PREVIO FICHA RESEÑA GALERIA PRENSA
23/09/2004 LOGROÑO

 

Logroño es una ciudad que ha tenido una influencia importante en la vida de Pablo Hermoso de Mendoza. Por motivos profesionales, su padre se desplazó a esta ciudad a principios de la década de los ochenta y Pablo, le acompañaba siempre que sus deberes escolares se lo permitían y posteriormente con dedicación plena, porque abandonó pronto los estudios. Fue precisamente en esta ciudad donde preparó sus dos primeros caballos de rejoneo CAFETERO y PEZANHA, dos ejemplares importantes en sus inicios.

Pero pese a este arraigo de Pablo con la capital riojana, sus actuaciones en su plaza de toros, han sido escasas, principalmente debido a que la Casa Chopera no programaba dentro de sus abonos ninguna corrida de rejones y por eso las cinco intervenciones del navarro en dicho coso han sido bien en corridas mixtas o en festivales.

Repasando su trayectoria en el antiguo coso logroñés (recordemos que la actual Plaza de "La Ribera" fue inaugurada hace apenas dos años), vemos que debutó el día 22 de septiembre de 1991, actuando en medio de un festejo junto a Francisco Ruiz Miguel, José Pedro Prados "El Fundi" y "Gallito de Alfaro". Pablo lidió un toro de Conde de Murça, que salió con pies y al que paró magistralmente con GIRALDA. Después el toro se paró en exceso y tuvieron que poner todo de su parte CAGANCHO y CAFETERO, para que al final Pablo diese una vuelta al ruedo, a única de la tarde.

Su primera oreja la obtuvo el 24 de septiembre de 19995, esta vez actuando junto a José Antonio Campuzano, Pedro Carra y Manuel Sánchez y obteniéndola de un toro de Martínez Elizondo que tampoco le dio facilidades. También en esta ocasión el caballo más destacado fue el de salida, en esta ocasión BUENAVENTURA y brillantes, ante el peligroso toro, estuvieron CHICUELO (en la foto), CAGANCHO y BORBA.

La tercera tarde de Pablo en Logroño, fue el 9 de junio de 1999, con motivo de un homenaje que el Club Taurino de Logroño brindaba al empresario de la Plaza, recientemente fallecido, Manuel Martínez "Chopera". Los protagonistas del festival fueron junto a Hermoso de Mendoza, el también rejoneador Nacho Ortega, de Logroño, los matadores Dámaso González, José Ortega Cano, Tomás Campuzano,, Pedro Carra y el entonces novillero Diego Urdiales. Esta fue la tarde más redonda de Pablo en Logroño, ante un buen toro de Campos Peña con el que bordó el toreo desde LABRIT, hasta MAZANTINI, pasando por CHICUELO y CAGANCHO y con los que consiguió obtener las dos orejas y el rabo de su oponente, tras lo cual, lo cierto es que la opinión pública de Logroño y el público en general, no se explican como tardó tanto tiempo en volver a Logroño.

El año 2002 debutó en la nueva Plaza de la Ribera, el día 23 de septiembre, con una gran expectación y el cartel de "no hay billetes" colocado. La corrida fue mixta y compartió tarde con Francisco Rivera Ordóñez y Miguel Abellán y lidió dos toros de Carmen Lorenzo. Pablo montó un auténtico lío con el buen toro que abrió plaza y al que cortó una oreja, con gran bronca a la presidencia por no conceder la segunda, pedida por una gran mayoría. Desgraciadamente el cuarto de la tarde, fue un toro manso, que no ayudó para nada a Pablo y con el que fue silencia. EBANO, FUSILERO, ALBAICIN, CAMPOGRANDE y MARIACHI fueron sus argumentos en una tarde donde por desgracia, el Presidente se convirtió en protagonista.

El 27 de septiembre de 2003 era un domingo que quedaba sin toros y fuera de lo que era el abono de Logroño, porque las fiestas en la capital riojana terminaban el día anterior. La Casa Chopera programó para ese día y por primera vez en Logroño, una corrida de rejones, con el portugués Antonio Ribeiro Télles, Pablo Hermoso de Mendoza y Sergio Galán, lidiando toros de Domínguez Camacho. La corrida fue un éxito de taquilla, con los tendidos llenos de público aficionados al caballo y al reclamo del caballista de Estella, que como suele ser habitual, no defraudó, y firmó una de las faenas cumbres de esa temporada, destacando el toreo en banderillas de GAYARRE y sobre todo de CAMPOGRANDE, aunque no hay que olvidar que también brillaron COYOTE, LABRIT, FUSILERO, CHICUELO y NATIVO (en la imagen de la izquierda). Pablo obtuvo dos orejas en el segundo de la tarde y fue ovacionado con el reservón y complicado quinto y se convirtió en el primer rejoneador que sale a hombros de la Plaza La Ribera de Logroño, por lo que su nombre ya estará para siempre ligado a la historia de esta plaza, al igual que lo está a la de Illumbe, de San Sebastián.

VER CARTEL

FECHA 23 de Septiembre de 2004
LUGAR Plaza de toros "La Ribera" de Logroño, La Rioja, España
ENTRADA No hay billetes
RESEÑA Pablo Hermoso de Mendoza (palmas y dos orejas)
Miguel Abellán (vuelta y pitos)
Sebastián Castella (2 orejas y silencio)
TOROS (1,4)(2,3,5,6)(1 bis)
CABALLOS UTILIZADOS

Primer toro de la Ganadería de Murube, número 37, 556 kg: De salida CURRO (1 rejón de castigo).

Primer toro bis, de la Ganadería de Los Espartales, número 10, 501 Kg: De salida CURRO (3 rejones de castigo); en banderillas CHENEL (3 banderillas); y para el último tercio FOSFORO (tres cortas, dos rejones de muerte).

Segundo toro de la Ganadería de Murube, número 4, 582 Kg: De salida SAMURAI (2 rejones de castigo); en banderillas CHENEL (2 banderillas) y CAMPOGRANDE (2 banderillas); y FOSFORO (dos rosas, un par de cortas a dos manos y un rejón de muerte).

OTROS CABALLOS DESPLAZADOS CHICUELO, RANCHERO y NATIVO

 

Por primera vez en la Feria se colocaba el cartel de No hay billetes en las taquillas de la moderna Plaza La Ribera de Logroño. La proximidad de esta localidad con Navarra y la buena temporada que Pablo está llevando a cabo, motivaron el espectacular lleno y el gran ambiente.

No obstante, nada bien comenzaba la tarde para Pablo Hermoso de Mendoza cuando la presidencia devolvía, sin motivo aparente, salvo cierta mansedumbre, a su primer toro de la ganadería de Murube a los corrales, tras un pinchazo con el primer rejón de castigo.

Salió un sobrero de Los Espartales, incierto, manseando y que nunca colaboró con el navarro, que todo hay que decirlo, tampoco tuvo una buena actuación en este primero. Tras un tercio de salida bastante irregular, lo más brillante ocurrió con CHENEL, aunque sin alcanzar el nivel de las últimas tardes, en gran medida por el poco lucimiento del toro. Embestía en cortas galopadas y cuando CHENEL lo comprometía mucho, pero en el momento que se habría el espacio entre ambos, el toro se paraba. Lo más emocionantes la ejecución de las banderillas, donde el caballo daba las ventajas al toro. También hubo emoción en las banderillas cortas y parecía que la faena se venía arriba, pero con el de muerte se estropeó todo. El mal tercio de salida pasó factura, y el toro llegó al último tercio muy fuerte, dificultando la ejecución de los rejones de muerte, y haciendo que en ese segundo intento el toro quedara descordado.

Pero en los peores momentos es cuando hay que sobreponerse y cuando las figuras deben demostrar lo que tienen dentro. Y Pablo, en Logroño, lo demostró, ante un cuarto toro que salió abanto y sin fijeza en SAMURAI. Le costó mucho encelarlo y que se fijara en el caballo, pero a puro tesón lo metió en la muleta de la bandera y lo dejó con un buen son para que Pablo, volviera a repetir a CHENEL, casi inédito en el primero, y comenzar una faena de auténtico alboroto. No fueron galopadas largas, porque el toro se desengañaba y no embestía con continuidad. No obstante tenía más emoción que el anterior y lo aprovechó CHENEL, sobre todo para pegar uno de sus habituales trincherazos por los adentros, en los que no nos explicamos como el toro no llegó a tocar al castaño. Pero lo mejor, la verdadera locura en los tendidos, la protagonizaría un caballo que ya el año pasado armó un lío aquí en Logroño: CAMPOGRANDE. Superó todo lo superable, se metió en unos terrenos de los que nadie se explica como puede salir indemne. Giró una y otra vez entre los pitones, metiendo su cara entre ellos y amenazando con morder el testuz del Murube. Incluso hubo momentos en los que se quedó parado, a escasos centímetros en unos desplantes que nunca habíamos visto en el toreo a caballo. En Logroño pudimos asistir a los mejores momentos de este caballo desde que Pablo lo saca a una plaza de toros. Con Pablo más centrado y más tranquilo que el primero, parece que también esa tranquilidad se la transmitió a FOSFORO que colocó dos rosas en lo alto del morrillo. Después colocó al toro en los medios, se fue a tablas y desde allí se enfrentó al toro para colocarle dos banderillas cortas a dos manos. Esta vez el rejón de muerte fue como tiene que ser, letal e instantáneo y la alegría se desbordó. Incluso hubo leve petición de rabo.

 

 

.

PREVIO FICHA RESEÑA GALERIA PRENSA

REGRESAR
PAGINA PRINCIPAL