lo que el toro tenía para aprovechar.

Estuvo eficaz de salida a lomos de EXCALIBUR, templando las primeras carreras del toro y castigándolos en los mismos medios con dos rejones de castigo. Luego vendría la torería de CHENEL para aprovechar los escasos galopes del toro en templadas carreras de costado, rematas por los adentros en limpios trincherazos cuando el toro lo permitió. También brilló el caballo en los tres palitroques, destacando el segundo de ellos en los que casi besó el testuz del toro antes de salir de la suerte.

Para terminar la labor, apareció el ciclón FOSFORO que desde que saludó al respetable con sus espectaculares elevadas, hasta el rejón de muerte contrario, pero efectivo, fue todo un clamor lo que provocó en las gradas. Y es que colocó las tres banderillas cortas, en apenas tres lances, y cuanto las dejó en lo alto, se arrimó para que Pablo colocara la frente en la frente del toro, en lo que ya no es un “teléfono”, sino más bien un “cara a cara” o “frente a frente”. Como hemos dicho el rejón fue definitivo y dos nuevas orejas para el caballero de Estella.

El quinto de la tarde salió de chiqueros descoordinado y dando saltos sin ton, ni son, hasta que acabo en el suelo tumbado. Fue apuntillado y salió el sobrero de la misma ganadería, pero de muy distinta condición y juego que el resto de sus hermanos. Recibió de mala gana los dos rejones de castigo de ZAPATA y se volvió reservón y siempre esperando a FUSILERO. La experiencia y el saber estar del caballo consiguieron ganarle la partida a un enemigo que tapaba la salida y cortaba el viaje a los caballos. FUSILERO recibió las caricias del toro, como luego le tocaría el turno a SILVETI, que pesar de la dificultad, tampoco nunca volvió la cara e incluso estuvo soberbio en las dos banderillas que colocó. Más le costó a FOSFORO la colocación de las rosas, porque el toro giraba sobre sus cuartos traseros y no permitía que el caballo se aproximara. Al final con las rosas colocadas Pablo acertó con el rejón de muerte y se le volvió a premiar con dos orejas, esta vez, ciertamente, muy trabajadas y como premio a una faena inventada por el rejoneador navarro.

 
ACTUACIONES
4
TOROS
LIDIADOS
8
TROFEOS
OBTENIDOS
13 orejas
PUERTAS
GRANDES
4
 


 

 

Ir a Google