PREVIO FICHA RESEÑA GALERIA PRENSA
07/03/2004 REYNOSA

 

La plaza de Reynosa guarda un muy especial recuerdo de la fecha en que en ella debutó Pablo Hermoso de Mendoza, un 18 de febrero de 2001, ya que este coso inaugurado en 1927, vio aquella ocasión llenas sus graderías por primera vez en su historia. El cartel lo conformaban, aparte del navarro, Hernán Ondarza y José Daniel Ayala (en la imagen brindándole a Pablo un toro) con astados de Golondrinas. El estellés correspondió al lleno con dos faenas plenas de torería que le redituaron una oreja en su primero y los máximos trofeos en su segundo, saliendo a hombros por la Puerta Grande en aroma de multitud.

Su segunda y hasta el momento última actuación en esta ciudad tamaulipeca fue igualmente exitosa ya que el coloso español desorejó por partida doble a los dos bureles que le correspondió enfrentar, provenientes ambos de las dehesas de La Ronda. En el cartel aparecían también los matadores mexicanos Miguel Lahoz y nuevamente José Daniel Ayala. La cuadra que utilizó el esteta navarro fue: TABASCO (fotografía derecha), BATISTA, TEXCOCO, CAMPO GRANDE, CHICUELO y MARIACHI.

VER CARTEL

FECHA 7 de Marzo de 2004
LUGAR Plaza de toros de Reynosa, Tamaulipas, México
ENTRADA Lleno
RESEÑA Pablo Hermoso de Mendoza (vuelta al ruedo con petición y dos orejas y rabo)
Hector de Granada (vuelta al ruedo, ovación y oreja en el sobrero que regaló)
Arturo Manzur (silencio y dos orejas y rabo simbólicos al indultar al toro)
TOROS (1,4)(2,3,5,6,7)
CABALLOS UTILIZADOS

Primer toro de la Ganadería de Puerta Grande, nombre Toño, número 27, 470 kg . de peso. De salida SULTAN (3 rejones de castigo); en banderillas GAYARRE (3 banderillas) y NATIVO (2 banderillas); y para el último tercio MUDEJAR (3 cortas, 2 rosas y 1 rejón de muerte).

Segundo toro de la Ganadería de Puerta Grande, nombre Luis, número 352, 475 kg . de peso. De salida RAMSES (2 rejones de castigo); en banderillas PAVAROTI (2 banderillas) y FUSILERO (2 banderillas); y para el último tercio REBUJO (3 rosas, 2 pares de banderillas a dos manos y 1 rejón de muerte).

OTROS CABALLOS DESPLAZADOS ANTARES

 

El de Puerta Grande salió al ruedo y comenzó a mansear buscando las tablas, hasta esa zona fue por él Pablo Hermoso de Mendoza a lomos de RAMSES; en el terreno corto el tordo con el hierro de Braga citó, se enfiló muy de frente hacia su oponente y con los terrenos casi cerrados lo quebró mientras su jinete le castigaba con un rejón en todo lo alto.

Iniciamos este comentario de manera tan poco común, ya que verdaderamente el momento descrito fue digno de una escultura por la perfección con la que se logró. Se presentó en el segundo del lote del navarro y formó parte de una lección de toreo a la jineta que fue premiada con las dos orejas y el rabo. En la labor se destacó también el otro hierro de castigo con RAMSES, también de frente, aunque ahora haciendo las cosas con una lentitud pasmosa y con la misma calidad. PAVAROTI mantuvo el tono de la obra con dos banderillas, ambas al sesgo, que resultaron impecables, al igual que las otra dos colocadas a lomos de FUSILERO. Para el último tercio REBUJO apareció en la arena y aportó su esfuerzo en las rosas, en dos pares de banderillas a dos manos y en un rejón de muerte de excelente ejecución que coronó la obra de máximos trofeos y le abrió la Puerta Grande del albero tamaulipeco al oriundo de Estella..

En su primero el coloso español había realizado otra faena de notable manufactura, ante un toro que tenía el defecto de frenarse y cabecear exactamente a la hora del embroque. Por ello el caballista navarro debió afinar su puntería tanto en los rejones de castigo con SULTAN, como en la primera parte del tercio de banderillas, donde GAYARRE lució con su fino galope de costado dando prácticamente dos vueltas al anillo de la Monumental ; NATIVO encontró ya un oponente mas hormado y le encaró de muy cerca, al igual que MUDEJAR en las cortas, las rosas y un certero rejonazo que en teoría le garantizaba al rejoneador español la obtención de una oreja, pero la presidencia hizo caso omiso de una fuerte petición y negó la concesión del apéndice. Actitud curiosa la del responsable del palco, ya que la primera mitad de la corrida estuvo exageradamente exigente, poniendo el listón en un nivel inalcanzable, y ante la presión del público, para la segunda parte del festejo cambió el rasero de sus apreciaciones, tomando la corrida otro rumbo.

 

 

.

PREVIO FICHA RESEÑA GALERIA PRENSA

REGRESAR
PAGINA PRINCIPAL