Iniciando un intenso fin de semana, este viernes 15 de octubre Pablo Hermoso de Mendoza pisará una vez más el albero del señorial coso “El Relicario Joselito Huerta” en la bella capital poblana, participando en un festejo nocturno mixto al lado de los espadas aztecas Eulalio López “Zotoluco” y Alfredo Gutiérrez, quienes despacharán un encierro procedente de las dehesas de José Marrón.

La única vez que no se acabó el papel en esta ciudad, en una presentación de Hermoso de Mendoza, fue precisamente la de su debut el día 11 de diciembre de 1999 cuando lidió toros de la Viuda de Ochoa junto a Mariano Ramos y Marco Antonio Camacho, obteniendo una oreja en su primero y dando la vuelta al ruedo en su segundo.

La expectación ya era máxima en su segunda actuación, el día 19 de noviembre de 2000, ahora con toros de Piedras Negras y partiendo plaza con Uriel Moreno "El Zapata" y Jerónimo, saliendo a hombros al final del festejo tras haber obtenido una oreja de cada uno de sus enemigos, con la colaboración esa tarde de LABRIT, TABASCO, DANUBIO, VITI, ALBAICIN, CHICUELO y BORBA.

Igualmente abandonaría "El Relicario" a hombros el 10 de febrero de 2001, cuando obtuvo dos orejas de un toro de El Vergel, siendo testigos en esa ocasión Mariano Ramos e Ignacio Garibay y utilizando los siguientes caballos LABRIT, TABASCO, CAGANCHO, DANUBIO, CHICUELO, VITI y MARIACHI.

El 13 de octubre de 2001, Pablo montó a LABRIT, CAGANCHO, TABASCO, ALBAICIN, CHICUELO y MARIACHI (foto superior) y obtuvo una oreja ante toros de Mariano Ramírez, si bien la nota negativa de esa tarde fue la cornada sufrida por CAGANCHO en el primer toro de la tarde y que ya pesó como una losa en la actuación del navarro. Manolo Mejías y Rafael Ortega completaron la tarde.

Pablo regresaba a Puebla, el 17 de febrero de 2002, para volver a obtener dos orejas de un toro de Piedras Negras y ser ovacionado en el otro, abandonando el ruedo a hombros junto a Uriel Moreno "El Zapata" y como testigos la rejoneadora Mónica Serrano y el matador de toros Leopoldo Casasola. La foto ilustra precisamente ese momento. En aquella ocasión Pablo montó a RONCAL (entonces conocido como LIPIZANO), FUSILERO, DANUBIO, LABRIT, CHICUELO, VITI y MARIACHI.

Dentro de este mismo año y temporada, se presentó el día 25 de octubre, junto a los matadores Eulalio López "Zotoluco" y Paco González y el joven rejoneador Horacio Casas, lidiando un toro de San José y otro de Refugio Peña, a éste último consiguió Pablo tumbarle las dos orejas, mientras que con el de San José escuchó división de opiniones al descordar con el rejón mortal. En este festejo nocturno Pablo triunfó a lomos de RONCAL, MONTERREY, CHICUELO, ALBAICIN, MAZANTINI y MARIACHI.

Menos de dos meses después tendría lugar la siguiente actuación del coloso de Estella en la arena poblana. El 7 de diciembre de 2002, en punto de las cuatro de la tarde, se abría la puerta de cuadrillas para que por ella apareciera Pablo, acompañado esta vez por su compatriota, el diestro hispano José Miguel Arroyo "Joselito", además de Oscar San Román y el joven tlaxcalteca Rubén Ortega quien tomaría la alternativa. Hermoso de Mendoza lidió dos bureles de Refugio Peña, de los que obtuvo un total de tres trofeos, dos en el primero de su lote y uno en su segundo, sumando así su quinta Puerta Grande en el Relicario poblano (imagen derecha). Los caballos que utilizó esa tarde el navarro fueron: RONCAL, ALBAICIN, DANUBIO, MARIACHI, MONTERREY, FUSILERO Y GAYARRE.

El 24 de octubre de 2003, Pablo obtuvo su sexta Puerta Grande en El Relicario al cortar tres orejas y volver a provocar una gran entrada. El navarro hizo el paseíllo al lado de los matadores Rafael Ortega y Uriel Moreno "El Zapata", lidiando bureles procedentes de Los Encinos y Pilar Labastida. Los caballos que vieron acción esa tarde fueron FUSILERO, GAYARRE, CAMPO GRANDE, NATIVO, CHACAL, LABRIT y CHICUELO.

Menos de dos meses después, el 20 de diciembre, tendría lugar la que hasta la fecha es la última actuación del coloso español en la angelopolís. Acompañado en el cartel por Jorge Gutiérrez y Jerónimo, Pablo se enfrentó a un toro de Refugio Peña y a otro de Bernaldo de Quirós, llevándose de ambos un apéndice para lograr hilvanar su séptima Puerta Grande en esta plaza. Para esta ocasión tuvieron llamado: CHACAL, GAYARRE, FOSFORO, FUSILERO, LABRIT, CHICUELO y NATIVO.
 
FECHA 15 de Octubre de 2004
LUGAR Plaza de toros "El Relicario Joselito Huerta" de Puebla, México
ENTRADA No hay billetes
TOROS
RESEÑA Pablo Hermoso de Mendoza (silencio y oreja)
Eulalio López “Zotoluco” (silencio y palmas)
Alfredo Gutiérrez (silencio y palmas)
CABALLOS UTILIZADOS

Primer toro de la Ganadería de José Marrón, número 55, de nombre CRIOLLO, 479 Kg. De salida CURRO (3 rejones de castigo); en banderillas DE PAULA (3 banderillas); y para el último tercio FOSFORO (3 cortas y un rejón de muerte tras pinchazo).

Segundo toro de la Ganadería de José Marrón, número 42, de nombre PERICO, 480 Kg. De salida SAMURAI (2 rejones de castigo); en banderillas CHENEL (3 banderillas) y FUSILERO (2 banderillas); y para el último tercio FOSFORO (2 rosas, un par de banderillas a dos manos y 1 rejón de muerte tras un metisaca

OTROS CABALLOS DESPLAZADOS

CERVANTES y CALE

La pertinaz lluvia que caía desde la tarde, aunada al clima frío tan característico en esta región, no representaron impedimento alguno para que El Relicario Joselito Huerta presentara en punto de las ocho de la noche una imagen esplendorosa con impactante lleno en todas sus localidades. El público asistente esperaba disfrutar de una gran noche de toros, desafortunadamente el resultado numérico no fue el esperado, con un solo apéndice cortado por Pablo Hermoso de Mendoza, si bien en lo artístico el festejo fue por demás entretenido.

El encierro de José Marrón no colaboró mucho en la fiesta, desarrollando la mayoría de los bureles complicaciones a lo largo de la lidia. Tal fue el caso de los dos ejemplares que le correspondieron al centauro español. El primero de ellos, un berrendo en cárdeno de bonita lámina, fue un toro que nunca se empleó en el ruedo, iba al paso, sin entregarse, con una carencia total de transmisión y para completar la dificultad tendía a taparse, especialmente por el pitón derecho. Hermoso de Mendoza pudo corroborarlo desde los tanteos iniciales con CURRO, decidiendo castigarle con tres rejones que le hicieron sangrar profusamente. Ese quebranto lejos de limar sus asperezas derivó en mayores complicaciones por lo que DE PAULA tuvo que rifarse el físico, al igual que su jinete para lograr colocarle las banderillas, todas ellas limpiamente ejecutadas. FOSFORO fue el que lució más, especialmente en las cortas, desafiando al de Marrón y dejándose llegar muy cerca al ya muy aplomado astado, circunstancia que añadió complicaciones a la hora de la suerte suprema, requiriéndose de un rejón en buen sitio, tras pinchar en la primera oportunidad, pata terminar con el deslucido burel.

El segundo del estellés tampoco fue fácil, manso, buscando siempre las tablas. Solo la sapiencia del navarro pudo lograr sacarle progresivamente de su querencia y construirle la faena. SAMURAI fue el encargado de recibirlo y de batallar, dándole la ventaja de los terrenos para poder castigarle. CHENEL quiso poner calor a la noche, y si bien el toro no empujaba para templarle de costado, el castaño lo enfrentó, pudiéndole, desengañándole, y dejándole tres palitroques con gran clase, especialmente uno de ellos, lo mejor de la noche, de adentro hacia fuera, aguantándolo, toreándolo una barbaridad en la reunión y despidiendo la suerte como lo que es, un caballo fuera de serie. El toro mejoró un poco y Pablo lo aprovechó perfectamente con FUSILERO en dos banderillas más que proyectaron emoción al tendido, celebrando el público las piruetas del de Río Frío que resultaron toda una pintura. El ánimo del público subió aún más de nivel con dos rosas a lomos de FOSFORO, seguidas de un par a dos manos que pareció ser en cámara lenta por lo despacio que se ejecutó, dejando todo listo para rematar la obra, disponiéndose Hermoso de Mendoza a sepultar el rejón de muerte, solo que al momento de la reunión el toro se le frenó y el resultado fue un metisaca que impidió al estellés llevarse las dos orejas. Si bien, en el segundo intento el acero entró hasta la empuñadura, por lo que se pidió con fuerza la oreja, misma que fue concedida por la autoridad y que convirtió al caballero en plaza en el virtual triunfador del festejo.

Por cierto, Alfredo Gutiérrez brindó la muerte del sexto de la tarde al centauro navarro, quien agradeció especialmente la deferencia de su compañero de cartel.

Ir a Google
ACTUACIONES
10
TOROS
LIDIADOS
20
TROFEOS
OBTENIDOS
19 orejas
PUERTAS
GRANDES
7