FECHA 21 de Septiembre de 2004
LUGAR Plaza de toros "La Glorieta" de Salamanca, España
ENTRADA Casi lleno
TOROS
RESEÑA Luis Domecq (silencio y vuelta)
Pablo Hermoso de Mendoza (oreja y dos orejas)
Sergio Vegas (silencio y ovación)
CABALLOS UTILIZADOS

Primer toro de la Ganadería de Sánchez Cobaleda, número 136, 510 Kg, de nombre Clavelino,: De salida CURRO (2 rejones de castigo); en banderillas CHENEL (4 banderillas); y para el último tercio FOSFORO (tres cortas, un rejón de muerte).

Segundo toro de la Ganadería de Sánchez Cobaleda, número 129, 535 Kg, de nombre Clavel: De salida SAMURAI (2 rejones de castigo); en banderillas CAMPOGRANDE (4 banderillas); y FOSFORO (dos rosas, un par a dos manos y un rejón de muerte).

OTROS CABALLOS DESPLAZADOS

CHICUELO y NATIVO

   
 

Lástima que Pablo Hermoso de Mendoza no rematara la gran labor ejecutada al segundo toro de la tarde, un gran toro de Sánchez Cobaleda, berrendo en negro, que siempre dio la cara ante los caballos y que transmitió emoción a los tendidos. Con esta buena materia prima Pablo dibujó una preciosa faena desde el primer rejón de castigo a lomos de CURRO, mostrando el pecho del caballoburlando la transparente embestida del Cobaleda. Tanto en la siguiente pasada torera bandera en mano, como en la ejecución del segundo rejón, todo tuvo aromas de calidad y de buen toreo. Pero para buen toreo el que vino a continuación con CHENEL, llevando al toro prendido en la cola a lo lago del anillo y en ambas direcciones y alcanzando su punto álgido en un remate-trincherazo en la zona de sombra en la que se pasó los pitones a milímetros de su castaña piel. El tercio lo completó con cuatro banderillas de poder a poder, algunas atacando, otras recibiendo, pero todas dibujando los tiempos que mandan los cánones del buen toreo a caballo. Pablo colocó tres banderillas cortas a lomos de FOSFORO en el centro del anillo y le ejecutó quites y desplantes, descolgándose en su cara para acariciarle el testuz y ni para entonces, el toro se aburría de embestir. La faena era de más de un trofeo, pero lo que pasó es que el rejón de muerte cayó arriba, pero trasero, quizás por la todavía fuerte embestida del toro o quizás por que FOSFORO se echó muy encima, el caso es que Pablo se atracó de toro y el rejón se le fue atrás. Por eso y a pesar de ser una oreja en una plaza importante como Salamanca, nos queda el regusto de que nos sabe a poco.

Sin embargo en el quinto de la tarde, un toro más aquerenciado, aunque cuando embestía lo hacía con claridad, Pablo se resarció y pese a que tampoco el rejón de muerte entró hasta la bola, el peso de ambas faenas pesó en el tendido y en la presidencia, y se concedieron las dos orejas. Trofeos ganados a pulso ante un toro que galopó brioso de salida detrás de SAMURAI, pero que tras el primer rejón de castigo, se rajó y se refugió en tablas. El segundo rejón, SAMURAI en el centro y el toro en tablas, se fue de frente y le colocó el rejón en el primer impulso del toro hacia fuera. Lo templó al hilo de las tablas con la bandera y sacó a CAMPOGRANDE para que tras mucho consentirle, tras mucho citarle, conseguía colocarlo en el tercio y aprovechar esa querencia con su toreo circular, con su cuerpo enroscado en la cara del toro, muy cerca y tras muletearlo con el cuerpo, le colocaba la banderilla, tras lo cual, el toro volvía a tablas. Una y otra vez, hasta cuatro, CAMPOGRANDE lo sacaba de su querencia, lo toreaba, lo castigaba y vuelta a empezar. Fue una lidia técnica y perfecta y posiblemente, la única que tenía este toro. Se fue CAMPOGRANDE entre fuertes ovaciones y apareció FOSFORO para colocar dos rosas, continuadas y en lo alto y un buen par a dos manos de las cortas, perfectamente reunidas y en perfecta reunión.

Hace unas fechas, en la corrida de Valladolid, cerrábamos la crónica dando un protagonismo negativo al juego de los toros que allí tocaron en suerte a Pablo. Hoy afortunadamente, el comentario debe ser favorable y nos alegra mucho, aquí, poder hablar de los toros…..para bien.