FECHA 23 de Abril de 2005
LUGAR Plaza de toros de Badajoz, España
ENTRADA Tres cuartos de plaza
TOROS
RESEÑA Joao Moura (ovación y ovación)
Pablo Hermoso de Mendoza (dos orejas y ovación)
Joao Moura hijo (dos orejas y oreja)
CABALLOS UTILIZADOS

Primer toro de la Ganadería de Los Espartales, número 6, 510 Kg: De salida CURRO (2 rejones de castigo); en banderillas FUSILERO (2 banderillas) y CAMPOGRANDE (2 banderillas); y para el último tercio TOSCANO (3 cortas y un rejón de muerte).

Segundo toro de la Ganadería de Los Espartales, número 7, 530 Kg: De salida SAMURAI (1 rejón de castigo); en banderillas CHENEL (4 banderillas); y para el último tercio TOSCANO (3 rosas y un rejón de muerte tras un pinchazos y cuatro descabellos).

OTROS CABALLOS DESPLAZADOS

LABRIT, CHICUELO y CHAPULIN

   
 

Debutaba en suelo español el hijo del legendario Joao Moura, compartiendo cartel con su padre y con Pablo Hermoso de Mendoza. Al final del festejo tanto el joven Moura, como el navarro, abandonaban el coso pacense a hombros de los capitalistas, mientras que un emocionado Joao Moura aplaudía en el centro del ruedo la salida por la Puerta Grande de Pablo y del joven Joao.

La salida del estellés la cimentó en la lidia a su primer toro de la tarde y que precisamente no tuvo un buen inicio. Efectivamente tras parar magistralmente con CURRO la salida impetuosa del buen toro de Los Espartales, la colocación del primer rejón de castigo fue defectuosa. Eso no hizo mella en la labor del Pablo que a partir de aquí se vino arriba y colocó otro rejón de castigo en todo lo alto, dando la ventaja al toro y posteriormente toreándolo con la bandera. FUSILERO fue quien primero caldeó el ambiente con su amplio repertorio de piruetas y de banderillas de poder a poder, de plaza a plaza. Muy bien el veterano caballo del hierro de Río Frío y muy bien en su reaparición CAMPOGRANDE, metiéndose el toro en los mismos ijares en galopes laterales por lo largo del anillo. Remató la labor con TOSCANO colocando tres banderillas cortas, haciendo la suerte del teléfono y acabando con el murubeño al primer intento. Gran faena y dos orejas.

El segundo fue otro cantar, con un toro impetuoso de salida, pero que pronto se acabó y eso que Pablo con SAMURAI sólo le recetó un rejón de castigo. El tercio de banderillas fue un quiero y no puede de CHENEL, que lo intentaba una y otra vez, pero con escasa colaboración del astado. Había toreo, pero faltaba transmisión. Además la poca codicia del toro hacía que Pablo tuviese dificultades para colocar las banderillas en buen sitio, como luego ocurriría con el rejón de muerte. Pese al poco acierto en la fase final de la faena, el público agradeció la entrega del rejoneador de Estella.

El primer toro que Joao Moura junior lidió y dio muerte en España y del que al final obtendría las dos orejas, se lo brindó a Joao Moura y Pablo Hermoso de Mendoza.