FECHA 20 de Agosto de 2005
LUGAR Plaza de toros Monumental de Vista Alegre, Bilbao, España
ENTRADA Casi lleno
TOROS
RESEÑA Luis Domecq (vuelta y ovación)
Pablo Hermoso de Mendoza (ovación y ovación)
Andy Cartagena (ovación y oreja)
CABALLOS UTILIZADOS

Primer toro de la Ganadería de Murube, número 11, 505 Kg, de nombre Cortijero: De salida FUSILERO (1 rejón de castigo); en banderillas CHENEL (3 banderillas); y para el último tercio FOSFORO (tres cortas y dos rejones de muerte, además de un pinchazo).

Segundo toro de la Ganadería de Murube, número 14, 595 Kg, de nombre Colino: De salida ZAPATA (1 rejón de castigo); en banderillas FUSILERO (2 banderillas) y MONTERREY (2 banderillas); y para el último tercio FOSFORO (3 rosas, un rejón de muerte, tras dos pinchazos).

OTROS CABALLOS DESPLAZADOS

CURRO, LABRIT, SILVETI, CHICUELO y DOMINGUIN

   
 

Tarde lluviosa y suelo en muy malas condiciones para el toreo a caballo, debido al agua caída en Bilbao desde el día anterior. Debido al mal estado del piso de la plaza el caballo “Lince” de la cuadra de Luís Domecq sufrió una caída, quedando a merced del toro y recibiendo una cornada en la zona interna del muslo de la que fue operado en la misma plaza.

Pocas veces Pablo Hermoso de Mendoza tendrá tan cerca la Puerta Grande de la Plaza de Vista Alegre como esta tarde, en la que realizó dos faenas importantísimas en ambos toros, pero no las remató con los rejones finales. Una pena, porque como decimos las faenas merecían un premio mayor que las dos ovaciones que cosechó.

Tras el percance de Luis Domecq, le tocó salir a Pablo a enfrentarse a su primero y el navarro consciente del marco en el que estaba, arriesgó desde el primer momento, e incluso se permitió efectuar piruetas con FUSILERO en el primer tercio. Así y con un solo rejón de castigo comenzaba Pablo una faena, de nuevo importante en un marco de primera. A lo echo por FUSILERO, se le subió el listón con CHENEL, impresionante sobre el barro, en los galopes de costado, rematados con trincherazos en los que no perdió ni un solo pie. Los ramplones sirven para algo. Valientes caballo y caballero torearon al toro cuanto quisieron y el buen toro de Murube se dejó. Colocó tres banderillas, cambiando continuamente de terreno y dejando al toro tomar aire entre una y otra. La tarde se había venido arriba tras el disgusto de “Lince” y Pablo se prestó a rematarla con FOSFORO y lo consiguió al dejar tres banderillas cortas en lo alto, rodando alrededor del toro, en sus propios terrenos y dando a éste todas las ventajas. Hizo una vez el “teléfono” antes de ir con el rejón de muerte.

En el quinto de la tarde, el ambiente estaba todavía más húmedo y frío y para colmo comenzó a llover fuerte durante la actuación de ZAPATA, muy sobrio y efectivo con el rejón de castigo. FUSILERO se encargo de hacer que el público estuviera más pendiente de él que de la lluvia y firmó pasajes emocionantes tanto en las piruetas, como en dos banderillas de poder a poder, de plaza a plaza, todo muy emocionante. MONTERREY salió dispuesto a no dejarse ganar la partida y se arrimó “como un perro” a un toro de Murube, que dicho sea de paso, tuvo mucha calidad en la embestida y siempre acudió a la llamada del torero. Como único pero, le podríamos poner que al final de la faena, sobre todo en el último tercio echaba un tanto la cara arriba. No obstante eso, no fue impedimento para que brillaran Pablo y FOSFORO en las tres rosas que colocaron y en posteriores desplantes. Solicitó permiso Pablo para colocar un par de cortas a dos manos, pero la presidencia lo negó. Luego vendrían los intentos con el rejón de muerte, pero parece que este año las plazas de primera se deben conformar con asistir a grandes faenas de Hermoso de Mendoza, pero todas sin rematar. Pasó en Madrid, pasó en Pamplona, pasó en San Sebastián y pasó en Bilbao. Mató al tercer intento y todo lo bueno que se había hecho anteriormente quedó en dos ovaciones en los medios.