FECHA 14 de Julio de 2004
LUGAR Plaza de toros de Saint Maries de la Mer, Francia
ENTRADA Lleno
TOROS
RESEÑA Leonardo Hernández (vuelta y oreja)
Pablo Hermoso de Mendoza (saludos y oreja)
Alvaro Montes (oreja y dos orejas)
CABALLOS UTILIZADOS

Primer toro de la Ganadería de José Rosa Rodríguez, número 132. De salida CURRO (2 rejones de castigo); en banderillas CHENEL (3 banderillas); y para el último tercio FOSFORO (tres cortas, un par de cortas a dos manos, un rejón de muerte y seis descabellos).

Segundo toro de la Ganadería de José Rosa Rodríguez, número 123. De salida SAMURAI (2 rejón de castigo); en banderillas CAMPOGRANDE (3 banderillas); y para el último tercio FOSFORO (tres rosas y un rejón de muerte).

OTROS CABALLOS DESPLAZADOS

GAYARRE, NATIVO y CHICUELO

   
 

El ganadero portugués José Rosa Rodríguez presentó una corrida grande, bonita y con unas hechuras que a priori parecían complicadas para una plaza como la de Saint Maries, de no muy grandes dimensiones y con un piso excesivamente duro para el toreo a caballo.

Pero los toros murubeños fueron saliendo al ruedo y lo cierto es que todos presentaron un extraordinario comportamiento, siendo ovacionados en el arrastre cuatro de ellos y el sexto premiado con la vuelta al ruedo. Sólo hubo un garbanzo negro y fue el quinto, un toro manso, parado y que nunca puso interés en ninguno de los caballos que Hermoso de Mendoza presentó para su lidia. A lomos de SAMURAI le tuvo que “pinchar” en dos ocasiones en el lomo para animarlo antes de colocar un rejón en lo alto. No cambió la actitud del toro como no fuera para huir más todavía del embroque. Sin posibilidad de lucirse, Pablo optó por CAMPOGRANDE y su cercano toreo. El caballo hizo lo posible y lo imposible, se arrimó a una estatua que no transmitía nada y consiguió poner el calor que a aquello le faltaba…..pero no era suficiente, como no lo fue el valor de FOSFORO en las rosas, tras la primera de las cuales el toro se fue a tablas. No había ligazón por la mansedumbre del toro. Y mira por donde ahora Pablo acierta con el rejón de muerte y termina con el toro al primer intento. Oreja al esfuerzo y al rejonazo.

Y decimos que ahora acierta, porque con el extraordinario segundo toro de lidia, primero de Pablo, éste y sus caballos había bordado una labor perfecta….hasta el descabello. Perfecto fue todo el trasteo a lomos de CURRO, parando al toro con un galope templado que luego paso a círculos pequeños, girando casi en parado. Preciosas la ejecución de los rejones y sobre todo de dos pasadas toreando con el sombrero y pasando al toro a milímetros del cuerpo del caballo. Apareció CHENEL y la fiesta continuó al encelar al bravo toro con la cola y llevarlo pegado en eternos galopes de costado, con inverosímiles remates por los adentros y sobre todo con tres palos perfectos de ejecución. Destacamos el primero de ellos, esperando, saliendo de la suerte sin batir y que al que escribe, le puso la carne de gallina y no es un eufemismo. La colocación de las banderillas cortas, saliendo de tablas hacia el tercio donde se ejecutaba la reunión dieron paso a un par de banderillas cortas a dos manos de similar ejecución. La obra ya estaba hecha y había que rematarla con el rejón de muerte, el cual, al primer intento quedó enterrado hasta la bola….pero excesivamente perpendicular. Después Pablo se puso pesado con el descabello y tiró por tierra un triunfo ganado a ley ante un gran toro.

No obstante el jurado del festejo no fue ajeno a la actuación de Pablo y premió a CHENEL como el mejor caballo de la corrida, trofeo que en forma de cuatro recogió Pablo al terminar la corrida en un restaurante local. CHENEL sustituía a otro caballo de Pablo, NATIVO, premiado el año anterior con el mismo trofeo.