Pablo Hermoso de Mendoza pisará de nueva cuenta este sábado el albero del coso taurino más importante del mundo, Las Ventas de la capital española, intentando triunfar y complacer al exigente conclave que se dará cita en los tendidos para presenciar el festejo dentro del serial isidril.

El jinete estelles debutó en este coso el 20 de mayo de 1995, compartiendo tarde con Curro Bedoya, Luis Miguel Arranz y Ginés Cartagena, cortando una oreja en la lidia en solitario a un toro de Luis Albarran. Junto a Pablo aparecieron por vez primera en Las Ventas caballos míticos como GIRALDA (en la foto), CAGANCHO o CHICUELO.

En el año 1996, el 25 de mayo actuó dentro de la Feria de San Isidro junto a Joao Moura y Luis y Antonio Domecq, cortando también una oreja en lidia ordinaria, a lomos de BUENAVENTURA, CAGANCHO, CHICUELO y BORBA y conquistando el Premio de Canal + al mejor rejoneador de la Feria, por votación de los abonados a dicha cadena.

Ese mismo año, y por única vez hasta el momento, Pablo fue incluido en la Feria de Otoño, concretamente el 5 de octubre, con el mismo cartel de la feria isidril, pero con toros de Alcurrucen, recordando Pablo esta tarde "como la peor de mi vida", ya que el Alcurrucén que le tocó en suerte fue una auténtica alimaña, hiriendo de bastante consideración a sus caballos BUENAVENTURA y PRINCIPE, los cuales se repusieron durante el invierno. Pablo se repuso del disgusto y en collera con Moura, cortaron una oreja apoyado en caballos como GALLO, CAGANCHO, BORBA o CHICUELO.

En el año 1997, Pablo, no llegó a un acuerdo con la Empresa y se quedó fuera de los carteles de Madrid, retornando a dicha Feria en 1998, con dos actuaciones y abriendo la Puerta Grande en ambas. La primera el 16 de mayo, con Joao Moura, Fermín Bohórquez y Andy Cartagena, toros de la Viuda de Flores Tassara, cortó una oreja en su toro y otra en collera con Bohórquez y en la que tuvo un protagonismo casi total, la fenomenal actuación de Pablo a lomos de CAGANCHO, que eclipsó a todos sus compañeros de cuadra esa tarde. La segunda el 5 de junio de 1998, esta vez junto a Luis y Antonio Domecq y Paco Ojeda, cortando dos orejas en el dúo con Ojeda, en una prodigiosa actuación del caballo árabe ALDEBARAN, ante toros de Ortigao Costa y habiendo actuado también CAGANCHO, LABRIT, MAZANTINI, CHICUELO, MARTINCHO.

El año 1999, se vuelve a quedar fuera de los carteles de Madrid, pero se ofrece desinteresadamente para la corrida más importante del calendario taurino; la Corrida de la Beneficencia a celebrar el 17 de junio, y así la Comunidad de Madrid, acepta el ofrecimiento y Pablo prologa el cartel formado por César Rincón, José Tomás y Miguel Abellán. No tiene suerte con el toro de José Murube que lidió, no obstante recibió una fuerte ovación, saludando desde el tercio y destacando en esta tarde CAGANCHO y CHICUELO.

Vuelta a Madrid, dos tardes en el año 2000, en este caso con una corrida histórica como fue la celebrada el 20 de mayo en el que compuso un precioso mano a mano con el portugués Joao Moura y en el que ambos toreros dieron cátedra de toreo a caballo del caro ante toros de la Viuda de Flores Tassara, saliendo como triunfador Pablo (en la imagen) que cortó tres orejas con LABRIT, QUECHUA, FUSILERO, CAGANCHO, CHICUELO, ALBAICIN y MAZANTINI. A la semana siguiente, el 27 de mayo, volvía a Las Ventas, con toros de Fermín Bohórquez, y un cartel compuesto por Leonardo Hernández y Andy Cartagena, cortando una oreja, esta vez, con LABRIT, MARTINCHO, CAGANCHO, CHICUELO, ALBAICIN y MAZANTINI.

Esta temporada resultaron heridos FUSILERO y CAGANCHO, el primero en el mano a mano del día 20 resultó con un pequeño puntazo en la nalga derecha que apenas necesitó de reposo y CAGANCHO, en la corrida de Bohórquez, resultó con un corte en el interior del muslo, sin mayores consecuencias que la cicatrización, que al ser una zona de piel muy sensible y muy expuesta a roces y sudor, costó bastante que cerrase, pero pudo seguir toreando al tratarse solo de piel.

La más negra actuación de Pablo Hermoso de Mendoza en el coso venteño fue el día 19 de mayo de 2001, cuando recordamos que un toro de Flores Tassara arrolló de salida a "LABRIT" volteando a caballo y caballero, produciéndole a Pablo un lesión en el tobillo, con rotura de peroné y una lesión en el hombro izquierdo, que le tuvo apartado de los ruedos durante cuarenta días, saliendo el caballo ileso milagrosamente.

También actuó en dos ocasiones en la Isidrada de 2002, y fueron los días 18 y 25 de mayo. La primera en un mano a mano con Joao Moura, lidiando toros de la Viuda de Flores Tassara, y cuyo balance fue de ovación, oreja y vuelta, ésta acompañada de CAGANCHO que se despedía de la Plaza de Las Ventas (en la foto). Además del cuatralbo, esa tarde pisaron el albero venteño LABRIT, RONCAL, FUSILERO, CHICUELO, DANUBIO, ALBAICIN, CAMPOGRANDE y MARIACHI. En la segunda tarde del abono, para Pablo, los compañeros fueron Leonardo Hernández y Fermín Bohórquez y la ganadería de Fermín Bohórquez. También Pablo obtuvo una oreja de su primero y saludó en el tercio en el quinto y ahora montó a LABRIT, RONCAL, CHICUELO, DANUBIO, ALBAICIN, BATISTA (en la imagen), MARIACHI y MAZANTINI.

Nuevamente actuó en dos ocasiones en la Feria de San Isidro del año 2003. La primera fue el día 17 de mayo, cuando lidió toros de Fermín Bohórquez y tuvo una de sus tardes más completas en la capital madrileña, pero desgraciadamente no estuvo acertado con el rejón de muerte, lo que hizo que fuese ovacionado en el primero y que obtuviese una oreja en su segundo, pese a la fuerte petición de la segunda. También torearon esa tarde Luis Domecq y Sergio Galán.

Si hemos dicho que en esta primera actuación del 2003, Pablo tuvo una de sus mejores tardes, también diremos que la tarde del 24 de mayo, fue una de las peores de Pablo en Las Ventas. A ello ayudó de forma importante los pésimos toros de la ganadería portuguesa de Passanha. Silencio y palmas fue el balance de esta tarde gris, que compartió con Joao Moura y Alvaro Montes.
.
Los caballos empleados en ambas tardes fueron los mismos: RONCAL, MISTRAL, LABRIT (en la foto), FUSILERO, GAYARRE, NATIVO y CERVANTES, si bien el primer día utilizó a MISTRAL de salida y de último tercio en un toro, y en la segunda tarde, sólo lo utilizó de salida.

En la temporada 2004, Pablo prefirió actuar una sola tarde en San Isidro. El motivo principal era que la cuadra estaba excesivamente nueva y prefería esperar una temporada más para consolidarla. Lo cierto es que el 14 de mayo cuando Pablo se presentó con los veteranos FUSILERO y CAMPOGRANDE y con los debutantes CURRO, CHENEL, DE PAULA y FÓSFORO, lo hizo por todo lo alto, cuajando una gran actuación, obteniendo una oreja de cada uno de sus enemigos de Fermín Bohórquez y siendo en ambos casos solicitada la segunda. Una gran tarde que consolidaba a los jóvenes caballos y que volvía a ver al navarro salir por la Puerta Grande camino de la Calle Alcalá. No corrieron la misma suerte sus compañeros de cartel Joao Moura y Antonio Domecq, que no pudieron triunfar en esta ocasión.

 
a
FECHA 21 de Mayo de 2005
LUGAR Plaza de toros de Las Ventas, Madrid, España
ENTRADA No hay billetes
TOROS
RESEÑA Fermín Bohórquez (palmas y pitos)
Pablo Hermoso de Mendoza (ovación y oreja)
Alvaro Montes (ovación y oreja).
CABALLOS UTILIZADOS

Primer toro de la Ganadería de Fermín Bohórquez, número 96, 526 Kg. de peso, de nombre Obrero. De salida CURRO (1 rejón de castigo); en banderillas LABRIT (2 banderillas) y CHICUELO (2 banderillas); y para el último tercio NATIVO (2 cortas y un rejón de muerte tras pinchazo).

Segundo toro de la Ganadería de Fermín Bohórquez, número 56, 595 Kg. de peso, de nombre Desgranado. De salida EXCALIBUR (1 rejón de castigo); en banderillas CHENEL (4 banderillas) y CAMPOGRANDE (2 banderillas); y para el último tercio GARBANZO (1 corta y un rejón de muerte, tras pinchazo y un descabello).

OTROS CABALLOS DESPLAZADOS

SAMURAI, FUSILERO y TOSCANO

a

Ayer se cumplían diez años de la presentación de Pablo Hermoso de Mendoza en la Feria de San Isidro de Madrid y el estellés lo ha celebrado con una faena que el calificó como “la más intensa y de más calidad” desde aquel día, hasta hoy, aquí en Las Ventas.

Y no se presentaba precisamente bien la tarde cuando Pablo amaneció con bastante fiebre y un fuerte dolor de garganta. Mejoró algo por la tarde, pero lo cierto es que no estaba en plenas facultades para un compromiso de esta importancia.

No obstante, esto no fue impedimento para que Hermoso de Mendoza cuajara una tarde redonda, torera, templada, incluso violenta por momentos y en la que sólo el rejón de muerte cerró la Puerta de la Calle de Alcalá.

Casi a cámara lenta fue toda la lidia del segundo toro de la tarde a cargo de Pablo Hermoso de Mendoza. El toro tenía poca fuerza y poca transmisión, aunque no estaba exento de calidad en la embestida. Por ello Pablo sólo le recetó un rejón de castigo a lomos de CURRO, torero desde el primer envite y arrancando los olés de los tendidos cuando se dedico a torear de frente con la bandera. En banderillas Hermoso de Mendoza optó por los veteranos y comenzó la labor montando a un exquisito LABRIT. El buen caballo luso-árabe colocó dos banderillas quebrando en la misma cara del toro, la primera excepcional de ejecución y colocación, fue la mejor banderilla hasta ese momento. Toreaba al toro, lo que éste se dejaba, todo sin violencias, con una facilidad pasmosa y con plena comunión entre caballero y tendidos. Luego CHICUELO subió en parte la temperatura con las piruetas, aunque al toro le faltaba algo de chispa y todo lo tenían que poner caballo y caballero. A pesar del poco castigo, el toro se paró para las cortas, que Pablo colocó con NATIVO, dando la cara y mostrando una expresión innata en este caballo de agresividad y torería. Necesitó de un pinchazo antes de colocar un rejón trasero que acabó con el toro. Una pena porque la faena, limpia y templada, sin ningún alarde, hubiese merecido mejor resultado en el marcador.

Pero la apoteosis total, la total comunión con los tendidos fue en el quinto de la tarde. Un toro que no resultó fácil de lidiar y que Pablo desde el inició, le dejó llegar con EXCALIBUR, que paró las primeras embestidas con leves toques de grupa, en redondo, en el centro del ruedo y que colocó un rejón de castigo en todo lo alto, dejándose ver desde que inició el embroque. Luego vino una apoteosis como nos e recordaba en Las Ventas hace muchos años. Mucho podemos decir, mucho podemos contar, pero la faena a lomos de CHENEL quedará en los anales de la historia venteña. Era curioso comprobar el run-run del público cada vez que Pablo y CHENEL iban a ejecutar una nueva suerte. Y es que el repertorio fue completo. El primer galope de costado agarró al toro casi debajo de la presidencia y tras una vuelta completa, lo dejó en el mismo sitio. Eran vueltas violentas, con un toro que apretaba, pero que al final se tuvo que entregar ante las condiciones del joven caballo. Trincherazos continuos de derecha y de izquierda. Banderillas atacando de lejos, citando de cerca, siempre emocionantes y dando ventajas a un toro que lo cierto es que no las necesitaba. Tan a gusto estaba Pablo y CHENEL que colocaron cuatro palitroques, dando casi por finalizado el tercio. Pero CAMPOGRADE también quería escribir su pequeña historia en esta tarde. Y salió, y se la jugó con esa cercanía que siempre lo ha caracterizado y girando en el mismo testuz del toro. Remató la tarde con una banderilla corta a lomos de GARBANZO, a quien posiblemente le pesó el escenario y el toro y eso se notó con el rejón de muerte. Pablo lo enterró al segundo intento y con eso enterró las posibilidades de abrir una Puerta Grande merecida más que nunca. No obstante el público solicitó con mucha fuerza la segunda oreja, posiblemente porque estaban todavía soñando con la faena y se olvidaban del pinchazo maldito.

 
ACTUACIONES
15
TOROS
LIDIADOS
30
TROFEOS
OBTENIDOS
18 orejas
PUERTAS
GRANDES
4

Antes de este festejo Pablo ha pisado el coso madrileño en catorce ocaciones, repartidas sus actuaciones anteriores en doce San Isidros, una Feria de Otoño y una Corrida de Beneficencia.

Entre los Premios que Pablo ha conquistado relativos a la Feria de San Isidro, están el Trofeo de Canal +, de los años 1.995 y 1.996, Premio Casino de Madrid (1995 y 1.998), Casa de Córdoba (1995 y 1998), Peña Tendido Siete, Vía Digital, en dos ocasiones, Premio Hoteles Foxa al Mejor Rejoneador 2004 y otros varios.

Por lo tanto y resumiendo Pablo ha actuado en catorce ocasiones en la Plaza de las Ventas, ha cortado diecisiete orejas, trece en lidia individual y cuatro en colleras, saliendo en cuatro ocasiones por la Puerta Grande.

Los toros que más veces a lidiado Pablo han sido de la Viuda de Flores Tassara y de Fermín Bohórquez; en cuatro ocasiones; y con una corrida cada uno, Luis Albarrán, Sánchez Cobaleda, Alcurrucen, Ortigao Costa, Murube y Passanha.

En cuando a los compañeros, con quien más veces ha compartido cartel Pablo, ha sido con Joao Moura en ocho ocasiones, Luis Domecq y Antonio Domecq, en cuatro;Leonardo Hernández, en tres ocasiones, Andy Cartagera y Fermín Bohórquez, en dos ocasiones y Curro Bedoya, Luis Miguel Arranz, Ginés Cartagena,Paco Ojeda, Sergio Galán y Alvaro Montes, César Rincón, José Tomás y Miguel Abellán, una ocasión.

 
 

ABC
www.abc.es
Por José Luis Suárez Guanes

HERMOSO DE MENDOZA SE ERIGE EN EL REY DEL REJONEO

Plaza abarrotada, como corresponde a un festejo isidril. La tarde fue para Pablo Hermoso de Mendoza. De no haber estado desacertado en el quinto con las armas toricidas, habría conseguido un doble premio que le hubiera servido, con justicia, para abrir la Puerta Grande. No fue así, a pesar de la petición del público del segundo trofeo. Pablo anduvo alrededor de ése, su segundo enemigo, y se hizo con él a base de buen dominio y excelente toreo; desde el caballo, con la cola se llevó al toro por toda la plaza entre una ovación ensordecedora. Paró a su rival en seco, como si diera una ajustada media verónica. Igual ritmo, a continuación, para el segundo par. Y bueno y auténtico toreo para llegar a un tercero lleno de ritmo, de temple y de majeza. Hermoso ha conseguido, definitivamente, que el toreo a caballo sea igual que el de a pie. Sus monturas, y no es tópico, dan lances y pases, verónicas, naturales, de pecho, trincherazos, molinetes... Con «Chenel», que nos recordó a «Cagancho», impartió una auténtica lección de tauromaquia, con pasajes sublimes. También, luego, con «Campo Grande» alcanzó cotas altísimas.

En un interregno, un peón fue revolcado, sin consecuencias. Al volver a salir, Pablo siguió el mismo ritmo con las cortas. Pero el hecho de que al rejón final le precediese un pinchazo previo, y después necesitase de un descabello, le robó ese pórtico postrero de la salida a hombros.

En su primero preparó bien la colocación de los hierros al torear, por igual, con palo, cola y sombrero, como flámula tirando del rival. Controló su intervención para ponerse de forma idónea y así ejecutar, con magisterio, la suerte de las banderillas. Sobre el caballo «Chicuelo» vimos un carrusel de vueltas milimétricas y geométricas; continuó a gran altura, pero la irregular puesta del rejón de muerte hizo olvidar al público la petición de premio y todo quedó reducido a una ovación de reconocimiento.

LA RAZON
www.larazon.es
Juan Posada

HERMOSO DE MENDOZA LO BORDA

Es cierto que torear es engañar al toro con donaire, valor e inteligencia. Da igual que se haga a pie o a caballo; lo importante es ejecutarlo con armonía y verdad. La sinceridad en cualquier manifestación artística es lo que más cala en lo más profundo del sentir de los espectadores. Hermoso de Mendoza los emocionó ayer al hacer cosas inverosímiles encima de un caballo. Porque actuar a pie, libre de tus aciertos y equivocaciones es difícil, pero aunar los sentimientos del caballo y el caballero, más.

Hermoso de Mendoza se mostró casi perfecto en su monta con el segundo toro, un tanto soso, pero el rejoneador tuvo la habilidad de echarle la sal que le faltaba a sus propias acciones, por lo que su labor resultó amena y divertida. Perfecto en la forma de llevar a la res en la grupa y los quiebros en seco; siempre sin hacer galopar fuertemente al caballo, sino con pausa y elegancia. Las preparaciones de las suertes, cortas, inteligentes y muy toreras. Tras un rejón de castigo muy arriba, dos farpas bien colocadas y con el caballo veterano «Chicuelo», sin correr, dio una lección de templanza. Con las cortas, ya con más concesiones a la galería, aunque dejó el regusto de lo anterior. Pinchó y clavó después, trasero, lo que le impidió conquistar trofeo.

Se superó con el quinto, al que lidió y toreó de forma perfecta. Ni una concesión a la galería. Todo dentro de la ortodoxia adornado con la personalidad de cada caballo y, por supuesto, del jinete, magistral. Los quiebros, sin galopar, al paso, como un buen banderillero para cuadrar en la cara con temple y elegancia. La manera de llevar al toro prendido en la cola del caballo, bellísima y perfecta. Fue una actuación de un torero vestido de campero y cabalgando un caballo. El toreo no tiene límites y es engañar al toro con donaire y arte. Ni más, ni menos. Pero también existe el temple, algo que en esto del rejoneo es doble, hay que imprimirlo al caballo y que éste y el hombre se lo impongan al toro. Por ello, cuando esas tres cosas casi imposibles coinciden surge la belleza. Y en esto del toro lo bello es casi inédito y, desde luego, único.

MAS PRENSA

   
Ir a Google