FECHA 23 de Mayo de 2005
LUGAR Plaza de toros de Granada, España
ENTRADA Un tercio de plaza
TOROS
RESEÑA Pablo Hermoso de Mendoza (ovación y oreja)
Miguel Angel Perera (pitos y oreja )
Eduardo Gallo (oreja y oreja )
CABALLOS UTILIZADOS

Primer toro de la Ganadería de Viuda de Flores Tassara, número 33, 593 Kg. de peso. De salida CURRO (2 rejones de castigo); en banderillas LABRIT (2 banderillas) y CAMPOGRANDE (2 banderillas); y para el último tercio NATIVO (3 cortas y un rejón de muerte y cuatro descabellos).

Segundo toro de la Ganadería de Viuda de Flores Tassara, número 39, 612 kg. de peso. De salida SAMURAI (2 rejones de castigo); en banderillas CHENEL (3 banderillas) y CHICUELO (1 banderilla); y para el último tercio NATIVO (3 cortas y un rejón de muerte).

OTROS CABALLOS DESPLAZADOS

EXCALIBUR, FUSILERO, TOSCANO y GARBANZO

   
 

Sosa resultó la labor de Pablo Hermoso de Mendoza al primero de la tarde, aunque lo cierto es que el torero navarro lo intentó en todo momento y trató de sacar faena a un toro con muchos kilos y que carecía de movilidad. CURRO estuvo bien de salida, peleando con las querencias del toro y aprovechando los pocos momentos en que el astado se centraba en su presencia. Se entonó algo el toro en banderillas y LABRIT y CAMPOGRANDE firmaron los mejores momentos. Cada uno en su estilo, frontal y quebrando en la misma cara LABRIT y toreando en círculos y mostrando su anatomía al toro CAMPOGRANDE. Costaba transmitir emoción, porque el toro carecía de ella, aunque los caballos ponían todo de su parte. NATIVO terminó la faena colocando tres buenas banderillas cortas, casi a toro parado y ayudando a su rejoneador a dejar un rejón entero pero trasero, que necesitó de varios golpes de descabello.

Pero si la primera actuación de Pablo estuvo marcada por la nula colaboración del toro, lo del quinto de la tarde ya fue exagerado. Desde que piso el ruedo, el toro de pasaba los seiscientos kilos no quiso ni mirar a SAMURAI y ni siquiera al sentir el castigo de los rejones reaccionó. Había que echarle el caballo encima para arrancarle alguna leve carrerita. Con estos precedentes, Pablo dio entrada a CHENEL a sabiendas que poco podía sacar de un animal, que estaba más pendiente de los tendidos o de los banderilleros, que del propio caballo. Brillante y arriesgado el caballo en banderillas, apenas pudo lucir en los galopes a dos pistas por que el toro no quería seguirle en los intentos. Tampoco pudieron ser ajustadas las piruetas de CHICUELO, aunque lo intentaba una y otra vez, pero el toro, tras la banderilla, ni se movía. Las banderillas cortas fueron colocadas con mucho riesgo y valor por parte de NATIVO y Pablo, con un astado, ya metido en tablas. Un buen rejón de muerte terminó con la faena y otorgó a Pablo la única oreja de esta presentación en Granada.

Eduardo Gallo brindó la muerte del sexto de la tarde al rejoneador Pablo Hermoso de Mendoza