FECHA 28 de Julio de 2005
LUGAR Plaza de toros de Santander, Cantabria, España
ENTRADA No hay billetes
TOROS
RESEÑA Pablo Hermoso de Mendoza (oreja y ovación)
Serafín Marín (ovación y vuelta)
Eduardo Gallo (silencio y silencio tras aviso)
CABALLOS UTILIZADOS

Primer toro de la Ganadería de Fermín Bohórquez, nombre Jarrito, 483 Kg, número 85. De salida CURRO (2 rejones de castigo); en banderillas CHENEL (4 banderillas); y para el último tercio DOMINGUIN (2 cortas y un rejón de muerte).

Segundo toro de la Ganadería de Fermín Bohórquez, nombre Noblecito, 497 Kg, número 65. De salida EXCALIBUR (2 rejones de castigo); en banderillas LABRIT (2 banderillas) y CHICUELO (2 banderillas); y para el último tercio DOMINGUIN (dos cortas y un rejón de muerte y pinchazo).

OTROS CABALLOS DESPLAZADOS

SILVETI y NATIVO

   
 

Hasta la fecha de hoy, la plaza de Santander se había llenado prácticamente todos los días de la feria del 2005. Pero no había sido hasta esta tarde cuando se había colgado el cartel de “No hay billetes” en las taquillas, lo que nos da idea de la expectación que despierta Hermoso de Mendoza en Santander y de que las corridas mixtas no son tan negativas como mucha prensa las califica.

Hoy por hoy, para las empresas, es la fórmula más rentable y por eso las programan.

A esa expectación, lo cierto es que Pablo respondió con una primera faena templada, despaciosa y sin aspavientos. Midiendo los tiempos del toro y toreándolo todo lo que el toro tenía adentro. El de Bohórquez salió abanto y despistado hasta que se encontró, después de varias carreras de un lado a otro, con la grupa de CURRO y la tomó como si fuese un capote. Lo toreó en los medios, en redondo y lo fijó para separarse y dando los pechos se fue de frente para colocar el primer rejón de castigo que quedó arriba. Luego toreo con la bandera, nueva colocación y otro nuevo rejón, también de perfecta ejecución. Como el toro tenía galope y embestida, Pablo dio entrada a CHENEL para aprovechar esos galopes. Y bien que el caballo los aprovechó en galopes de costado, en galopes casi corriendo hacia atrás, un poco al estilo de CAMPOGRANDE, y con el toro metido en el estribo. Como recuerdo para el destalle una pasada de frente, sin clavar en la que no pudo haber más ceñimiento. Hasta cuatro banderillas colocó Pablo a lomos de CHENEL, todas comprometidas y pisando terrenos del toro. Para el último tercio Pablo confió en DOMINGUIN y le fue bien en la rueda de banderillas cortas, dejando tres palitroques en otros tantos envites. Cuando Pablo se disponía a entrar a matar, el toro cayó y le costó bastante levantarse. Eso pudo ser uno de los motivos,por los que tras matar de un rejonazo, sólo obtuviese una oreja.

La labor ante el cuarto de la tarde, también fue pulcra y sin caballazos. Como comentó un crítico taurino al final de la labor de Pablo: “Lo hace tan fácil, que el público no le da importancia.” Y ese es el mejor resumen de ambas faenas. En la segunda, casi calcado la forma de parar el toro de EXCALIBUR con la que había realizadoanteriormente CURRO, aunque sin llegar a la pureza de este en los embroques. Lo mejor en este toro fueron los palos de LABRIT, ambos en los medios, ambos de plaza a plaza, ambos jugándose el físico, pero…..lo hace tan fácil. Fueron el mejor ejemplo de lo que debe ser una banderilla dejándose ver, cambiando de pitón y colocando al estribo. Eso es toreo a caballo del caro. Luego CHICUELO brilló más en las banderillas que en las piruetas, un tanto despegadas, porque el toro no le acompañaba lo suficiente. Terminó la labor, de nuevo, a lomos de DOMINGUIN, con el que dejó dos buenas banderillas cortas y mató al segundo intento. Hubo petición, pero no concesión y todo quedó en una ovación correspondida por Pablo desde el tercio.