PREVIO FICHA RESEÑA GALERIA PRENSA
19/09/2004 MURCIA

 

Desde que debutó Pablo en la Feria de Murcia, en el coso de La Condomina, el 22 de septiembre de 1996, actuó de forma ininterrumpidamente hasta el año 2001, e incluso como en la temporada 1.999 ha actuado en otra corrida especial fuera de la Feria.

El día de su debut compartió cartel con Fermín Bohórquez y Luis y Antonio Domecq y lidió toros de Fermín Bohórquez, saludando en lidia individual y cortando dos orejas en la collera junto a Bohórquez, destacando en la monta de CAGANCHO y CHICUELO.

Al año siguiente, el 21 de septiembre, los hermanos Domecq dejaron sus lugares a Paco Ojeda y Andy Cartagena, siendo la misma ganadería de Bohórquez y con una oreja en su toro y vuelta al ruedo junto con Ojeda en la collera. También en esta ocasión Pablo montó a CAGANCHO.

Repitieron a los Bohórquez y el cartel el 20 de septiembre de 1998 y también el trofeo en lidia individual, no así en collera con Fermín Bohórquez que fueron silenciados. Ese día el toro que lidió Pablo en solitario produjo una cornada de veinte centímetros a CAGANCHO en su anca derecha, precisamente en el mismo lugar donde meses antes un toro había abierto sus carnes en Valencia. CAGANCHO fue intervenido en una clínica cercana y no reaparecería hasta la temporada siguiente.

La única corrida que actuó Pablo y que se celebró fuera de la Feria de Septiembre, fue el 4 de abril de 1999, y ahora los toros fueron de Flores Tassara y el cartel con Curro Bedoya, Luis Domecq, Antonio Domecq, Andy Cartagena y Paco Ojeda y también obtuvo Pablo una oreja. Paró a su toro a lomos de VITI en su primera temporada.

Ese mismo año en la Feria, el 19 de septiembre, volvían a ser fieles a los toros de Fermín Bohórquez y al cartel de Bohórquez, Hermoso, Ojeda y Cartagena, también repetía Pablo oreja en solitario, pero esta vez junto a Paco Ojeda en collera, conseguirían dos del sexto de la tarde.

El 17 de septiembre de 2000, el único cambio se produjo en los rejoneadores, entrando Martín González Porras por el retirado Paco Ojeda y de nuevo oreja en el toro individual y ovación en la collera con Bohórquez. Esa tarde Pablo montó a MAGRITAS, FUSILERO, CAGANCHO, CHICUELO, ALBAICIN y BORBA.

Toros de nuevo de Fermín Bohórquez el 16 de septiembre de 2001, ahora para Leonardo Hernández, Martín González Porras y Andy Cartagena, además del propio Pablo, que obtuvo una oreja en el toro que lidió en solitario, siendo silenciado en la collera que compartió con González Porras. Eran tiempos de caballos como LABRIT, TABASCO, ALBAICIN, DANUBIO, CHICUELO Y MARIACHI.

VER CARTEL

FECHA 19 de Septiembre de 2004
LUGAR Plaza de toros "La Condomina" de Murcia, España
ENTRADA No hay billetes
RESEÑA Fermín Bohórquez (palmas y oreja)
Pablo Hermoso de Mendoza (oreja y dos orejas)
Andy Cartagena (dos orejas y dos orejas y rabo)
TOROS
CABALLOS UTILIZADOS

Primer toro de la Ganadería de Fermín Bohórquez, número 123, 531 Kg,: De salida CURRO (2 rejones de castigo); en banderillas CHENEL (4 banderillas); y para el último tercio FOSFORO (tres cortas, un rejón de muerte tras pinchazo).

Segundo toro de la Ganadería de Fermín Bohórquez, número 106, 598 Kg: De salida SAMURAI (2 rejones de castigo); en banderillas CAMPOGRANDE (2 banderillas) y CHICUELO (2 banderillas); y FOSFORO (tres rosas, dos pares a dos manos y un rejón de muerte).

OTROS CABALLOS DESPLAZADOS

SULTAN, NATIVO y RANCHERO

 

Después de dos años de ausencia, Pablo regresaba al coso de La Condomina de Murcia y lo hacía en una tarde de máxima expectación, con el cartel de “No hay billetes” colocado en la taquilla y con una buena tarde en lo meteorológico y con Puerta Grande al final para el centauro navarro.

Y bien comenzó la tarde para el de Estella, con un buen toro de Bohórquez, al que midió y templó a lomos de CURRO, encelándolo en recortes muy en corto. Solamente le endosó un rejón de castigo para que llegase con fuerza al tercio de banderillas y se limitó a torearlo con la bandera, en ajustadas pasadas. Esa fuerza que el toro tenía, la aprovechó CHENEL que volvió a ejecutar un perfecto tercio de banderillas, con interminables galopes en los que la cola del equino, tapaba la cabeza del astado. Templado y torero, puso la emoción y el grito en los tendidos en cuatro banderillas muy arriesgadas, en las que amaga un quiebro, pero no quiebra, sino que toca el pitón contrario para salir toreando con el pecho. Fueron todas las banderillas, un canto al toreo frontal, al toreo de verdad, al toreo de bragueta, aunque se trate de un caballo. Para haber sido un tercio perfecto, solamente le falto un remate por los adentros a esas galopadas de costado, pero el toro, corría muy cercano a las tablas y eso fue imposible.

El riesgo de dejar un toro con un solo rejón de castigo, puede traer consecuencias en el último tercio y hoy pasó eso. El toro para la colocación de las banderillas cortas se había venido arriba y complicaba la ejecución de las mismas, en las incluso una cayó al suelo. Tampoco resultó fácil la ejecución de la última suerte, con el toro viniendo hacia el caballo con mucha fuerza, lo que provoca que el rejón de muerte, ante la velocidad de caballo y toro, se vaya trasero. Esto motivo que la cosecha de trofeos en este toro no fuese mayor, porque CURRO y CHENEL, lo cierto es que lo merecieron.

Y muy parecido, le sucedió en el segundo, el toro más grande de la corrida y el único malo de la gran camada que envió Bohórquez a Murcia. Un toro que por su volumen, a Pablo le pareció que no se iba a mover mucho y por eso solamente le colocó un rejón de castigo. El toro después de esto, se volvió reservón y complicado y puso las cosas muy difíciles a CAMPOGRANDE y CHICUELO. Ambos caballos estuvieron valientes y se la jugaron una y otra vez, ante un toro que les esperaba y les ponía en serios apuros. Si complicado fue el tercio de banderillas, casi imposible resultó la colocación de las rosas con el toro haciéndose dueño de la situación y Pablo y FOSFORO sin permitírselo. Pablo terco agarró un par de banderillas cortas a dos manos y demostrando quien mandaba en el ruedo, se las puso al toro tras varias pasadas en falso por la nula colaboración del astado. Cuando dejó el par en lo alto, la plaza se puso en pie para ovacionar la profesionalidad del estellés. Se auguraban complicaciones para el rejón de muerte, pero mira por donde, ahora el rejón entró hasta la bola y en lo alto e hizo que el Bohórquez doblara de inmediato, provocando el delirio en los tendidos y dos orejas para el navarro, al que incluso se le pidió tímidamente el rabo.

 

 

.

PREVIO FICHA RESEÑA GALERIA PRENSA

REGRESAR
PAGINA PRINCIPAL