La presentación de Pablo Hermoso de Mendoza en este albero tuvo lugar el día 8 de enero de 2000, recién regresado de su periplo colombiano, reaparecía de nuevo en México, en una corrida televisada, junto a Gerardo Trueba y el local José Antonio Hernández, lidiando toros de Javier Garfias. Esta fue una de las tardes más redondas de Pablo en tierras mexicanas, cortando dos orejas y rabo de su primero y dos orejas de su segundo, dando una magistral lección de toreo a caballo que se pudo ver por la pequeña pantalla desde todos los puntos del país y comenzando una sensacional racha de trofeos.

Esa sensacional actuación llevó a la empresa a repetirlo en un cartel apenas un mes después, el 18 de febrero de 2000, esta vez en una corrida mixta junto a los matadores Jorge Gutiérrez y Fernando Ochoa y con toros de Marcos Garfías, al primero de su lote, Pablo lo desorejó, siendo ovacionado en su segundo astado.

Volvería a San Luis Potosí, ese mismo año, pero ya dentro de otra temporada, la 2000-2001, y fue el 20 de Noviembre de 2000, con el mismo cartel de su presentación, pero esta vez con toros de Mariano Ramírez, obteniendo también dos orejas de su segundo astado. Este triunfo lo obtuvo Pablo montando a LABRIT, TABASCO, CHICUELO, VITI, ALBAICIN, DANUBIO y BORBA.

La cuarta actuación de Pablo en la Plaza El Paseo, fue precisamente el primer día de este siglo, el 1 de enero de 2001, y además se celebraba el centenario de la primera corrida que se había dado en dicho coso, el 1 de enero de 1901. Pero el festejo se vino al traste por el pésimo juego de los toros de Claudio Huerta, así como por el mal estado del piso, que hizo que los caballos resbalasen en varias ocasiones, incluso que MARIACHI rodara por los suelos cuando se disponía a clavar una corta. Esa circunstancia, hizo también que el navarro abreviara incluso en el número de caballos que utilizó y solamente salieron a la arena, o mejor dicho al lodazal, LABRIT, QUECHUA, CHICUELO, DANUBIO y el mencionado MARIACHI. Así Pablo escuchó palmas en su primero y fue ovacionado por su entrega y riesgo en su segundo. El cartel lo completaban el rejoneador local Jorge Hernández Andrés III y los matadores Oscar San Román y Fernando Ochoa, que también se estrellaron ante el nulo juego de los de Claudio Huerta.

Ese mismo año volvería a actuar el día del Aniversario de la Revolución, el 20 de Noviembre de 2001, de nuevo en un cartel totalmente de rejones, junto a José Miguel Fernández, Eduardo Cuevas y el hispano Martín González Porras, quienes se enfrentaron a un gran encierro de Vistahermosa. Pablo volvió a demostrar su nivel en San Luis Potosí, y dibujó dos grandes faenas, premiadas con dos orejas y con dos orejas y rabo, gracias también a la labor de LABRIT, TABASCO, FUSILERO (templando de costado en la imagen), CHICUELO, DANUBIO, ALBAICIN y MARIACHI.

Los mismos caballos, con la única sustitución de CAMPO GRANDE por el ya entonces fallecido TABASCO, fueron los que tomaron parte el 2 de marzo de 2002, y de nuevo Pablo pudo triunfar ante dos buenos toros de Javier Garfias, de los que obtuvo tres orejas, siendo compañeros de cartel, la rejoneadora Mónica Serrano y los matadores Fernando Ochoa y Leopoldo Casasola. Las fotos de la izquierda corresponden a esta tarde y en ellas podemos ver a DANUBIO en acción y a Pablo Hermoso de Mendoza y el ganadero Javier Garfias dando juntos la vuelta al ruedo tras la muerte del quinto toro de la tarde.

Así llegamos a la tarde del sábado 30 de noviembre del 2002, en la séptima actuación de Pablo Hermoso de Mendoza en la Plaza de Toros de San Luis Potosí, compartiendo cartel en esa ocasión con el también rejoneador español Fermín Bohórquez y los caballistas mexicanos Antonio Ortega y Eduardo Cuevas, despachando un complicado encierro de Pinares. El coloso español cuajó al sexto de la tarde una de sus mejores faenas en suelo mexicano, pletórica en dominio y arte, solo que la malogró con el rejón de muerte por lo que salió del coso potosino con solo una oreja de su primero. El equipo equino que le ayudó en esta fecha estuvo compuesto por: RONCAL, ALBAICIN, DANUBIO. MAZANTINI, MONTERREY, LABRIT, CHICUELO y MARIACHI.

De nueva cuenta en un 20 de noviembre, ahora de 2003, el esteta navarro pisaría el albero potosino, formando parte de un cartel mixto al lado de José María Luévano y Mario Zulaica ante toros de Marcos Garfias. Hermoso de Mendoza conquistó de nuevo la Puerta Grande al tumbarle las dos orejas al segundo de su lote, destacando un inspirado CAMPO GRANDE en esta faena, además de sus compañeros CHACAL, NATIVO, CHICUELO, LABRIT y FUSILERO.

Cerramos este recuento histórico con la que hasta la fecha es la última actuación de Hermoso de Mendoza en El Paseo Fermín Rivera; el 21 de marzo de este 2004, corrida que marcaba para Pablo el cerrojazo de su temporada 2003-2004 por suelo americano. El navarro puso el broche de oro al sumar una nueva Puerta Grande, llevándose los dos apéndices de su segundo, merced a una entregada faena en donde sobresalieron GAYARRE, FUSILERO y REBUJO. Completaron el cartel los rejoneadores locales José Antonio Hernández y jorge Hernández III, que esa tarde tomó la laternativa, lidiándose astados de Puerta Grande. Los demás caballos utilizados por el coloso español fueron: CURRO, CHENEL, SAMURAI, NATIVO y SULTAN.
 
FECHA 20 Noviembre de 2004
LUGAR Plaza de toros El Paseo Fermín Rivera de San Luis Potosí, México
ENTRADA No hay billetes
TOROS
RESEÑA Pablo Hermoso de Mendoza (silencio y pitos)
José María Luévano (silencio y vuelta al ruedo)
Mario Zulaica (dos orejas y dos orejas).
CABALLOS UTILIZADOS

Primer toro de la Ganadería de Jorge Hernández Andrés, número 7, de nombre PORTUGUES, 475 Kg. De salida CURRO (2 rejones de castigo); en banderillas CHENEL (2 banderillas) y CHICUELO (2 banderillas); y para el último tercio FOSFORO (3 cortas y 1 rejón de muerte).

Segundo toro de la Ganadería de Jorge Hernández Andrés, número 18, de nombre GALAN, 491 Kg. De salida SULTAN (2 rejones de castigo); en banderillas FUSILERO y CAMPO GRANDE (3 banderillas); y para el último tercio FOSFORO (3 rosas, 1 par de banderillas a dos manos Y 2 PINCHAZOS).

OTROS CABALLOS DESPLAZADOS

SAMURAI

El 20 de noviembre es un día festivo en suelo azteca al celebrarse el aniversario de la revolución mexicana. En esta fecha resulta ya toda una tradición el festejo taurino que tiene lugar en el coso potosino El Paseo Fermín Rivera, donde esta tarde la gente hizo un lleno impresionante, agotando el papel, esperando una gran tarde de toros, expectativa que lamentablemente no pudo cumplirse, en gran medida por el pésimo juego que dieron los toros de Jorge Hernández Andrés, mansos y complicados, a excepción del lote que le correspondió a Mario Zulaica.

En el caso de Pablo Hermoso de Mendoza, el estellés intentó brindar el máximo de sus esfuerzos, pero ello no fue suficiente para tener una actuación triunfal como era su deseo. El estellés pechó con el hueso del encierro. Su primero, con el que abrió plaza, salió enterándose para después tomar posesión de los medios, haciendo de esta zona su territorio de defensa a lo largo de toda la lidia. Siempre se ha dicho que los toros bravos se muestran en los medios, pero este solo mostró mansedumbre y genio. CURRO fue a su terrenos para que Hermoso lo quebrantase, esperando que al sangrar y descongestionarse cambiara de lidia, pero no fue así, por el contrario el de Hernández Andrés empezó a mostrar genio, que no bravura, tapándose y complicando las evoluciones de CHENEL, que debía arrimarse lo indecible para que Pablo colocase las banderillas. Tanta fue la exposición que en un momento el toro tiró un derrote y alcanzó a enganchar al estellés por la pierna derecha, sin llegar a desmontarlo; el momento lució aparatoso y parte del público creyó que el caballo había resultado lesionado, siendo que quien estuvo en mayor riesgo fue precisamente el rejoneador navarro. Todavía Hermoso de Mendoza intentó agradar a la afición sacando a CHICUELO, que batalló una y otra vez para encelar a su oponente, pero ni el veterano tordo ni tres excelentes banderillas cortas y un fulminante rejonazo de muerte a lomos de FOSFORO pudieron contagiar al tendido, que en silencio presenció como se retiraba al callejón el caballero en plaza.

El cuarto de la tarde fue más que un toro, un catálogo viviente de todas las complicaciones que puede llegar a tener un burel de lidia. Manso perdido, completamente rajado, que nada más salir al albero fue a refugiarse cobardemente, primero a la zona de tablas, y posteriormente en la máxima exposición de su descastamiento a la misma puerta de chiqueros. Pablo y SULTAN intentaron sacarlo de ahí, pero todo su esfuerzo fue estéril. Ya con FUSILERO en el ruedo, Hermoso de Mendoza le plantó pelea en los terrenos que el toro pedía, pero se encontró con que no daba ni un solo paso en pos del caballo, así que el de Río Frió regresó inédito al patio de caballos. Vino en su lugar CAMPO GRANDE y con su toreo de máxima cercanía pudo lograr que Pablo colocase tres palitroques en lo alto, debiendo aguantar un fuerte arreón del manso, el cual lo aprovechó para llevarle por algunos instantes de costado. FOSFORO cerraría la faena con las rosas, colocadas a una estatua que no empujaba nada, y dos pinchazos, el segundo de ellos que descordó a la alimaña, recibiendo Hermoso de Mendoza pitos como premio a esta esforzada labor, que no fue dimensionada, sobretodo por las dificultades que ofreció el burel durante toda la lidia. Cabe señalar que a pesar de ello, Pablo fue despedido al retirarse de la plaza con una fuerte ovación del público asistente.

Ir a Google
ACTUACIONES
10
TOROS
LIDIADOS
20
TROFEOS
OBTENIDOS
20 orejas
y 2 rabos
PUERTAS
GRANDES
6