FECHA 29 de Mayo de 2004
LUGAR Coliseo romano de Nimes, Francia
ENTRADA Lleno
TOROS
RESEÑA Pablo Hermoso de Mendoza (oreja y oreja)
César Rincón (ovación tras aviso y palmas)
Sebastián Castella (oreja y dos orejas tras aviso)
CABALLOS UTILIZADOS

Primer toro de la Ganadería de Espartales, número 20, 460 Kg. De salida SULTAN (2 rejones de castigo); en banderillas CAMPOGRANDE (3 banderillas); y para el último tercio FOSFORO (3 cortas y un rejón de muerte).

Segundo toro de la Ganadería de Espartales, número 22, 506 Kg. De salida CURRO (2 rejones de castigo); en banderillas CHENEL (4 banderillas); y para el último tercio FOSFORO (tres rosas, un par a dos manos y un rejón de muerte, tras pinchazo y un descabello pie a tierra).

OTROS CABALLOS DESPLAZADOS

CHICUELO, GAYARRE, NATIVO, SAMURAI y DE PAULA

   
 

Habría que remitirnos muy atrás en la carrera de Pablo Hermoso de Mendoza, para constatar otro triunfo tan poco dulce como el de esta matinal en el Coliseo de Nimes. Triunfo de dos orejas que le abría de par en par la puerta grande de cuadrillas, pero que el navarro no quiso atravesar sobre los costaleros y lo hizo a pie, eso sí, en olor de multitud y recibiendo el cariño del público francés.

El motivo no fue otro que la muerte del segundo toro. Un toro que dio un sensacional juego para los caballos y que el navarro toreó como pocas veces se ven en los ruedos.

Apareció el toro altivo, murubeño, el mayor de la corrida, y a apenas segundos estaba galopando tras la cola poderosa de CURRO que lo llevaba embebido en su piel. Solamente se separaban caballo y toro para venirse de largo y colocarle los rejones en lo alto, desde lejos, dejándose ver y toreando en la suerte. Incluso se regocijaban caballo y caballero en dos lances toreros, sombrero en mano, que arrancaron los olés en los tendidos.

El tercio de banderillas volvió a ser una explosión de torería, una borrachera de temple, un gran toro y un gran torero. Un torero con dos cabezas privilegiadas: la de Pablo y la de CHENEL. El castaño, cada día más maduro, se cansó de llevar al toro a lo largo del anillo ovalado, siempre cosido a la cola, siempre consintiéndole los metros que el toro necesitaba. Cuando la otra cabeza, la de Pablo, lo consideraba colocado, se alejaban, se ponían de frente y a ejecutar la suerte de clavar. El Coliseo abrasado de calor, se abrasaba ahora de torería, se levantaban, aplaudían…..y transmitían al centauro su emoción. Tan a gusto estaban toldos que cuando Pablo había dado por concluido el tercio, el público solicitó una banderilla más y el navarro les complació.

Torero CURRO, torero CHENEL, ahora FOSFORO no tenía otro remedio que mantener el nivel de los dos hijos de Gallo. Pablo agarró un ramillete de tres rosas, se fue hacia el toro con el caballo totalmente entregado, llegando siempre dando la cara para en el último momento retroceder lo justo para que Pablo colocara las tres rosas, una por una. Llegó el teléfono y Pablo se apoyó en la testuz del toro, dando un giro completo sobre el cornúpeta, sin levantarse. Los tendidos echaban humo y Pablo volvió a repetir la suerte, otra vez, un telefonazo interminable. Era un momento de entrega total: Pablo, caballo, toro y público querían más, no querían que aquello terminara y con el permiso presidencia, Pablo agarró un par de banderillas cortas que colocó a dos manos, poniendo la guinda a la que posiblemente ha sido su obra cumbre de este temporada.

La guinda hasta ese momento estaba en la mano, pero había que colocarla en el pastel y al primer intento, el que marcaba el rabo, el rejón pegó en hueso. Fue al segundo intento cuando el rejón entró hasta la bola. Pablo descabalgó, el toro estaba sin puntilla…..o por lo menos eso parecía. El de Espartales se fue a tablas y allí parecía que se iba a echar, pero sólo parecía, porque se amorcilló y permaneció de pie durante un buen rato, siendo ovacionado primero por el público y luego por el propio Pablo al que incluso de le oyó decirle: “que pena que tengas que morir”, en referencia al buen juego que había dado. Al final un golpe de descabello pie a tierra fue necesario antes que el toro doblase y Pablo obtuviera un oreja, bagaje muy pobre para tan completa mañana.

La otra oreja Pablo se la “arrancó” al primero de la mañana, un toro rajado, manso, siempre cortando la embestida y más pendiente de los tendidos, que de los caballos.

Una de las cosas más positivas de esta lidia fue el comportamiento de SULTAN, otro de los novatos, que enceló muy bien al despistado toro con la cola, toreándolo en redondo y castigándolo de forma efectiva.

En banderillas CAMPOGRANDE se encaró con el toro, con complicaciones porque cortaba la embestida, pero saliendo con torería y limpieza de todas las suertes, ante su rajado enemigo.

Tres banderillas cortas, poniendo todo de su parte FOSFORO y Pablo, dieron paso a un par de banderilla largas a dos manos que Pablo regaló a los asistentes para tratar de levantar una lidia en la que la colaboración del toro era escasa. Certero y fulminante rejón de muerte y la primera oreja de la tarde para el de Estella.

   
 
 

APLAUSOS
Por Paul Hermé

SEBASTIAN CASTELLA SALIO POR LA PUERTA DE LOS CONSULES TRAS CORTAR TRES OREJAS

Dos orejas para Hermoso de Mendoza

Corrida matinal entretenida gracias a la entrega, la alegría y el arte de Pablo Hermoso de Mendoza. Dio dos auténticas lecciones de rejoneo y doma, y si llega a matar con acierto, claro que hubiera salido en hombros por la Puerta de los Cónsules junto a Sebastián Castella. Toreó a su primero montado sobre “Sultán” de salida, “Campogrande” en las banderillas y “Fósforo”. Clavó las farpas con ortodoxia y acierto, templando y acercándose mucho a la res. Banderillas perfectas de colocación y tres cortas después de bailar con su montura. Puso alegría en el ruedo y en los tendidos, aún colocó un par a dos manos y cortó una merecida oreja. En el cuarto, el jinete de Estella, armó un lío, mostrándose muy entregado y certero desde la salida de su excelente oponente. Templó y encandiló con “Curro”, “Chenel” y “Fósforo”, encelándolo a dos pistas y poniendo palos espectaculares con pureza y buena monta. Soberbio final con tres rosas que formaron un magnífico ramo en blanco y un par de cortas a dos manos. Lástima que los aceros le privaran de más recompensas. Pero la gente le ovacionó con fuerza por esta espléndida demostración de toreo a caballo.

TOROS, SOL Y MOSCAS
Por Florian Capestan

PABLO HERMOSO DE MENDOZA, LE LIDIADOR

Ce type de corrida, dite mixte, est très avantegeux pour les toreros à pied : ils n’ont qu’à affronter deux toros chacun, et non pas trois comme dans un mano a mano classique ! Si on se limite à la seule lidia, le triomphateur du jour est Hermoso de Mendoza. Face à son premier Los Espartales, il fut tout simplement parfait. L’animal, manso et vite réfugié aux tablas, n’était pas un foudre de guerre. Le Navarrais sut lui inculquer suffisamment de confiance pour l’obliger à charger. Sultán, Fósforo, Campogrande et Chenel firent le reste. L’oreille tranchée à ce premier Los Espartales est une oreille de poids ! Son deuxième opposant, plus facile, permit à Mendoza d’exprimer librement son sens du spectacle. Cette fois, il fallait profiter devantage de la neïveté de l’animal que lui imposer une lidia trop rude. Une nouvelle oreille, tout aussi méritée que celle accordée précédemment.