FECHA 17 de Julio de 2005
LUGAR Plaza de toros de Méjanes, Francia
ENTRADA Lleno
TOROS
RESEÑA Fermín Bohórquez (silencio y ovación)
Pablo Hermoso de Mendoza (dos orejas y dos orejas)
Andy Cartagena (oreja y oreja)
CABALLOS UTILIZADOS

Primer toro de la Ganadería de Mercedes Pérez Tabernero, número 5: De salida EXCALIBUR (2 rejones de castigo); en banderillas LABRIT (2 banderillas) y SILVETI (2 banderillas); y para el último tercio NATIVO (3 cortas y un rejón de muerte).

Segundo toro de la Ganadería de Mercedes Pérez Tabernero, número 20; De salida CURRO (2 rejones de castigo); en banderillas CHENEL (3 banderillas) y CAMPOGRANDE (1 banderilla); y para el último tercio NATIVO (dos cortas, un par de cortas a dos manos y un rejón de muerte).

OTROS CABALLOS DESPLAZADOS

CHICUELO y FUSILERO

 
 
 

Semana redonda de éxitos en Francia para Pablo Hermoso de Mendoza, que al trofeo Centauro de Oro, obtenido el pasado jueves en Saintes Maries de la Mer, ahora en la plaza de Mejanes, añadió el Rejón de Oro a sus vitrinas. No se recordaba un lleno igual en ninguna de las ediciones precedentes del Rejón de Oro de Mejanes. El festejo tuvo que retrasarse quince minutos ante la imposibilidad de que las puertas de entrada pudieran hacer frente a tal avalancha de público.

Pablo se enfrentó de primeras a un toro manso y huidizo. A lomos de EXCALIBUR y con la bandera a modo de capote lo enceló y lo llevó a los terrenos de los medios donde colocó ambos rejones de castigo. Con el toro en los medios y mucho más entregado a la faena, sobre todo, por el buen trasteo de salida del citado EXCALIBUR, fue entonces LABRIT el encargado de torearlo con el pecho y dejar dos buenos palos después de cambiar de pitón. Muy bien LABRIT, pero quien más consiguió conectar, sobre todo por la continuidad en su toreo, fue SILVETI, muy asentado y muy torero, mostrando su poderoso cuello en los terrenos del toro. También toreó con la grupa a dos pistas, aunque el toro sólo obedecía en tramos cortos. Posiblemente la mejor tarde de este joven caballo. Entre el jolgorio popular Pablo colocó tres banderillas cortas sobre NATIVO, antes de ejecutar la suerte del “teléfono”. Buena ejecución del rejón de muerte que fue de efectos definitivos y las dos primeras orejas de la tarde al fundón de Hermoso de Mendoza.

El quinto fue un cinqueño bravo de la misma ganadería y Pablo lo exprimió y lo aprovechó al máximo. Fue una faena completa de principio a fin en la que todos sus protagonistas bordaron una gran tarde. CURRO templó los impulsos de salida y le recetó dos rejones de castigo, y pasó el listón a su hermano CHENEL. Este reaparecía después de un leve puntazo sufrido en Pamplona y lo hizo de forma sobresaliente y con un toro a su medida. El caballo citaba y el toro acudía y ambos componían una figura que aunque tenía tres voluntades, parecía un solo ser. Los galopes de costado, eternos y emocionantes, eran rematados toreramente. Y si bien estuvo el caballo en el toreo de lado, mejor si cabe en las tres banderillas que colocó. El puntazo sufrido por CHENEL en Pamplona fue al colocar una banderilla, en el pecho concretamente, y eso puede hacer que el caballo recuerde el mal momento. No obstante CHENEL demostró no sólo que no se acuerda, sino que parece que nunca hubiera pasado. En conjunto, posiblemente fueron los tres mejores palitroques de la temporada. El toro tenía mucho todavía por exprimir y CAMPOGRANDE pudo dejar gotas de su clase en los pocos minutos que estuvo en la arena. Las banderillas cortas parecían poner el colofón final a una gran tarde, pero Pablo sorprendió al respetable con dos banderillas cortas más, en esta ocasión a dos manos que reunió a la perfección en lo alto del morrillo. Nadie en la plaza dudaba que si el rejón entraba, Pablo sería premiado con un rabo. Pero Pablo pinchó una vez y tocó la médula del toro. Este se mantuvo unos segundos de pie, pero luego cayó desplomado, siendo apuntillado. La presidencia concedió una oreja en principio y la segunda ante la fuerte petición del público, a pesar de la desgracia con el rejón de muerte. El toro fue premiado con la vuelta al ruedo.

Al final del festejo se le entregó a Pablo en las mismas arenas del ruedo de Mejanes del trofeo Rejón de Oro al triunfador de este festejo en su edición de 2005.