FECHA 8 de Mayo de 2005
LUGAR Plaza de toros "La Ribera" de Logroño, La Rioja, España
ENTRADA Media plaza
TOROS
RESEÑA Pablo Hermoso de Mendoza (ovación y oreja)
Sebastián Castella (palmas tras dos avisos y ovación)
José María Manzanares (silencio y silencio)
CABALLOS UTILIZADOS

Primer toro de la Ganadería de Carmen Lorenzo, número 65, 549 Kg: De salida EXCALIBUR (2 rejones de castigo); en banderillas CHENEL (3 banderillas) y CAMPOGRANDE (2 banderillas); y para el último tercio GARBANZO (2 cortas y un rejón de muerte y dos descabellos).

Segundo toro de la Ganadería de Carmen Lorenzo, número 30, 589 Kg: De salida CURRO (2 rejones de castigo); en banderillas LABRIT (2 banderillas) y FUSILERO (2 banderillas); y para el último tercio GARBANZO (2 cortas y un rejón de muerte, tras pinchazo).

OTROS CABALLOS DESPLAZADOS

CHICUELO y SAMURAI

   
 

La Plaza de Toros La Ribera de Logroño, es talismán dentro del calendario europeo de Pablo Hermoso de Mendoza. Talismán en cuanto a que siempre, algún toro embiste, y Pablo firma una de las grandes tardes de la temporada, aunque no necesariamente esto acompañe a triunfo, porque el rejón de muerte y el abrir la tarde, también cuenta. En esta ocasión, Pablo pese a no abrir la Puerta Grande, fue el gran protagonista de la tarde, obteniendo la única oreja del festejo y firmando dos grandes faenas, sin duda, la tarde más torera de Pablo en lo que va de temporada.

Esta tarde, ante el que abrió Plaza, Pablo y el buen toro de Carmen Lorenzo, firmaron los mejores momentos de la tarde. Un toro que desde que salió al ruedo, no dejó de galopar detrás de EXCALIBUR, que aprovechó su buen son y su fijeza para desplazarlo a través del anillo, recortándolo primero y llevándolo en largos galopes más tarde. Muy bien el caballo en la ejecución de los dos rejones, siempre dando el pecho y saliendo toreando. Se va afianzando este caballo negro, que tiene una lámina realmente espectacular.

Luego en banderillas vino un nuevo recital de CHENEL que cuando tiene un toro que embiste, lo aprovecha, lo torea de lado a lado, lo remata con trincherazos por la derecha y por la izquierda y nos pone la carne de gallina en los embroques, ajustados y concretamente, el segundo, milagroso que saliera de esos terrenos. Acabó el tercio con CAMPOGRANDE que continuó toreando al de Capea, siempre mirando de frente al toro, mostrándole los pechos y arriesgando en cada remate de suerte. Para el tercio final Pablo probó un nuevo caballo de nombre GARBANZO. Estuvo correcto en la colocación de las banderillas cortas, aunque a punto estuvo de sufrir un percance en la segunda de ellas. El nuevo caballo, cosa curiosa, se asustaba de las rayas blancas del tercio, y cada vez que pasaba por ellas daba un salto para no pisarlas. Este fue el motivo de que al colocar la segunda cortas con el toro en el tercio, perdió el respeto por el toro y se asustó más de la raya, quedando casi a merced del toro. No pasó nada porque Pablo rectificó a tiempo. Enterró el rejón de muerte hasta la bola, pero un tanto trasero. El toro mostrando la misma bravura para morir que había mostrado durante la lidia, se resistía a doblar y Pablo necesitó de un primer golpe de descabello que dejó al toro tocado, pero apoyado en tablas y sin doblar. Al segundo intento ya cayó. Ovación fuerte para el toro, incluso del propio Pablo, e inexplicablemente para Pablo no hubo ni petición de oreja. Quizás los dos golpes de descabello fueran razón para no conceder la oreja, pero sí que creo que la faena era por lo menos de petición.

Sí hubo petición y oreja en el cuarto de la tarde. Un toro que sin tener la calidad del primero, fue bueno y embistió con fijeza detrás de los caballos, si bien sin la continuidad de su hermano de camada. No obstante ese poco que le faltaba al toro, lo puso un Pablo más enrabietado en banderillas, sobre todo a lomos de FUSILERO que con sus ajustadas piruetas, puso al público en pie en más de una ocasión. Antes había habido momentos de toreo sueva y templado, de salida con CURRO, caballo de calidad y toreo de calidad para parar los envites iniciales del murubeño. Luego, ya en banderillas con el temple de LABRIT y sus “fáciles” banderillas. Hace lo más difícil y parece fácil. Esa es la mayor virtud y el mayor defecto de LABRIT. Porque lo que en otro caballo parece imposible de realizar, LABRIT lo hace tan fácil que parece que no tiene importancia. En este toro, también GARBANZO se templó y ya no extrañó tanto las rayas del tercio. Eso ayudó a que Pablo brillase más en las cortas e incluso que pudiera ejecutar la suerte del “teléfono”. Pinchazo antes del rejón definitivo.