PREVIO FICHA RESEÑA GALERIA PRENSA
12/09/2004 VALLADOLID

 

La plaza de toros de Valladolid es una de las primeras de plazas de segunda categoría que dio la oportunidad a Pablo Hermoso de Mendoza de actuar en su feria.Eso ocurrió el 22 de septiembre de 1990, cuando ante un toro de Garzón y montando a GIRALDA, CAFETERO, ALBAICIN I, Pablo sorprendió a todo el mundo por su forma de torear a caballo y fue uno de los primeros toques de atención de cierta importancia. Actuaron con él, Curro Bedoya, Javier Buendía, Antonio Correas, Ginés Cartagena y Fermín Bohórquez y por los fallos con el rejón de muerte, solamente dio una vuelta al ruedo, pero fue el triunfador moral del festejo.

Pese a esa buena actuación, no volvería a Valladolid, hasta el 24 de septiembre de 1994, con una corrida de Angela Rodríguez de Arce y junto a Ginés Cartagena, Fermín Bohórquz y Javier Mayoral. Obtuvo dos orejas de su toro y fue silenciado en collera con Cartagena y empleó a caballos como GIRALDA, CAGANCHO, BORBA y CHICUELO.

El 23 de septiembre de 1995, se repitió el cartel tanto de toreros como de toros y aquí fue el gran aldabonazo de Pablo, que obtuvo dos orejas y rabo de su toro tras una perfecta faena. Luego en colleras con Javier Mayoral dio la vuelta al ruedo. Esa tarde mágica el equipo de Pablo lo compusieron entre otros CAGANCHO, CHICUELO, BORBA y GALLO. Tal fue el impacto de la faena de Pablo, que cuando el navarro daba la triunfal vuelta al ruedo con los máximos trofeos, su compañero Ginés Cartagena, desde el patio de caballo donde esperaba su próxima actuación, le lanzó su sombrero como reconocimiento a la exhibición que había efectuado. No fue el único reconocimiento, porque posteriormente sería distinguido con el prestigioso trofeo “Detalle para el recuerdo” que concede la cadena de hoteles Trypp.

El 11 de mayo de 1996, con motivo de la Feria de San Pedro Regalado y en la corrida que representaba el debut como rejoneador de Paco Ojeda, éste junto a Joao Moura y el propio Pablo, lidiaron toros de Los Espartales, saludando Pablo en su primero y cortando una oreja del quinto, todo ello sobre BUENAVENTURA, CAGANCHO, CHICUELO o ALBAICIN.

Ese año volvió a la Feria de San Mateo, el 21 de septiembre, también con toros de Rodríguez de Arce y como el día de su debut, con un cartel de seis: Joao Moura, Fermín Bohórquez, Javier Mayoral, Paco Ojeda y Andy Cartagena. Pablo pese a la buena labor de CAGANCHO, solo dio la vuelta al ruedo tras escuchar un recado presidencial.

Si volvería a salir por la Puerta Grande el 14 de septiembre de 1997, hasta hoy la última vez que lo ha hecho. Esa tarde lidió un toro en solitario de El Torreón del que obtuvo una oreja y otro en collera con Paco Ojeda de Verónica Gutiérrez, con otra oreja de premio. El resto del cartel eran los hermanos Luis y Antonio Domecq, y también esa tarde destacó CAGANCHO.

El 27 de septiembre de 1998, Pablo no actuó en la corrida tradicional de rejones, sino que prologó una corrida con los diestros vallisoletanos David Lugillano y Manolo Sánchez. Destacó ALDEBARAN ante los dos mansos de Joao Moura que lidió y en los que fue ovacionado al final de ambas faenas.

Su última comparecencia consecutiva fue el 26 de septiembre de 1999, haciendo el paseíllo junto a Joao Moura, Paco Ojeda y el local Sergio Vegas. La corrida era de Luis Terrón, pero la suerte, o la mala suerte, hizo que el único toro de este hierro que había correspondido a Pablo en el sorteo fuese devuelto y salió un zambombo de Muñoz Hoyos de sobrero que había recorrido media España por corrales y plazas. Tampoco en la collera con Joao Moura tuvo suerte con uno de Abilio Hernández Jiménez. Pese a los esfuerzos de QUECHUA, MAZANTINI, CHICUELO (en la foto), CAGANCHO y ALDEBARAN, Pablo recogió una ovación en su toro y dio la vuela al ruedo con el portugués.

Tuvieron que pasar dos ferias en blanco para que Pablo regresara a Valladolid, el 15 de septiembre de 2002 y volviese a encandilar a un público que gusta mucho del toreo del estellés y con el que existe una comunión especial. Volvió, vio y triunfó de nuevo de forma rotunda con dos orejas en su primer toro y solamente una ovación en su segundo, pero por el rejón de muerte, porque la actuación fue tan buena o superior a la primera. Compartieron tarde con el navarro, Fermín Bohórquez y el vallisoletano Sergio Vegas, que lidiaron una corrida de Sánchez Cobaleda.

FUSILERO, ALBAICIN, DANUBIO, MARIACHI, EBANO, LABRIT y CAMPOGRANDE fueron los caballos que tan buena tarde dieron, destacando por encima de todos DANUBIO, como atestigua el titular del periódico El Pais: “DANUBIO” y en el que lo nombra como heredero directo del mito CAGANCHO. Otro titulares también destacan la labor del estellés, como El Norte de Castilla: “ EL REJONEO SE HACE ARTE. Enorme faena de Hermoso”. 6 TOROS 6 haciendo referencia a la última corrida del abono de San Mateo, titulaba “AL FINAL, UN HERMOSO DE GRAN DIMENSION” o El Diario de Valladolid,“HERMOSO CABALGA SOBRE EL TEMPLE”.

La labor de Pablo fue reconocida por los Maestres de Cocina de Valladolid, concediéndole el trofeo “Maestro de Maestres”, uno de los más prestigiosos que se otorga en la capital del Pisuerga y que por primera vez en su historia iba a manos de un torero a caballo.

VER CARTEL

FECHA 12 de Septiembre de 2004
LUGAR Plaza de toros de Valladolid, España
ENTRADA Tres cuartos largos
RESEÑA Fermín Bohórquez (silencio y ovación)
Pablo Hermoso de Mendoza (palmas y oreja)
Diego Ventura (oreja y ovación)
TOROS
CABALLOS UTILIZADOS

Primer toro de la Ganadería de Castillejo de Huebra, número 14, de nombre Pensativo: De salida CURRO (2 rejones de castigo); en banderillas RANCHERO (2 banderillas) y NATIVO (2 banderillas); y para el último tercio FOSFORO (dos cortas y un rejón de muerte y tres descabellos pie a tierra).

Segundo toro de la Ganadería de Castillejo de Huebra, número 141, de nombre Tapacalles: De salida SAMURAI (2 rejones de castigo); en banderillas CHENEL (3 banderillas) y CHICUELO (1 banderilla); y FOSFORO (dos rosas, un par de cortas a dos manos y un rejón de muerte).

OTROS CABALLOS DESPLAZADOS SULTAN y CAMPOGRANDE

 

Muy buen ambiente en Valladolid para el regreso de Pablo Hermoso de Mendoza a la capital del Pisuerga. Y como suele pasar, “tarde de expectación, tarde de decepción”. Y la decepción vino principalmente, por el pobre juego de los toros que correspondieron en suerte al navarro y que echaron al traste con todos y cada uno de los intentos de los caballos y del propio jinete.

De ambos toros, lo del primero es penoso. Un toro parado hasta la saciedad, al que había que llegarle una y otra vez y entonces, cuando pisabas sus terrenos, se ponía peligroso, precisamente por esa mansedumbre. Fue ilidiable.

El segundo, se movió un poco más, pero siempre aquerenciado en una parte del ruedo. Los caballos lo intentaban una y otra vez y nada, al final, tenían que ser los subalternos los que lo arrancaran de su querencia.

Pablo obtuvo una oreja en este segundo, sobre todo por la garra que puso en el último tercio a lomos de FOSFORO, con quien acabó con el toro al primer intento.

Es triste en una corrida de rejones, en la que los protagonistas deben ser los caballos, que hoy no podamos hablar más que de los toros, y no precisamente por su buen juego.

 

 

.

PREVIO FICHA RESEÑA GALERIA PRENSA

REGRESAR
PAGINA PRINCIPAL