FECHA 18 de Septiembre de 2004
LUGAR Coliseo romano de Nimes, Francia
ENTRADA Casi lleno
TOROS
RESEÑA Pablo Hermoso de Mendoza (saludos y dos orejas)
Enrique Ponce (saludos y oreja)
Javier Conde (división y palmas)
CABALLOS UTILIZADOS

Primer toro de la Ganadería de Los Espartales, número 28, 487 Kg,: De sallida CURRO (2 rejones de castigo); en banderillas CHENEL (3 banderillas) y CAMPOGRANDE (2 banderillas); y para el último tercio FOSFORO (tres cortas, un rejón de muerte y un descabello).

Segundo toro de la Ganadería de Los Espartales, número 21, 496 Kg: De salida SAMURAI (2 rejones de castigo); en banderillas CAMPOGRANDE (2 banderillas) y CHICUELO (2 banderillas); y FOSFORO (tres rosas y un pinchazo y un rejón de muerte).

OTROS CABALLOS DESPLAZADOS

SULTAN, NATIVO y RANCHERO

   
 

Preciosa mañana en la ciudad francesa de Nimes y una gran entrada en el Coliseo romano, que rozó el lleno y que pudieron asistir al triunfo del caballero navarro Pablo Hermoso de Mendoza, quien al final del festejo, se convirtió en el máximo triunfador del mismo, abriendo la puerta grande del Coliseo.

Obtuvo dos orejas y pudieron ser tres, porque el público solicitó la oreja del que abrió plaza con mucha fuerza, pero la autoridad no la concedió. La faena había sido meritoria ante un toro que puso en aprietos a los caballos que intervinieron e incluso dio más de un susto, como el sufrido por CHENEL en la tercera banderilla, que podía haber tenido consecuencias, pero que afortunadamente quedó en nada.

El toro tenía transmisión, e incluso para el público, podía resultar hasta un buen toro, aunque para el torero y para los caballos resultó difícil, porque cortaba la salida a los caballos en la suerte y era sumamente certero a la hora de la verdad. En primera instancia CURRO ya sufrió un arreón a destiempo, cuando el caballo se colocaba, el toro se arrancó como un obús y solo la tremenda habilidad del equino le hizo escaparse de allí. Solventó con más dificultades de las previstas el tercio CURRO y cedió los trastos a su hermano CHENEL. Salida fulgurante del caballo castaño, ligando al toro a sus cuartos traseros y llevándolo a lo largo del ovalado anillo nimeño. El público respondía con alborozo a los galopes de CHENEL y a los remates o trincherazos por los adentros, jaleados incluso por los matadores en el callejón. El mayor problema venía en las banderillas, en las que el toro se hacía fuerte. CHENEL venció la pelea en las dos primeras, pero en la tercera fue cazado, como ya hemos dicho, sin más consecuencias que el susto. Dio paso Pablo a CAMPOGRANDE que reaparecía después de varios días en el dique seco por culpa de una leve molestia en una pata. Podemos decir que no era el mejor toro para el reencuentro, pero CAMPOGRANDE siempre dio la cara y aunque el toro no le ayudó, dejó destellos de su calidad, como posteriormente lo hizo FOSFORO en las banderillas cortas, colocadas en un ramillete y dando poco tiempo al toro a pensar. Medio rejón de muerte y un descabello acabaron con el toro de Los Espartales y dieron paso a una fuerte petición de oreja, no escuchada por el palco.

Se pudo resarcir Pablo con el quinto de la tarde, un toro que salió de chiqueros y no quería ni ver a SAMURAI. Una y otra vez Pablo lo encelaba en los medios, el toro daba una pequeña vuelta detrás del caballo alazán y huía de nuevo a tablas. Una y otra vez lo tuvo que sacar de su querencia con la cola del caballo, hasta que al final, el toro se desengañó y se dio por vencido y se quedó en los medios. Bien por SAMURAI que hoy estuvo en perfecto lidiador. Luego Pablo repitió a CAMPOGRANDE, que ahora con un toro con buen son, y con embestida cierta, pudo hacer diabluras entre los pitones del murubeño. Lo llevó, citándolo con el pecho y con la cara por donde quiso y cuando quiso y puso a la plaza en pie con su valor. Un caballo muy querido aquí es CHICUELO y eso se notó cuando apareció en la arena para, primero colocar al toro, segundo retirarse desde los medios caminando hacia atrás hasta llegar a las tablas y tercero para arrancarse hasta el toro, colocado en el mismo centro del ruedo y reunirse perfectamente. Luego vendrían las piruetas y los giros en la cara. Cuando Pablo sacó a FOSFORO el toro comenzaba a dar los primeros síntomas de rajarse, pero caballo y caballero lo sacaban de tablas y le colocaba tres rosas en tres pasadas consecutivas. También en este tercio hubo un pequeño susto al dudar FOSFORO en la cara del astado y mientras Pablo pretendía pasar para colocar una rosa, el caballo entendía que debía efectuar una pirueta, surgió la duda y llegó el susto, de nuevo, afortunadamente sin ninguna consecuencia. A pesar del pinchazo sin soltar en primera instancia, la verdad es que el rejón de muerte que dictaminó Pablo a este cuarto de la tarde, es de los que da gusto ver. En todo lo alto y con el toro rodando apenas unos segundos después de recibirlo. Dos orejas y nueva salida a hombros del Coliseo romano de Nimes.

   
 
 

APLAUSOS
Por Paul Hermé

PONCE, CONDE Y MENDOZA

Ambiente de gala, con una primera actuación de Pablo Hermoso de Mendoza templada y acertada con “Curro” de salida. Luego, brilló con las banderillas hasta que “Chenel” sufrió un varetazo. Final muy entretenido con “Campogrande” y “Fósforo”. En el cuarto, el centauro de Estella enceló muy bien a un toro distraído de salida que luego dio buen juego. Destacó con sus quiebros y piruetas, poniendo palos espectaculares y acertados. Dejó una vez más una muy buena impresión.

6 TOROS 6
www.6toros6.com
Por José Carlos Arévalo.

APERITIVO MATINAL

Llenazo, sol, bondad y toreo suavón. Como la templada mañana. Corrida descafeinada, de toros bravos, tanto los lidiados a caballo como los de a pie. Exhibición de Pablo Hermoso de Mendoza con “Chenel” y “Chicuelo”. Los potros también cumplieron. Me encantó “Campogrande”, que torea. Todo muy coreográfico, como en el ballet. Pero sin garra. El toro de rejones también debe dar miedo.