PREVIO FICHA RESEÑA GALERIA PRENSA
12/03/2004 GUSTINE

 

Este viernes 12 de marzo representa una fecha muy especial para Pablo Hermoso de Mendoza, ya que después de años de habérselo planteado, por fin tendrá la oportunidad de presentarse y actuar en un ruedo dentro de los Estados Unidos.

El escenario donde se abrirá este nuevo capítulo dentro de la prolífica trayectoria del coloso español es la plaza de toros de Gustine, localidad californiana situada al norte del estado, muy cerca de las metrópolis de San José y San Francisco.

En esta zona radica una extensa colonia portuguesa, además de que en las cercanías existen muchos núcleos de población de origen latino, por lo que se espera que muchos aficionados se trasladen para estar presentes en este acontecimiento que dará inicio a las 20:00 horas y en el festejo incruento también actuarán dos diestros de a pie, el mexicano Fernando Ochoa y el norteamericano Dennis Borba, lidiando toros de Frank Borba.

VER CARTEL

FECHA 12 de Marzo de 2004
LUGAR Plaza de toros Bellavista Park de Gustine, California, USA
ENTRADA Tres cuartos de plaza
RESEÑA Pablo Hermoso de Mendoza (vuelta al ruedo y vuelta al ruedo)
Fernando Ochoa (vuelta al ruedo y ovación)
Dennis Borba (vuelta al ruedo y ovación)
TOROS
CABALLOS UTILIZADOS

Primer toro de la Ganadería de Frank Borba, número 317. De salida COYOTE (2 farpas); en banderillas MONTERREY (3 banderillas) y CHICUELO (2 banderillas).

Segundo toro de la Ganadería de Frank Borba, número 338. De salida EBANO (2 farpas); en banderillas MONTERREY (2 banderillas), CHICUELO (1 banderilla) y EBANO (2 cortas).

OTROS CABALLOS DESPLAZADOS ALBAICIN

 

Las manecillas de los relojes marcaban las 8 de la noche y en esos momentos se abría la puerta de cuadrillas de la Plaza de toros de Gustine, apareciendo por ella de inmediato la figura del centauro navarro montando a ALBAICIN, dispuesto a realizar su primer paseíllo por suelo norteamericano, cumpliendo así con un anhelo forjado en su mente desde hacía ya varios años. El público asistente le recibió con aplausos y expectante se dispuso a presenciar el festejo, con el cual por cierto se inauguraba la temporada taurina en los Estados Unidos.

Esta es una de las plazas, dentro de la geografía estadounidense, donde con mayor regularidad se presentan festejos taurinos, así que la afición, predominantemente de origen portugués y mexicano, ha tenido la oportunidad ya de atestiguar el paso de distintos toreros y rejoneadores, formando paulatinamente un referencia en sus apreciaciones, que hoy quedó superada ante la calidad y el esfuerzo desplegado en el ruedo por el caballista estellés.

Pudiera parecer que la labor del coloso español se facilitó al máximo por tratarse de un festejo incruento, saliendo los toros a la arena con un cojincillo de velcro que les protegía el morrillo y en donde se les colocaban farpas y banderillas; pero la realidad es que tal circunstancia aumenta la dificultad para el toreo a la jineta, ya que los bureles no sufren ningún quebranto a lo largo de la lidia, manteniendo no solo el ímpetu de su fuerza física, sino también los defectos de su casta que en muchos casos aguzan el sentido y les vuelven más peligrosos.

Aún con esas potenciales bazas en contra, Hermoso de Mendoza brilló con luz propia en el ruedo californiano, encontrándose más a gusto con su primero, un toro de embestida franca al que COYOTE le aguantó barbaridades y lo llevó siempre muy toreado mientras su jinete le colocaba dos farpas. MONTERREY se acopló rápidamente a las fuertes acometidas de su oponente, citándole con verdad y realizando las reuniones al estribo, con limpieza y efectividad. Hasta esos momentos el nivel de la faena era bastante aceptable y el público aplaudía cada evolución del navarro, pero en eso apareció CHICUELO para cerrar la lidia y con el veterano tordo llegaron los momentos mas toreros y emotivos de la noche, 2 banderillas de poder a poder rematadas con la alegría de sus piruetas, las cuales resultaron ceñidísimas ante un toro que se venía con toda su fuerza y a gran velocidad. La plaza se puso boca debajo de emoción y en cuanto el burel regresó a los corrales, Hermoso de Mendoza fue llamado para dar una vuelta al ruedo de verdadero clamor con un público ya totalmente entregado.

El segundo del lote del estellés fue la otra cara de la moneda, manso violento, con muy malas ideas y nula colaboración para con los caballos. El coloso español intentó cambiarlo de terrenos y debió consentirlo al máximo y encelarlo con la voz para poder realizarle las suertes. De esta forma se desarrolló una labor de entrega absoluta donde el navarro utilizó primeramente a EBANO para las farpas. En banderillas de nueva cuenta MONTERREY y CHICUELO se alternaron, esta vez teniendo que pisarle muchos los terrenos a su oponente y casi abalanzándose sobre él para poder consumar las reuniones. EBANO regresó al ruedo para colaborar en dos cortas que proyectaron mucho al tendido, concluyendo así una labor que fue valorada por el público, obligando de nuevo al estellés a dar la vuelta al ruedo y despidiéndolo con una prolongada ovación.

En las vueltas al ruedo de Pablo le acompañaron los Forcados de Escalón y Tulare, que realizaron lucidas pegas en los toros correspondientes al rejoneador español, quen por cierto actuó luciendo un crespón negro en señal de luto por los incalificables atentados terroristas que tuvieron lugar recientemente en Madrid y al iniciar el festejo se guardó un respetuoso minuto de silencio por el mismo motivo.

 

 

.

PREVIO FICHA RESEÑA GALERIA PRENSA

REGRESAR
PAGINA PRINCIPAL