pablohermoso.net
 

El martes 8 de febrero, día de la festividad de carnaval, será la fecha en que Pablo Hermoso de Mendoza vuelva a la localidad jalisciense de Ameca, para actuar por tercera ocasión en su plaza de toros.

El estelles realizó su primer paseíllo en este coso el día 27 de febrero de 2001, acompañado por los matadores Alberto y Rafael Ortega, enfrentándose a bureles de Armilla Hermanos y El Vergel. Pablo tuvo una cosecha abundante en esta tierra cañera al cortar un total de tres orejas, con una gran actuación de CAGANCHO y CHICUELO, teniéndose que retirar antes de que concluyera el festejo, en virtud de que por la noche debía actuar en otra localidad jalisciense: Sayula. Para este compromiso Hermoso utilizó a LABRIT, TABASCO, DANUBIO (en la imagen), CAGANCHO, CHICUELO, VITI y MARIACHI

Cabe mencionar, como anécdota curiosa, que durante la mañana, mientras se realizaban las faenas de enchiqueramiento en la plaza; uno de los toros se escapó de los corrales provocando una alarma generalizada entre quienes se encontraban en los terrenos de la plaza, incluyendo a los caballerangos del equipo de Pablo que presurosamente se dieron a la tarea de subir a los caballos al camión mientras se conjuraba el peligro. Después de dar algunas vueltas por los terrenos del coso y pasar a un lado del camión de los caballos, el toro salió a las calles del pueblo, debiendo ser lazado y conducido de nuevo a los corrales de la plaza, afortunadamente sin haber provocado una desgracia que lamentar.

La segunda, y hasta el momento última comparecencia del estellés en esta plaza tuvo lugar también para la fiesta de carnaval, el día 4 de marzo de 2003, een un mano a mano de rejoneadores frente al caballista mexicano Gerardo Trueba, lidiándose astados de diversas ganaderías. Pablo se agenció el triunfo con rotundidad al cortar los máximos trofeos de su primero, sumando además una oreja del que cerró plaza. CHACAL, NATIVO, FOSFORO, CERVANTES, COYOTE, LABRIT y CHICUELO fueron las cabalgaduras en que las Hermoso de mendoza cimentó su triunfo de esa tarde.

 
FECHA 8 Febrero de 2005
LUGAR Plaza de toros Chano Ramos de Ameca, Jalisco, México
ENTRADA Casi Lleno
TOROS
RESEÑA Pablo Hermoso de Mendoza (dos orejas y dos orejas y rabo)
Arturo Díaz "El Coyo" (oreja y oreja)
Marco Antonio Camacho (silencio y oreja)
CABALLOS UTILIZADOS

Primer toro de la Ganadería de Puerta Grande, número 87, de nombre JARDINERO, 460 Kg. De salida EXCALIBUR (2 rejones de castigo); en banderillas ROBLES (3 banderillas) y CHICUELO (2 banderillas); y para el último tercio TOSCANO (3 cortas, 2 rosas y 1 rejón de muerte).

Segundo toro de la Ganadería de Puerta Grande, número 95, de nombre TEQUILERO, 490 Kg. De salida SAMURAI (2 rejones de castigo); en banderillas CHENEL (2 banderillas) y FUSILERO (2 banderillas); y para el último tercio FOSFORO (3 rosas, 2 pares de banderillas a dos manos y 1 rejón de muerte).

OTROS CABALLOS DESPLAZADOS

CURRO y CHAPULIN

Vaya manera en la que Pablo Hermoso de Mendoza cerró una gira excepcional. El estellés sumó un triunfo más este día en la plaza “Chano Ramos” de Ameca, Jalisco; que presentó una gran entrada en este festejo programado dentro de las celebraciones de la localidad por el carnaval. El coloso español cortó cuatro orejas y un rabo, estableciendo con ello una estadística impresionante: en los cinco festejos de que constó esta gira, Hermoso provocó cinco llenos en los tendidos, cortó en total 14 orejas y 3 rabos.y salió en hombros cinco veces por las Puertas Grandes de los cosos que visitó. Si a ello le sumamos los dos triunfos obtenidos en los últimos días del mes de enero, en León y Juriquilla, estaremos en condiciones de dimensionar el gran momento por el que atraviesa el torero estellés.

En el festejo de esta tarde, Pablo estructuró dos faenas de alto nivel ante toros que tenían sus complicaciones, pero que en las manos del navarro lucieron mejor de lo que eran. Caso concreto de su primero, un astado con marcada querencia a chiqueros, que a base de sobarlo y consentirlo mucho terminó entregándose en la faena. EXCALIBUR lo saludó de salida y con clase le fue acortando los terrenos hasta pararlo casi en el centro del ruedo; Pablo lo castigó con dos hierros y a partir de ese momento el toro se fue a refugiar a los terrenos ya descritos. En esa zona ROBLES lo enfrentó para desengañarlo, aprovechando al máximo la movilidad que el burel tenía al sentirse bajo el cobijo de las tablas. Las tres banderillas en las que colaboró el castaño tuvieron mucha exposición e hicieron que el toro se viniera un poco a más, momento que aprovecho excelentemente CHICUELO para desafiarlo y ganarle limpiamente la pelea en dos garapullos salpicados con la personalidad única de este veterano. Para la parte final vendría TOSCANO, que cada día que pasa se muestra más sereno y con mejor sitio, rodando alegremente en torno del burel para que el coloso español le adornase el morrillo con las cortas, luego con las rosas y firmar su labor con un rejón en sitio, de buena manufactura, suficiente para pasaportar al de Puerta Grande y cortar los dos primeros apéndices de su cuenta.

La faena del rabo tuvo como elemento principal el exacto manejo que Pablo hizo de los terrenos y los tiempos de la lidia para aprovechar a la perfección las embestidas de un burel que tenía claridad, pero al que le faltaba alegría. Desde los primeros tanteos de la faena, montando a SAMURAI, Hermoso de Mendoza prácticamente mimó a su oponente, quebrantándolo lo justo en dos reuniones y dejándolo listo para que entre CHENEL y FUSILERO dieran un recital de templanza y precisión, tanto en los galopes de costado y los embroques del castaño, como las piruetas seguidas y ajustadas que realizó el tordo. Fueron cuatro las banderillas colocadas y todas tuvieron un común denominador: clase a raudales. Los aficionados estaban encantados con esta demostración de toreo a caballo, pero aún faltaba la cereza en el pastel, que llegó con un nuevamente inspirado FOSFORO, pegándose otro arrimón para dejar las cortas y luego prácticamente abalanzarse sobre el toro para que Pablo colocase dos pares de banderillas a dos manos de excepción, con reposo y verdad, dando el pecho el caballo y toreando con su cuerpo para rematar la suerte. El rejón de muerte, exacto y eficaz, no hizo más que corroborar lo que se cantaba en las graderías: la concesión de los máximos trofeos para el centauro estellés, que mantiene también un record perfecto en esta plaza: tres presentaciones y tres Puertas Grandes de por medio.

Ir a Google
ACTUACIONES
3
TOROS
LIDIADOS
6
TROFEOS
OBTENIDOS
10 orejas
y 2 rabos
PUERTAS
GRANDES
3