Pablo se presentó en Ciudad Real el día 19 de agosto de 1997 con una corrida de Víctor Romero Hermanos, a la que desorejó por partida doble, primero en solitario y luego en collera con Paco Ojeda, consiguiendo un total de cuatro orejas, basando su triunfo en la monta de GALLO, SABICAS y VENTURA.

La segunda tarde del estellés en Ciudad Real no se pudo completar por la lluvia que hizo que el festejo se tuviera que suspender tras la lidia del segundo toro, precisamente al que Hermoso de Mendoza, entre un auténtico diluvio, cortó una oreja. Abrió plaza Fermín Bohórquez y debería haber cerrado la tarde Alvaro Montes, que no actuó y los caballos que jugaron a "watertoro" fueron LABRIT (en la imagen), MONTERREY, DANUBIO y MARIACHI.

Y si por motivos climatológicos Pablo no pudo redondear una buena tarde el año anterior, tampoco el 19 de agosto de 2003 podría hacerlo, pero ahora por culpa del juego del ganado de la Viuda de Flores Tassara, sobre todo el que lidió en primer lugar, un inválido al que el público quería devolver a chiqueros, pero la Presidencia se negaba a ello. Pablo cumplió con su obligación y colocó dos rejones de castigo a lomos de MISTRAL, todo ello en medio de una bronca monumental hacia el palco. Comenzó el segundo tercio y Pablo colocó una banderilla a lomos de CAMPOGRANDE que tampoco consiguió que la bronca remitiera, por lo que el navarro solicitó permiso para acabar con el astado. Pese a que la presidencia no concedió dicho permiso (tampoco es obligatorio) el estellés se fue por el toro y acabó con él de un rejonazo. La plaza se dividió en opiniones. Mejor fueron la cosas en el quinto de la tarde, a pesar de los malos augurios que había hacia este toro. Pablo midió su labor y castigo al toro con un solo rejón de castigo, también sobre MISTRAL, antes de lidiarlo en banderillas sobre NATIVO y CHICUELO y acabar con él de un certero rejón sobre CERVANTES. Una oreja para Hermoso de Mendoza con fuerte petición de la segunda, pero que el palco denegó, posiblemente por la “descortesía” de haber acabado tan pronto con el toro anterior. Completaron el cartel Leonardo Hernández y Andy Cartagena y Pablo al terminar el festejo comentaba a la prensa local lo siguiente: “Tengo una espina clavada con Ciudad Real. El año pasado llovió y éste me toca un inválido”.

Como parece que la historia de Pablo en Ciudad Real no va a estar exenta de anécdotas, ahí va otra. El 27 de marzo de 2005, recién regresado de tierras mexicanas, los mentores de Pablo deciden iniciar la temporada del navarro precisamente en Ciudad Real, con un cartel mixto muy interesante: Pablo Hermoso de Mendoza, José María Manzanares padre y Julio Benítez, hijo de Manuel Benítez “El Cordobés”. Pues nuevamente problemas en la víspera de la corrida con el reconocimiento de los toros y novillos que se iban a lidiar, hicieron que el festejo tuviera que suspenderse por falta de reses y de nuevo Pablo se quedó con las ganas de tener una buena tarde en la ciudad manchega.

 
a
FECHA 18 de Agosto de 2005
LUGAR Plaza de toros de Ciudad Real, España
ENTRADA Media plaza
TOROS
RESEÑA

Joao Moura (oreja y vuelta)
Pablo Hermoso de Mendoza (oreja y ovación)
Álvaro Montes (dos orejas y dos orejas)

CABALLOS UTILIZADOS

Primer toro de la Ganadería de Pallarés, número 10, de nombre Isleñito, 530 Kg: De salida CURRO (1 rejón de castigo); en banderillas CHENEL (3 banderillas); y para el último tercio FOSFORO (tres cortas y un rejón de muerte).

Segundo toro de la Ganadería de Pallarés, número 34, de nombre Imitido, 635 Kg: De salida ZAPATA (2 rejones de castigo); en banderillas LABRIT (2 banderillas) y SILVETI (2 banderillas); y para el último tercio FOSFORO (3 rosas, un rejón de muerte y a pie diez descabellos).

OTROS CABALLOS DESPLAZADOS

FUSILERO, MONTERREY, DOMINGUIN y CHICUELO

a

Pablo lidió en segundo lugar de la corrida, un toro berrendo, con muchos pies en los inicios, pero apagado luego en banderillas. Las fuerzas las gastó el toro en galopar detrás de CURRO, muy bien galopando en corto y en redondo. Colocó un rejón de poder a poder y luego lo tentó Pablo con el palo de la bandera y con el sombrero en dos verónicas viniendo de largo. Decidió no colocar el segundo rejón de castigo y dar pie a CHENEL para aprovechar la movilidad del toro. Una movilidad que solamente duró el primer galope de costado, un cuarto de plaza, luego ya se volvió sosería y embestidas cortas. También CHENEL debió de sentir cierta “resaca” de la borrachera de toreo del día anterior en San Sebastián y le costó entrar en juego. Las primeras banderillas al sesgo, no fueron del nivel que nos tiene acostumbrados, pero por el contrario, la tercera en los medios, fue casi insuperable. Quien no notó resaca, ni viaje, ni nada, fue FOSFORO. Salió con la fuerza y la vibración de siempre y se echó la tarde a los lomos con tres banderillas cortas muy continuas, aunque el toro ya le ayudaba poco. El rejón de muerte en buen sitio, entró casi entero, pero Pablo al tratar de partir el taco, sacó medio rejón, que hacía que pareciese media estocada. No obstante el toro dobló y la oreja cayó de manos del estellés. Hay que decir que se le pidió la segunda, pero la insistencia no fue lo suficientemente mayoritaria.

El segundo cumplió con las expectativas que su tamaño hacían prever. Cuando piso la arena el toro del hierro de Pallarés, se escuchó a un grupo de espectadores de sol corear, “eso no es un toro, es una ballena”. Y es que seiscientos treinta y cinco kilos de toro, son muchos kilos, hasta para el propio ocupante de esas carnes. No obstante salió noble y trataba de moverse hacia ZAPATA, pero todo terminó pronto. Ese querer y no poder, le hizo comenzar a defenderse por arriba, tirando cabezazos que llegaban a la altura de la cabeza del propio rejoneador. Cada banderilla era un esfuerzo por lo alto que era el toro y por lo alto que tiraba las embestidas. LABRIT y SILVETI hicieron todo lo que pudieron y más y se mostraron muy por encima de su enemigo, al igual que FOSFORO en el último tercio. El rejón de muerte entró entero, pero sin efecto y pie a tierra Pablo sufrió las dificultades de un toro que estaba muy complicado para descabellar. Y además de Pablo, quien sufrió en sus propias carnes el arreón del toro fue Pepe Cotán, auxiliar de Hermoso de Mendoza que sufrió una tremenda voltereta cuando ayudaba a Pablo a descabellar. Afortunadamente todo quedó en el susto.

A pesar del mal uso del descabello, el público hizo a Pablo salir al tercio a escuchar una ovación de reconocimiento por el esfuerzo que había realizado.

 
ACTUACIONES
4
TOROS
LIDIADOS
7
TROFEOS
OBTENIDOS
7 orejas
PUERTAS
GRANDES
1
 
 

 

Ir a Google