La perla tapatía, como se le conoce a esta bella metrópoli del occidente de México, cuenta con la segunda plaza en importancia del país, "El Nuevo Progreso", en cuyas gradas se da cita una de las aficiones más entendidas y, por ende, exigentes de cuantas se puedan encontrar en el mundo taurino tanto de América como de España.

Ante este especial conclave comparecerá el próximo domingo 17 de octubre Pablo Hermoso de Mendoza, tomando parte en el festejo que marcará el inicio de la temporada 2004-2005 en el albero de la Calzada Independencia, enmarcado también dentro de las tradicionales Fiestas de Octubre que se celebran en la capital jalisciense.

El centauro español intentará nuevamente lograr satisfacer el gusto e interés de la afición tapatía que le vio por vez primera el día 20 de noviembre de 1999 y fue precisamente esa su segunda actuación en tierras mexicanas. Lidió toros de San Marcos junto a Eulalio López "Zotoluco" y Fernando Ochoa, dando una vuelta al ruedo en su primero y obteniendo una oreja de su segundo.

No pasó apenas un mes, para que Pablo volviese al Nuevo Progreso, más concretamente el 12 de diciembre del mismo año, esta vez en un festejo de rejones, con toros de Mariano Ramírez, para Lorenzo Cue, Giovanni Aloi, Pablo y Antonino López, obteniendo una oreja en solitario y saludando desde el tercio en la collera con Cue. Pese a lo parco en trofeos, ambas tardes de Pablo Hermoso de Mendoza ese año en Guadalajara, dejaron un gran sabor de boca en los aficionados y críticos, hasta el punto que fue declarado máximo triunfador de la Temporada en la Plaza Nuevo Progreso.

Con estos argumentos comenzó la siguiente temporada, y al amparo de Pablo, se consiguió llenar, como no se conseguía hace años, las gradas del coso tapatío. Con un ambiente totalmente de gala, el 12 de noviembre de 2000 hacían el paseíllo Pablo Hermoso de Mendoza, Oscar San Román y Enrique Espinosa "El Cuate", que se enfrentaron a toros de Montecristo. Con su primero Pablo, no tuvo suerte con el rejón de muerte que tocó la médula del toro, y escuchó división de opiniones, lo cual, lejos de achicarlo, lo enrabietó, y en su segundo salió dispuesto a todo, y así consiguió cortar dos orejas y salir a hombros por primera vez de esta Plaza. Los caballos esta tarde fueron LABRIT, MAGRITAS, CAGANCHO, CHICUELO, ALBAICIN, DANUBIO y BORBA.

El 25 de marzo de 2001, fue una fecha señalada en la carrera de Pablo, porque volvía a Guadalajara, pero además en ese marco, despedía su histórica temporada en México, tras sesenta y cuatro actuaciones por todo el territorio mexicano y con un tremendo éxito de público y en lo artístico. El cartel para esa tarde, mitad mexicano, mitad hispano, lo componían Pablo Hermoso de Mendoza, Fernando Ochoa, Alfredo Gutiérez y Antonio Barrera, con toros para caballo de Fernando de la Mora y a pie de Pilar Labastida. Montando a LABRIT, TABASCO, CAGANCHO, CHICUELO, ALBAICIN, DANUBIO y MARIACHI fue silenciado en su primer toro y en su segundo, que brindó a toda su cuadrilla, apoderados, caballerangos...Pablo obtuvo las dos orejas con fuerte petición de rabo, que la presidencia no concedió y fue sacado a hombros por su propia cuadrilla.

Ese mismo año regresó a Guadalajara el 11 de Noviembre de 2001, también con lleno en los tendidos numerados y lidiando un toro de Fernando de la Mora, con el que escuchó palmas y otro de Santa Bárbara, del que obtuvo una oreja con petición de la segunda. Completaron el cartel Alfredo Lomelí y Alfredo Gutiérrez y los caballos empleados en esa tarde fueron LABRIT, TABASCO (foto superior), ALBAICIN, FUSILERO, DANUBIO, CHICUELO y MARIACHI.

El 3 de marzo de 2002, se produjo la siguiente actuación del navarro en esta plaza, ahora junto a Alfredo Gutiérrez y Antonio Bricio y con toros de De Santiago, ante los que cosechó una oreja en el cuarto, siendo silenciado en el primero, montando en ambos toros a LABRIT. CAMPO GRANDE, ALBAICIN, VITI, DANUBIO, CHICUELO y MARIACHI.

No regresaría Hermoso al coso de la Colonia Monumental sino hasta el 10 noviembre de 2002. El cartel lo integraban aparte del caballero en plaza los matadores Oscar San Román y José María Luévano, despachando toros de la dehesa de Vistahermosa. Una vez más los tendidos se llenaron y el navarro correspondió a la afición entregándose ante dos toros que no le pusieron las cosas fáciles, terminando por cortar una oreja de su segundo. EBANO, LABRIT, CAMPO GRANDE (imagen derecha), MAZANTINI, RONCAL, ALBAICIN, CHICUELO y MARIACHI fueron los equinos que tuvieron participación esa tarde.

La historia de Pablo en El Nuevo Progreso continuó el 16 de febrero de 2003, cuando actuó en la corrida programada como parte de las celebraciones por el aniversario de la fundación de la Ciudad. Ante otra excelente entrada hicieron el paseíllo además del navarro los diestros aztecas Fermín Spínola y Alejandro Amaya, como responsables de despachar un serio encierro de las dehesas de Teófilo Gómez. Hermoso de Mendoza no tuvo mayor suerte en su primero, a pesar de que en todo momento intentó hacerle fiesta. Pero con su segundo dió una catédra de torero a caballo ante un astado que en sus manos se vio mejor de lo que era, despenándolo de un extraordinario rejonazo para cortarle las dos orejas, convenciendo de nuevo a la afición y cruzando a hombros la Puerta Grande de la plaza tapatía. Para lograrlo contó con la colaboración de RONCAL, DANUBIO, CHICUELO, CHACAL, MONTERREY, FUSILERO, GAYARRE y CERVANTES.

Y así llegamos al que hasta ahora es el último capítulo escrito por el estellés en la arena tapatía, el cual tuvo lugar el 15 de febrero del presente año, de nuevo tomando parte en la corrida que formaba parte de los festejos de aniversario de la metropoli. Le acompañaron en el cartel los jovenes matadores José María Luévano y Antonio Bricio, correspondiéndole al navarro un astado de Bernaldo de Quirós y otro de Reyes Huerta, Esta ha sido la única ocasión en la que Pablo no ha podido tocar pelo en la perla tapatía, recibiendo en sus dos turnos sendas ovaciones de un público entregado que valoró el actuar de Hermoso de Mendoza y de su cuadra integrada por: LABRIT, NATIVO, CERVANTES, CURRO Y FUSILERO.

 
FECHA 17 de Octubre de 2004
LUGAR Plaza de toros Nuevo Progreso de Guadalajara, Jalisco, México
ENTRADA Tres cuartos de plaza
TOROS
RESEÑA Pablo Hermoso de Mendoza (oreja y silencio)
Miguel Espinosa “Armillita” (división y división)
Guillermo Martínez (palmas y oreja)
CABALLOS UTILIZADOS

Primer toro de la Ganadería de Fernando de la Mora, número 156, de nombre CONGRESISTA, 540 Kg. De salida CURRO (2 rejones de castigo); en banderillas CHENEL (4 banderillas); y para el último tercio FOSFORO (3 cortas y un rejón de muerte).

Segundo toro de la Ganadería de Fernando de la Mora, número 202, de nombre ARTILLERO, 505 Kg. De salida SAMURAI (2 rejones de castigo); en banderillas FUSILERO (2 banderillas) y CAMPO GRANDE (2 banderillas); y para el último tercio FOSFORO (3 rosas, 2 pares de banderillas a dos manos, 2 rejones de muerte y 1 golpe de descabello).

OTROS CABALLOS DESPLAZADOS

CALE, CERVANTES y DE PAULA

Para quienes estuvimos presentes esta tarde en la Nuevo Progreso de Guadalajara, el hablar del resultado numérico del festejo, donde Pablo Hermoso de Mendoza se llevó una oreja; es totalmente intrascendente ya que este apéndice no refleja en lo más mínimo la calidad de tarde que brindó el jinete estellés.

Iniciaremos consignando que al navarro le correspondió el peor lote del encierro enviado por el ganadero Fernando de la Mora. Dos toros mansos, el segundo de ellos de solemnidad; distraídos y con las dificultades propias que la falta de casta representa para el toreo a caballo. Todas estas circunstancias fueron vencidas por el magisterio del coloso español, que en ambos casos tuvo que enseñarles primero el camino de embestir a sus oponentes, concediéndoles después la ventaja de los terrenos que pedían, colocándolos a la perfección para iniciar los cites y aprovechando cualquier ímpetu que los bureles mostraban en pos de los caballos para consumarlas, haciéndolo con toda la torería posible.

A su primero, un berrendo, el tercer toro de esta pinta que lidia en corridas consecutivas, lo recibió montando a CURRO, debiendo batallar para meterlo a la cola del castaño que regó con su clase la arena tapatía, describiendo círculos perfectos mientras se hacía con la embestida del astado. Quebrantado con dos rejones y centrado ya en las cabalgaduras toco el turno a CHENEL, el hijo de Gallo que hoy ha tenido su mejor tarde en lo que va de la temporada, completamente asentado y adaptado ya a la embestida de los toros mexicanos, el castaño galopó perfectamente de costado, templando estupendamente a un toro que no era fácil ya que tendía a frenarse; CHENEL lo llevo cosido a su grupa alrededor del anillo, poniendo de pie al público asistente. Esta preparación derivó en cuatro banderillas de perfecta ejecución, en los terrenos internos del tercio que era donde el toro empujaba más, quebrando a milímetros del toro, recreándose en la suerte y saliendo de ella con una elegancia fuera de serie. Gran actuación del joven caballo que dejó su lugar a FOSFORO para las cortas, abalanzándose prácticamente sobre el berrendo que cada vez se quedaba más corto, como se evidenció a la hora en que Pablo intentó entrar por uvas, logrando a pesar de ello dejar tres cuartos de ración de acero en sitio, suficientes para que doblase el de Fernando de la Mora. Se pidieron con fuerza las dos orejas para premiar al rejoneador español, pero la autoridad solo concedió una, misma que Hermoso de Mendoza paseó con orgullo dando la vuelta triunfal al ruedo entre la aclamación unánime del público que con tres cuartos de plaza hizo una gran entrada dados los antecedentes de este escenario taurino.

El quinto de la tarde salió tan distraído al ruedo que dio la impresión de estar reparado de la vista, ya que incluso Pablo le pasó muy cerca y el animal ni se inmutó. Solo comenzó a entender de lo que se trataba cuando sintió en sus carnes el rejón de castigo que Hermoso de Mendoza le colocó, arriesgando enormidades, montando a un valiente SAMURAI, que acto seguido le repitió la dosis, sometiéndole con elegancia. Aún con ello el burel continuó totalmente distraído por lo que nadie en la plaza albergaba la más mínima esperanza de que el navarro pudiese cuajar una faena con lucimiento. Pero la voluntad, el deseo de agradar y sobretodo el extraordinario conocimiento que el jinete tiene de los secretos de la lidia, obraron en su conjunto el milagro y los asistentes al Nuevo Progreso fueron atestiguando con emoción como el maestro navarro le armó la fiesta al de Fernando de la Mora, primero con FUSILERO, consintiéndolo, mimándolo, pisándole los terrenos y obligándolo prácticamente a embestir; posteriormente CAMPO GRANDE lo enfrentó mientras le acortaba cada vez más las distancias, ofreciéndole su cara y su pecho como anzuelo para provocar que se arrancara. Momentos de torería que arrancaron los oles de la tribuna e hicieron que incluso el público nuevamente se pusiera de pie. Luego, con FOSFORO en el ruedo, proseguiría la emoción con tres rosas de exacta colocación en el morrillo y dos extraordinarios pares de banderillas a dos manos, consumando en ambos la reunión al estribo e igualando perfectamente. Por ello fue una verdadera lástima que el rejón de muerte cayese algo bajo y contrario cuando Hermoso de Mendoza intentaba rematar la faena de su segundo, ya que con ello se esfumó la oportunidad de coronar una obra maestra de torería y de paso sumar otros dos apéndices que le hubieran abierto de par en par la Puerta Grande del difícil coso tapatío.

De cualquier forma ha sido una actuación de gran nivel la ofrecida por el coloso de Estella, quien al inicio del festejo atestiguó la alternativa del torero local Guillermo Martínez de manos de Miguel Espinosa “Armillita”.

Ir a Google
ACTUACIONES
10
TOROS
LIDIADOS
20
TROFEOS
OBTENIDOS
12 orejas
PUERTAS
GRANDES
3
 

Hermoso... La espectacularidad

Hablar de Pablo Hermoso de Mendoza para mí, es hablar de un torero de a caballo que siendo consumado jinete y dominando el oficio conociendo los terrenos que hay que pisar, a donde ir y cuando, se puede resumir también en un soberbio lidiador que sabe apreciar las condiciones de sus toros y busca a por todas al máximo lucir.
Los dos toros con más cuajo y edad, -- parecieron abuelos de varios de los de la lidia de a pie --, romos de sus defensas como es lo tradicional, le tocaron a él que ahora sí viene alternando en turno con los espadas respetando orden y sitio, fueron de condiciones disímbolas, toda vez que el berrendo lucero y botinero acometía y repetía, como su segundo pleno de mansedumbre, -- aunque algunos se fueron con la finta de que estaba reparado de la vista --, fué prácticamente una mesa, y el caballero navarro hizo gala de suertes, giros, encelamiento al cabalgar de lado y clavando rejones a una mano, rosas y dos pares de banderillas a dos manos que fueron "el no va más...".

Mural

De toro un poco

Hermoso de Mendoza brindó una clase de lo que es manejar el caballo. El rejoneador navarro cortó una oreja con su primero al emocionar con "Curro", con el que clavó dos rejones; siguió con "Chenel", con el que clavó cuatro banderillas de gran calidad y cerró con "Fósforo", con el que mató desde el caballo para llevarse el apéndice.

Con su segundo desbordó pasión y levantó al público de sus asientos, pero falló con la espada y se tuvo que conformar con salir al tercio.

Ocho columnas

Los Protagonistas

El «Maestro Navarro», Pablo Hermoso, de verdad que tiene privilegios que sólo Dios concede, ya que con maestría y sabiduría taurina resolvió la papeleta para salir triunfador en su primero con el corte de una oreja.

En su segundo mostró toda la experiencia que tiene y el dominio de las distancias en todos los terrenos, cuajando una faena emotiva; fallo con la hoja de peral y se le fue el triunfo grande, pero el corazón de la gente está con el navarro.

El Occidental

Pablo Hermoso y Memo Martínez cortaron oreja

Reapareció Pablo Hermoso de Mendoza, si bien ya no llena las plazas, sigue convocando mucho público, pero sobre todo sigue vigente, hoy me ha llamado la atención su inteligencia e imaginación, su conocimiento del público mexicano es amplia y exacta, recursos en el momento adecuado para un público de carácter lúdico que hoy han sido más de maestría ecuestre que de tauromaquia refinada, no hubo colaboración abierta de los toros pero Pablo estuvo esforzado, ha cortado una oreja a su primero y por poco le corta otra a su segundo gracias a la magia de su toreo que depende de la maestría; rejones de castigo, banderillas a una y dos manos, banderillas cortas y las rosas, han estado presentes dentro de la variedad de este diestro que siempre tiene a mano, algo nuevo, algo fresco, algo inesperado, no estuvo acertado a la hora de matar, creo que en Pablo, la disciplina es poder y vaya que lo aprovecha.