pablohermoso.net
 

La perla tapatía, como se le conoce a esta bella metrópoli del occidente de México, cuenta con la segunda plaza en importancia del país, "El Nuevo Progreso", en cuyas gradas se da cita una de las aficiones más entendidas y, por ende, exigentes de cuantas se puedan encontrar en el mundo taurino tanto de América como de España.

Este domingo el centauro español intentará nuevamente lograr satisfacer el gusto e interés de la afición tapatía que le vio por vez primera el día 20 de noviembre de 1999 y fue precisamente esa su segunda actuación en tierras mexicanas. Lidió toros de San Marcos junto a Eulalio López "Zotoluco" y Fernando Ochoa, dando una vuelta al ruedo en su primero y obteniendo una oreja de su segundo.

No pasó apenas un mes, para que Pablo volviese al Nuevo Progreso, más concretamente el 12 de diciembre del mismo año, esta vez en un festejo de rejones, con toros de Mariano Ramírez, para Lorenzo Cue, Giovanni Aloi, Pablo y Antonino López, obteniendo una oreja en solitario y saludando desde el tercio en la collera con Cue. Pese a lo parco en trofeos, ambas tardes de Pablo Hermoso de Mendoza ese año en Guadalajara, dejaron un gran sabor de boca en los aficionados y críticos, hasta el punto que fue declarado máximo triunfador de la Temporada en la Plaza Nuevo Progreso.

Con estos argumentos comenzó la siguiente temporada, y al amparo de Pablo, se consiguió llenar, como no se conseguía hace años, las gradas del coso tapatío. Con un ambiente totalmente de gala, el 12 de noviembre de 2000 hacían el paseíllo Pablo Hermoso de Mendoza, Oscar San Román y Enrique Espinosa "El Cuate", que se enfrentaron a toros de Montecristo. Con su primero Pablo, no tuvo suerte con el rejón de muerte que tocó la médula del toro, y escuchó división de opiniones, lo cual, lejos de achicarlo, lo enrabietó, y en su segundo salió dispuesto a todo, y así consiguió cortar dos orejas y salir a hombros por primera vez de esta Plaza. Los caballos esta tarde fueron LABRIT, MAGRITAS, CAGANCHO, CHICUELO, ALBAICIN, DANUBIO y BORBA.

El 25 de marzo de 2001, fue una fecha señalada en la carrera de Pablo, porque volvía a Guadalajara, pero además en ese marco, despedía su histórica temporada en México, tras sesenta y cuatro actuaciones por todo el territorio mexicano y con un tremendo éxito de público y en lo artístico. El cartel para esa tarde, mitad mexicano, mitad hispano, lo componían Pablo Hermoso de Mendoza, Fernando Ochoa, Alfredo Gutiérez y Antonio Barrera, con toros para caballo de Fernando de la Mora y a pie de Pilar Labastida. Montando a LABRIT, TABASCO, CAGANCHO, CHICUELO, ALBAICIN, DANUBIO y MARIACHI fue silenciado en su primer toro y en su segundo, que brindó a toda su cuadrilla, apoderados, caballerangos...Pablo obtuvo las dos orejas con fuerte petición de rabo, que la presidencia no concedió y fue sacado a hombros por su propia cuadrilla.

Ese mismo año regresó a Guadalajara el 11 de Noviembre de 2001, también con lleno en los tendidos numerados y lidiando un toro de Fernando de la Mora, con el que escuchó palmas y otro de Santa Bárbara, del que obtuvo una oreja con petición de la segunda. Completaron el cartel Alfredo Lomelí y Alfredo Gutiérrez y los caballos empleados en esa tarde fueron LABRIT, TABASCO (foto superior), ALBAICIN, FUSILERO, DANUBIO, CHICUELO y MARIACHI.

El 3 de marzo de 2002, se produjo la siguiente actuación del navarro en esta plaza, ahora junto a Alfredo Gutiérrez y Antonio Bricio y con toros de De Santiago, ante los que cosechó una oreja en el cuarto, siendo silenciado en el primero, montando en ambos toros a LABRIT. CAMPO GRANDE, ALBAICIN, VITI, DANUBIO, CHICUELO y MARIACHI.

No regresaría Hermoso al coso de la Colonia Monumental sino hasta el 10 noviembre de 2002. El cartel lo integraban aparte del caballero en plaza los matadores Oscar San Román y José María Luévano, despachando toros de la dehesa de Vistahermosa. Una vez más los tendidos se llenaron y el navarro correspondió a la afición entregándose ante dos toros que no le pusieron las cosas fáciles, terminando por cortar una oreja de su segundo. EBANO, LABRIT, CAMPO GRANDE (imagen derecha), MAZANTINI, RONCAL, ALBAICIN, CHICUELO y MARIACHI fueron los equinos que tuvieron participación esa tarde.

La historia de Pablo en la Nuevo Progreso continuó el 16 de febrero de 2003, cuando actuó en la corrida programada como parte de las celebraciones por el aniversario de la fundación de la Ciudad. Ante otra excelente entrada hicieron el paseíllo además del navarro los diestros aztecas Fermín Spínola y Alejandro Amaya, como responsables de despachar un serio encierro de las dehesas de Teófilo Gómez. Hermoso de Mendoza no tuvo mayor suerte en su primero, a pesar de que en todo momento intentó hacerle fiesta. Pero con su segundo dió una catédra de torero a caballo ante un astado que en sus manos se vio mejor de lo que era, despenándolo de un extraordinario rejonazo para cortarle las dos orejas, convenciendo de nuevo a la afición y cruzando a hombros la Puerta Grande de la plaza tapatía. Para lograrlo contó con la colaboración de RONCAL, DANUBIO, CHICUELO, CHACAL, MONTERREY, FUSILERO, GAYARRE y CERVANTES.

El siguiente capítulo escrito por el estellés en la arena tapatía tuvo lugar el 15 de febrero de 2004, de nuevo tomando parte en la corrida que formaba parte de los festejos de aniversario de la metropoli. Le acompañaron en el cartel los jovenes matadores José María Luévano y Antonio Bricio, correspondiéndole al navarro un astado de Bernaldo de Quirós y otro de Reyes Huerta, Esta ha sido la única ocasión en la que Pablo no ha podido tocar pelo en la perla tapatía, recibiendo en sus dos turnos sendas ovaciones de un público entregado que valoró el actuar de Hermoso de Mendoza y de su cuadra integrada por: LABRIT, NATIVO, CERVANTES, CURRO Y FUSILERO.

Cerramos este recuento cronológico con la que hasta el momento es la última actuación del coloso español en el coso de la Colonia Monumental. El 17 de octubre de 2004, Pablo aparecía de nueva cuenta por la puerta de cuadrillas de la Nuevo Progreso, acompañado por Miguel Espinosa "Armillita" y el toricantano local Guillermo Martínez, para despachar bureles de Fernando de la Mora. Hermoso de Mendoza brindó una actuación con tintes de exquisitez ante dos toro mansos que lejos de ayudar diifcultaban el actuar del jinete y su cuadra. CURRO, CHENEL, FOSOFORO, SAMURAI, FUSILERO y CAMPO GRANDE aportaron todo su esfuerzo para que el torero navarro saliera de la plza con un apéndice cortado a su primero, perdiendo cuando menos otro más al no estar certero con el acero en el quinto de la tarde.

 
FECHA 20 de Febrero de 2005
LUGAR Plaza de toros Nuevo Progreso de Guadalajara, Jalisco, México
ENTRADA Más de tres cuartos de plaza
TOROS
RESEÑA Pablo Hermoso de Mendoza (palmas y ovación tras aviso)
Miguel Espinosa “Armillita” (silencio y vuelta al ruedo de despedida)
Eulalio López "Zotoluco" (oreja y oreja)
CABALLOS UTILIZADOS

Primer toro de la Ganadería de Fernando de la Mora, número 153, de nombre ACEITUNO, 460 Kg. De salida SAMURAI (2 rejones de castigo); en banderillas DELFIN (2 banderillas) y FUSILERO (2 banderillas); y para el último tercio TOSCANO (3 cortas y 1 rejón de muerte tras pinchazo).

Segundo toro de la Ganadería de Fernando de la Mora, número 225, de nombre PINTADITO, 505 Kg. De salida CURRO (2 rejones de castigo); en banderillas CHENEL (2 banderillas) y CHICUELO (2 banderillas); y para el último tercio FOSFORO (3 rosas, 1 par de banderillas a dos manos y 1 rejón de muerte).

OTROS CABALLOS DESPLAZADOS

CHAPULIN y ROBLES

No pudo tocar pelo esta tarde Pablo Hermoso de Mendoza en el albero tapatío de la Nuevo Progreso. Y ello no fue por falta de méritos en su quehacer taurino, ya que el coloso español demostró su magisterio para inventarse dos faenas ante dos toros pésimos, deslucidos y complicados; solo que la suerte no le acompañó con el rejón de muerte, perdiendo por él cuando menos dos orejas merecidamente ganadas con su esfuerzo en el ruedo.

El que abrió plaza salió al anillo de arena manseando, como todos sus hermanos, y desentendiéndose del caballo. Pablo, a lomos de SAMURAI, intentaba vanamente hacerse con su atención; no fue hasta que la res sintió el rejón en sus carnes cuando comenzó a interesarse en el binomio que lo enfrentaba. A partir de aquí comenzó el navarro a enseñarle el camino de embestir, dejándole la bandera en el hocico y doblándose perfectamente con él hasta dejarlo preparado y fijo para que DELFÍN se luciera, cuarteando con estupendo estilo, cargando la suerte, dándole las ventajas de los terrenos al burel y vaciando sus embestidas intentando siempre ver la cara a su oponente. Fue tanto el poderío que el castaño ejerció con el burel que este vació prácticamente sus pocas fuerzas y FUSILERO lo encontró ya muy aplomado por lo que tuvo que pisarle mucho los terrenos y tomarle con exactitud la distancia primero al momento de quebrarle la suerte y posteriormente en las piruetas, la última que puso de pie al tendido ya que los pitones del astado pasaron a milímetros de la blanca piel del tordo. Tres cortas fueron el primer aporte de TOSCANO que tuvo que hacer las cosas a toro parado, exponiendo su jinete a la hora de realizar los desplantes del “teléfono” con los que el público armó un verdadero alboroto. El silencio llegó cuando el coloso español se enfiló con determinación para intentar colocar el rejón de muerte, solo que la escasa acometividad del burel hizo que fallase al primer intento, acertando en el segundo para retirarse al callejón entre el aplauso de la concurrencia.

El cuarto de la tarde, un toro carente de transmisión y con un peligro sordo, le mostró sus credenciales a CURRO, que a pesar de ello se vio sobrado de facultades a la hora de quebrantarlo en dos oportunidades. CHENEL intento descifrar el acertijo que le planteó su oponente y lo logró al citarlo de cerca y siempre de frente en la zona donde el astado se sentía a gusto, así pudo prolongar sus arrancadas, templándolas desde el momento mismo en que el toro se iba hacia él. CHICUELO trajo al ruedo la alegría que no tenía el de Fernando de la Mora y nos hizo vivir momentos muy toreros, como cuando se dejó ver de lejos, iniciando su trayecto muy despacio para al final cambiarle el ritmo y ganarle limpiamente la batalla a su aplomado oponente. Cuando FOSFORO pisó la arena el toro no quería ya dar un paso, situación que lejos de amilanar motivó al tordo para rodarle muy cerca de los pitones después de haberle citado arrogantemente una y otra vez con sus levadas dándole la espalda. Las rosas resultaron espectaculares en su ejecución, pero más aún el par de banderillas a dos manos, echándose jinete y caballo casi encima del burel, con una despaciosidad difícil de creer. El entusiasmo del público estaba ya a punto de ebullición y todos esperaban que Hermoso de Mendoza rubricará con acierto su obra para pedir las orejas a la autoridad, pero la mala suerte se hizo presente ya que el rejón, colocado al primer intento, no hizo mella inmediata en el astado, el cual tardó una eternidad en doblar, eternidad en la que el público se enfrió, quedando todo en una salida al tercio del caballista estellés, que muy a su pesar, no pudo cuajar el triunfo grande que esperaba la afición jalisciense, la cual hizo este día la mejor entrada en lo que va de la presente temporada tapatía.

Ir a Google
ACTUACIONES
11
TOROS
LIDIADOS
22
TROFEOS
OBTENIDOS
12 orejas
PUERTAS
GRANDES
3
 

El Occidental

Dejo para el último habiendo sido el primero en el orden y que por lo tanto abrió plaza, al gran rejoneador navarro Pablo Hermoso de Mendoza, a quien seguro, Usted señor Presidente, ya habrá visto en alguna ocasión. Torero a caballo como siempre: un maestro dominador, un torero artista con una cuadra de caballos artistas y todo un profesional que hoy no ha tenido enemigos a modo, sobre todo el segundo muy parado pero a los que con esa experiencia y ese celo les ha hecho toda clase de suertes, muy acompañado por la música, hasta nuestra querida e inspirada Guadalajara de Pepe Guízar dio marco a la gran actuación del hispano que se ha ido en blanco en cuanto a corte de apéndices por haber matado mal en sus dos enemigos.

Ocho columnas

Los Protagonistas

Del caballero en plaza, Pablo Hermoso, debemos decir que volvió a dejarnos una cátedra del toreo a caballo ejecutando una faena portentosa en su primero que fue distraído, pero con calidad y que metió en sus capotes y muletas de 500 kilos que son sus caballos pleno del dominio de la monta y la técnica llegándole a la gente sin defraudarla pero no pudiendo rematar sus faenas con el rejón de muerte que no trajo afinado, le dejó un rejón trasero y terminó con el descabello para tener solo la ovación.

Con su segundo tardo y protón se dedicó a lidiar y a exponer con sus cabalgaduras metiéndose en los terrenos del percance hasta dominarlo y clavar con mando y torería lo que el público le agradeció ya que todo lo realizó el caballero navarro, aquí recibió un aviso y tuvo que descabellar.

De los toros con verdad

La siempre vistosa monta desarrollada en el espectáculo maestro de un centauro de excepción como lo es el estellés Pablo Hermoso de Mendoza, le valieron ovaciones continuas templando y clavando las distintas suertes en la clara expresión del dominio de los terrenos y en la cadencia de sus soberbias monturas toreras que con su inteligencia y conocimiento de las reacciones del público, hombre y jacas, — vamos, psicología de masas... —, habría merecido apéndices pero...