PREVIO FICHA RESEÑA GALERIA PRENSA
21/03/2004 SAN LUIS POTOSI

 

Dando el cerrojazo final a su exitosa temporada mexicana, el coloso español Pablo Hermoso de Mendoza tomará parte este domingo en la corrida de rejones prevista para llevarse a cabo en el asolerado coso de El Paseo Fermín Rivera de la capital potosina. La corrida tendrá como atractivo adicional la toma de alternativa por parte del jinete mexicano Jorge Hernández III, quien se doctorará en presencia del caballista estellés y del rejoneador azteca Jose Antonio Hernández.

Entrando en concreto al recuento histórico, podemos establecer de entrada que la presentación de Pablo Hermoso de Mendoza en este albero tuvo lugar el día 8 de enero de 2000, recién regresado de su periplo colombiano, reaparecía de nuevo en México, en una corrida televisada, junto a Gerardo Trueba y el local José Antonio Hernández, lidiando toros de Javier Garfias. Esta fue una de las tardes más redondas de Pablo en tierras mexicanas, cortando dos orejas y rabo de su primero y dos orejas de su segundo, dando una magistral lección de toreo a caballo que se pudo ver por la pequeña pantalla desde todos los puntos del país y comenzando una sensacional racha de trofeos.

Esa sensacional actuación llevó a la empresa a repetirlo en un cartel apenas un mes después, el 18 de febrero de 2000, esta vez en una corrida mixta junto a los matadores Jorge Gutiérrez y Fernando Ochoa y con toros de Marcos Garfías, al primero de su lote, Pablo lo desorejó, siendo ovacionado en su segundo astado.

Volvería a San Luis Potosí, ese mismo año, pero ya dentro de otra temporada, la 2000-2001, y fue el 20 de Noviembre de 2000, con el mismo cartel de su presentación, pero esta vez con toros de Mariano Ramírez, obteniendo también dos orejas de su segundo astado. Este triunfo lo obtuvo Pablo montando a LABRIT, TABASCO, CHICUELO, VITI, ALBAICIN, DANUBIO y BORBA.

La cuarta actuación de Pablo en la Plaza El Paseo, fue precisamente el primer día de este siglo, el 1 de enero de 2001, y además se celebraba el centenario de la primera corrida que se había dado en dicho coso, el 1 de enero de 1901. Pero el festejo se vino al traste por el pésimo juego de los toros de Claudio Huerta, así como por el mal estado del piso, que hizo que los caballos resbalasen en varias ocasiones, incluso que MARIACHI rodara por los suelos cuando se disponía a clavar una corta. Esa circunstancia, hizo también que el navarro abreviara incluso en el número de caballos que utilizó y solamente salieron a la arena, o mejor dicho al lodazal, LABRIT, QUECHUA, CHICUELO, DANUBIO y el mencionado MARIACHI. Así Pablo escuchó palmas en su primero y fue ovacionado por su entrega y riesgo en su segundo. El cartel lo completaban el rejoneador local Jorge Hernández Andrés III y los matadores Oscar San Román y Fernando Ochoa, que también se estrellaron ante el nulo juego de los de Claudio Huerta.

Ese mismo año volvería a actuar el día del Aniversario de la Revolución, el 20 de Noviembre de 2001, de nuevo en un cartel totalmente de rejones, junto a José Miguel Fernández, Eduardo Cuevas y el hispano Martín González Porras, quienes se enfrentaron a un gran encierro de Vistahermosa. Pablo volvió a demostrar su nivel en San Luis Potosí, y dibujó dos grandes faenas, premiadas con dos orejas y con dos orejas y rabo, gracias también a la labor de LABRIT, TABASCO, FUSILERO (templando de costado en la imagen), CHICUELO, DANUBIO, ALBAICIN y MARIACHI.

Los mismos caballos, con la única sustitución de CAMPO GRANDE por el ya entonces fallecido TABASCO, fueron los que tomaron parte el 2 de marzo de 2002, y de nuevo Pablo pudo triunfar ante dos buenos toros de Javier Garfias, de los que obtuvo tres orejas, siendo compañeros de cartel, la rejoneadora Mónica Serrano y los matadores Fernando Ochoa y Leopoldo Casasola. Las fotos de la izquierda corresponden a esta tarde y en ellas podemos ver a DANUBIO en acción y a Pablo Hermoso de Mendoza y el ganadero Javier Garfias dando juntos la vuelta al ruedo tras la muerte del quinto toro de la tarde.

Así llegamos a la tarde del sábado 30 de noviembre del 2002, en la séptima actuación de Pablo Hermoso de Mendoza en la Plaza de Toros de San Luis Potosí, compartiendo cartel en esa ocasión con el también rejoneador español Fermín Bohórquez y los caballistas mexicanos Antonio Ortega y Eduardo Cuevas, despachando un complicado encierro de Pinares. El coloso español cuajó al sexto de la tarde una de sus mejores faenas en suelo mexicano, pletórica en dominio y arte, solo que la malogró con el rejón de muerte por lo que salió del coso potosino con solo una oreja de su primero. El equipo equino que le ayudó en esta fecha estuvo compuesto por: RONCAL, ALBAICIN, DANUBIO. MAZANTINI, MONTERREY, LABRIT, CHICUELO y MARIACHI.

Cerramos este previo haciendo alusión a lo que ha sido la última tarde del navarro en El Paseo, misma que tuvo lugar el 20 de noviembre de 2003, ahora en un cartel mixto al lado de José María Luévano y Mario Zulaica ante toros de Marcos Garfias. Hermoso de Mendoza conquistó de nuevo la Puerta Grande al tumbarle las dos orejas al segundo de su lote, destacando un inspirado CAMPO GRANDE en esta faena, además de sus compañeros CHACAL, NATIVO, CHICUELO, LABRIT y FUSILERO.

VER CARTEL

FECHA 21 de Marzo de 2004
LUGAR Plaza de toros El Paseo Fermín Rivera de San Luis Potosí, México
ENTRADA Lleno
RESEÑA Pablo Hermoso de Mendoza (silencio y dos orejas)
José Antonio Hernández (silencio y oreja)
Jorge Hernández III (dos orejas y oreja)
TOROS
CABALLOS UTILIZADOS

Primer toro de la Ganadería de Puerta Grande, nombre Distinguido, número 66, 454 kg . de peso. De salida ANTARES (2 rejones de castigo); en banderillas PAVAROTI (3 banderillas) y NATIVO (2 banderillas); y para el último tercio MUDEJAR (3 cortas, 1 rejón de muerte y 2 golpes de descabello).

Segundo toro de la Ganadería de Puerta Grande, nombre Caporal, número 370, 450 kg . de peso. De salida SULTAN (1 rejón de castigo); en banderillas GAYARRE (2 banderillas) y FUSILERO (2 banderillas); y para el último tercio REBUJO (3 rosas, 1 par de banderillas a dos manos, 2 pares de banderillas cortas a dos manos y 1 rejón de muerte).

OTROS CABALLOS DESPLAZADOS RAMSES

 

Culminó la quinta temporada de Pablo Hermoso de Mendoza por suelos mexicanos, y el cerrojazo fue triunfal ya que el jinete estellés volvió a conquistar la Puerta Grande del coso El Paseo Fermín Rivera, complaciendo a la exigente afición potosina, que admirada vio como el navarro pudo construir una faena de dos orejas al segundo de su lote, un astado distraído cuya única virtud fue haber salido con muchas patas de chiqueros, haciendo albergar esperanzas de que mantendría tal acometividad a lo largo de la lidia. Incluso Pablo le cuidó al quebrantarlo con un solo rejón de castigo montando a SULTAN; pero la ilusión se derrumbó pronto ya que el de Puerta Grande comenzó a regatear las embestidas en el tercio de banderillas, intentando cruzarse y ponerse por delante de los caballos. Con esas dificultades Hermoso de Mendoza debió prácticamente inventarse la faena, peleándole al toro cada palmo de terreno, teniendo que llevarle siempre muy templado para que no se desentendiera de la lidia. Las dos banderillas con GAYARRE fueron de excelsitud, con toro y caballo muy cerca de las tablas, citando en corto, arrancándose en el momento preciso para sesgar y ganar limpiamente la cara del burel; a estos dos palitroques le habían precedido como preparación sendos galopes de costado, dando más de media vuelta al ruedo con el toro enganchado, aunque después se frenaba e impedía un mayor lucimiento en esta complicada suerte. FUSILERO arriesgó el físico, arrimándose de verdad para poder completar con otras dos banderillas el tercio, batallando ya que el burel, que para ese entonces había desarrollado sentido, le esperaba intentando cazarle. REBUJO llevó al público a la locura con las rosas, un buen par de banderillas a dos manos, pero sobretodo por dos pares de banderillas cortas a dos manos que fueron un dechado de valor y torería en momentos en que el toro se encontraba ya muy aplomado. El rejón de muerte entró al primer intento, haciendo doblar al toro y provocando un estallido de júbilo entre los aficionados, quienes valoraron el esfuerzo y la entrega absoluta de Pablo, solicitando con fuerza a la presidencia la entrega de trofeos, siéndole concedidas las dos orejas con las que puso broche de oro a su periplo azteca.

Vale la pena destacar que la labor del navarro fue tan impactante que hizo parecer al astado mucho mejor de lo que realmente era, al grado de que incluso el palco se creyó de ello y concedió la vuelta al ruedo a los despojos del de Puerta Grande.

Con su primero, el cual brindó a la niña Astrid Hernández que se encontraba en una barrera de primera fila de sol; Hermoso de Mendoza había estado igualmente esforzado ante otro astado distraído, manso, que se dolió al castigo cuando el estellés le quebrantó con dos rejones, excelente el segundo de ellos, yendo totalmente de frente a lomos de ANTARES, toreándole posteriormente con el sombrero. PAVAROTI hizo las cosas con suavidad, proyectándolas fáciles, destacando el segundo palitroque, citando en la zona interior del tercio, cuajando un par de poder a poder digno de cartel. NATIVO arrolló con su elegante manera de citar y de rodar en la cara del toro dando siempre el pecho y consumando el embroque al estribo. MUDEJAR apareció para colaborar en los adornos finales y de no haber sido porque el coloso español requirió de dos golpes de descabello para despenar a su oponente, estaríamos hablando de que le hubiera sido concedida cuando menos una oreja más para su cuenta.

En este festejo el jinete navarro fungió como padrino de alternativa del joven rejoneador local Jorge Hernández III. Así que montando a GAYARRE y en presencia del otro caballero en plaza, José Antonio Hernández, le cedió en el primer toro de la tarde el rejón de castigo con el que se simboliza el doctorado dentro del toreo a la jineta.

 

 

.

PREVIO FICHA RESEÑA GALERIA PRENSA

REGRESAR
PAGINA PRINCIPAL