PREVIO FICHA RESEÑA GALERIA PRENSA
06/07/2004 PAMPLONA

 

La relación de Pablo Hermoso de Mendoza con la Plaza de Toros de Pamplona se remonta hasta el mes de octubre de 1985, que en una becerrada de promoción en el mes de Octubre, supuso el debut del estellica en dicho coso, actuando entre otros junto a Sergio Sánchez y con caballos como CAFETERO o PEZAÑHA.

Desde este debut, hasta el año 1989, Pablo actuó varias veces en las fiestas camperas matinales, que se organizan durante los Sanfermines, en la última de ellas, el 12 de julio de 1989, compartiendo cartel con el novillero navarro José Luis González y con una joven sevillana, cortó dos orejas y rabo a un novillo de César Moreno y la base de su cuadra continuaban siendo CAFETERO (en la foto) y PEZAÑA.

El 24 de septiembre de ese mismo año, con motivo de las Fiestas de San Fermín Chiquito, se programó una novillada mixta con Pablo Hermoso de Mendoza, Antonio Caba y Marco Girón, cortando Pablo las dos orejas a su primer novillo de César Moreno, tras acabar con él desde el caballo, pero con el estoque de cruceta, a lomos de GIRALDA. Precisamente el día anterior al festejo, cuando Pablo realizaba un entrenamiento sobre el propio ruedo, su caballo HELIOS dio un mal paso, fracturándose una mano y quedando inútil para la lidia.

Su primera tarde en la Feria del Toro, se produjo el 14 de julio de 1.990, con un toro de César Moreno, fue testigo de la alternativa del cirbonero Sergio Sánchez, en presencia de José Luis Palomar y José Pedro Prado "El Fundi", dando la vuelta al ruedo tras su actuación. Con esta presentación de rompía una ausencia de rejoneadores en San Fermín que venía desde el 6 de julio de 1977. Esa tarde Pablo utilizó a EBANISTA para el paseíllo, a GIRALDA en el tercio de salida, en banderillas a CAFETERO y ALBAICIN (no es el actual Albaicín) y para el último tercio a ARLEQUIN.

El 8 de julio de 1991 prologó el cartel compuesto por José Nelo "Morenito de Maracay", Víctor Mendes y Juan Cuellar, con un toro de Antonio Pérez y también dando la vuelta al ruedo, tras la actuación sobre los mismo caballos que la temporada anterior, pero con un solo cambio, que luego resultaría histórico: en el último tercio entro un caballo novato, que apenas debutaba en una plaza de toros y que se llamaba CAGANCHO.

La primera oreja que Pablo cortó en la Feria del Toro, ocurrió el 8 de julio de 1992 y fue a un toro de Osborne Domecq, siendo testigos de ello y compañeros de cartel, Juan Mora, Rafi Camino y Jesulín de Ubrique. Los caballos empleados por Pablo esa tarde fueron GIRALDA para el primer y último tercio, CAFETERO en banderillas, así como CAGANCHO que ya empezaba a brillar en este tercio, además de resolver esa tarde la papeleta con el rejón de muerte.

Ese mismo año, en la Miniferia Taurina de San Fermín Chiquito (hoy desparecida) se compuso un cartel eminentemente navarro, con Pablo Hermoso de Mendoza, Sergio Sánchez y el novillero Francisco Javier Martínez "Paquiro", frente a reses de Campos Peña, con el resultado para Pablo de vuelta y vuelta y apoyándose en GIRALDA, CAGANCHO, CAFETERO y EVORA para su primer toro y en BYRON, ZINGARO, CAFETERO y EVORA en su segundo toro.
En el año 1993 la Casa de Misericordia trata de contratar a Pablo, pero éste había perdido pocos días antes a uno de sus caballos emblemáticos, que era BYRON, muerto durante y entrenamiento en Acedo y debido al respeto que dicha Plaza la produce y al pequeño bache moral que aquello le supuso, prefirió pasar ese año sin acudir a Pamplona.

El 11 de julio de 1994, la Casa de Misericordia, ante el empuje que Pablo estaba adquiriendo, programó una corrida de festejos matinal, con toros de María Olea, para Joao Moura, Luis Domecq, Pablo Hermoso de Mendoza y Antonio Domecq, que pese a que no tuvo el tirón de público que se esperaba, en lo artístico fue un éxito y Pablo obtuvo una oreja en su toro y dos en magnífica collera con el portugués Joao Moura, saliendo ambos a hombros. Eran tiempos de caballos como GIRALDA, CAGANCHO, BORBA o CHICUELO.

La última actuación de Pablo en San Fermín Chiquito, ocurrió ese mismo año, concretamente el 25 de septiembre de 1994, ante toros de Cebada Gago, de los que obtuvo dos orejas y saludos, y acompañado por Pepe Luis Vázquez y Javier Conde. GIRALDA e INDIO de salida; CAGANCHO y CHICUELO de banderillas; y BORBA para el último tercio fue la "alineación" ese día.

En el año 1995, concretamente el 9 de julio, de nuevo vuelve a la tardes Sanfermineras, junto a Cristo González, Javier Vázquez y Pepín Liria, con un toro de José Vázquez, al que arrancó una oreja, a lomos de GIRALDA, CAGANCHO, CHICUELO y GARBANCITO.

En el año 1996 el empuje del rejoneador y del propio público, que exigía algo más que verlo prologar una corrida, hicieron que el 6 de julio lidiase dos toros, uno de Benítez Cubero y otro de Pallarés, dentro de la novillada que abría la Feria, cortando una oreja al de Pallarés, y actuando junto a los novilleros José Antonio Canales Rivera y Eduardo Dávila Mihura. Es el año en que dejó de torear en esta Plaza la yegua GIRALDA, que fue sustituida por ALDABICA y BUENAVENTURA, además de GALLO, CHICUELO, CAGANCHO y PRINCIPE.
La misma fórmula se utilizó el 6 de julio de 1997, pero esta vez con un festejo de ocho toros, dos para rejones de Fermín Bohórquez y Benítez Cubero, al que cortó una oreja. Los novilleros que completaban el cartel fueron José Antonio Iniesta, Luis Mariscal y el estellés Francisco Marco y los caballos VENTURA, GALLO, CAGANCHO, CHKICUELO, BORBA y MARTINCHO.

La primera corrida completa de rejones dentro del abono se produjo el día 6 de julio de 1998, y contra todo pronóstico la Plaza registró un lleno hasta la bandera para ver en acción a Joao Moura, Luis Domecq, Pablo Hermoso de Mendoza y Antonio Domecq. La corrida fue de Benítez Cubero, si bien Pablo cortó las dos orejas de un sobrero de Peñajara, que había brindado al ciclista Miguel Indurain y que lidió con MARTINCHO, CAGANCHO, CHICUELO y BORBA.

Exactamente un año después, se repite la fórmula de los rejones, pero evitándose las colleras, así Joao Moura y Paco Ojeda acompañan a Pablo, en una corrida de toros de José Murube, y con una cuadra formada por MARTINCHO, GALLO, CHICUELO, CHAVELA, FUSILERO, BATISTA, LABRIT, CAGANCHO.....y ALBAICIN, que esa tarde toreó bajo las órdenes de Joao Moura. Este año la reventa comenzaba a moverse también para este festejo. Pablo cortó tres orejas.

Por último, el 6 de julio de 2.000, de nuevo con José Murube como ganadero, Pablo cortó dos orejas a su segundo toro, siendo testigos Javier Buendía (que le brindó la muerte de uno de sus toros) y Fermín Bohórquez. Los caballos ese año fueron LABRIT, MARTINCHO, CAGANCHO, CHICUELO, ALBAICIN y MAZANTINI.

El año 2001, y en la fecha que ya se ha convertido en tradicional, esto es, el 6 de julio, hicieron el paseíllo junto a Pablo, un debutante en esta Plaza como Leonardo Hernández y uno que repetía del año anterior, como Fermín Bohórquez, ante toros de Murube. Nuevo triunfo de Pablo, con palmas en su primero y dos orejas en su segundo, montando en total a LABRIT, TABASCO, CAGANCHO, DANUBIO, CHICUELO y MARIACHI. La imagen ilustra la salida a hombros por la puerta grande del coso navarro.

Así llegamos a la fecha del 6 de junio de 2002, histórica para Pablo, para la Pamplona taurina y para todos los que tuvimos la suerte de presenciar uno de los más grandes espectáculos vividos en una plaza de Toros. Con una plaza a reventar y con la reventa por las nubes, esa tarde se despedía del público navarro el caballo CAGANCHO. Y el caballo, como siempre, pese a las pocas actuaciones de los últimos años, no defraudó a nadie y bordó una faena marca de la casa. Al final Pablo y CAGANCHO atravesarían la llamada Puerta del Encierro en medio de una maraña de gente que se acercaban a tocar unos instantes al mítico cuatralbo. Pero si CAGANCHO destacó esa tarde, lo cierto es que sus compañeros RONCAL, MONTERREY, FUSILERO, DANUBIO, BATISTA y MARIACHI le rindieron el mejor de los homenajes, con unas actuaciones importantísimas, como lo acreditan las cuatro orejas y un rabo que obtuvo al estellés de los toros de Murube que lidiaron, tanto él, como Fermín Bohórquez y Luis Domecq.

El 6 de julio de 2003, Año I después de CAGANCHO, se produjo la que hasta hoy es la octava Puerta del Encierro para el estellés, las seis últimas consecutivas. El triunfo se produjo de nuevo ante una corrida de Murube y alternando con Luis Domecq y Sergio Galán. Dos orejas obtuvo de su primer toro, siendo ovacionado en el quinto de la tarde y alcanzando su máximo triunfo con GAYARRE, un caballo debutante en Pamplona ese año y que tuvo una de sus mejores tardes. También brillaron a gran altura MISTRAL, CHACAL, LABRIT, CHICUELO, GAYARRE, CAMPOGRANDE y CERVANTES.

VER CARTEL

FECHA 6 de Julio de 2004
LUGAR Plaza de toros Monumental de Pamplona, Navarra, España
ENTRADA No hay billetes
RESEÑA

Fermín Bohórquez (silencio y oreja)
Pablo Hermoso de Mendoza (dos orejas y oreja) Sergio Galán (dos orejas y oreja)

TOROS
CABALLOS UTILIZADOS

Primer toro de la Ganadería de Murube, número 51, 510 Kg, nombre Tiranito. De salida CURRO (2 rejones de castigo); en banderillas CHENEL (3 banderillas); y para el último tercio FOSFORO (tres cortas y un rejón de muerte).

Segundo toro de la Ganadería de Murube, número 3, 540 Kg, nombre Gitano. De salida SAMURAI (2 rejón de castigo); en banderillas CHICUELO (2 banderillas) y CAMPOGRANDE (2 banderillas); y para el último tercio FOSFORO (dos rosas, dos cortas a dos manos y un rejón de muerte).

OTROS CABALLOS DESPLAZADOS GAYARRE, NATIVO y DE PAULA

 

Desde la mañana, amaneció Pamplona con amenaza de tormenta y así fue transcurriendo las primeras horas de los Sanfermines de 2004. Lo peor para los aficionados es que esas amenazas, se hicieron firme realidad precisamente a las seis y media de la tarde, cuando los tres caballeros en plaza comenzaban el paseíllo, caían las primeras gotas. Estas fueron arreciando a más y precisamente llegó a su máximo nivel de agua en el quinto de la tarde, segundo de Pablo. Para terminar con la guasa, al terminar la corrida, dejó de llover.

En lo taurino y en cuanto a la primera actuación de Pablo, comentar la mansedumbre inicial del primer Murube, que incluso intentó la huída al callejón en alguna ocasión. Pablo a lomos de CURRO lo citaba, lo trataba de meter en la muleta de su cola, pero el astado no quería ni ver al caballo. El primer rejón de castigo lo colocó Pablo en un relance del toro y eso fue balsámico para la mansedumbre del Murube, que a partir de ahí, sí se fijo en la bandera y en el caballo. Toreo muy en corto para no dejar que el toro pudiera salir suelto.

El segundo rejón de castigo, ya de poder a poder, presentó a Pamplona a unos de los caballos nuevos de Pablo y de su potencial, así como en la posterior pasada sombrero en mano, que arrancó algún olé de un público cobijado en los chubasqueros.

CHENEL se presentaba en la Plaza de Pablo, en su Pamplona, y venía en su mejor momento. Solo un imponderable hizo que pese a la buena labor del caballo, no fuese tan redonda como los años anteriores, y ese imponderable fue el piso en plaza. Perfecto estuvo el caballo en las tres banderillas que colocó, perfecto estuvo en el galope de costado, dejando llegar muy cerca al toro para llevarlo embebido en un galope de costado largo y emocionante, pero que era el que el toro precisaba, porque en el momento que le dejabas unos metros de distancia, el burel se desentendía. En lo único que no pudo brillar CHENEL fue en los cambios por los adentros, porque cada vez que lo intentaba, resbalaba en un piso un tanto embarrado y quedaba a merced del toro. Hubo un detalle que no pasó desapercibido; cuando CHENEL encaraba a Tiranito en la tercera banderilla, a la hora de cruzarse con el toro, al caballo le resbalaron las manos y parecía quedar a merced del toro. Sólo la tremenda fortaleza que el caballo ejerce en la reunión hizo que saliera limpio y triunfante y que Pablo colocara la mejor banderilla de toda la tarde.

Colocó tres cortas a lomos de FOSFORO, en una rueda continuada, llegando siempre al toro y haciendo todo caballo y caballero. El rejón de muerte en buen sitio entró más de medio, pero acabó con el toro de forma fulminante, dando paso a las dos primeras orejas de la tarde.

Durante el quinto de la tarde, cayó sobre la plaza el diluvio y Pablo capeó el temporal con raza y entrega desde el primer momento en que toreó de salida con SAMURAI a un toro que, como buen Murube, salió despistado y avanto. Entró el toro en faena y dio todo de sí en banderillas tras un CHICUELO que se agarraba al pido con una garra y con un tesón, que solo los caballos toreros y de corazón poseen. Cada vez que Pablo le requería una pirueta, el caballo la ejecutaba, emocionante y agarrándose al suelo como si llevara pegamento. Después vino el toreo de cercanía de CAMPOGRANDE, el toreo frontal. Parecía una sola figura toro y caballo debido a la cercanía. En estos momentos el público ya no se acordaba de la lluvia y seguía las evoluciones de Pablo, ahora montado en FOSFORO, con pasión y entrega. Colocó dos rosas antes de un par de banderillas cortas a dos manos en las que el caballo prácticamente se tumbó encima del toro. El rejón final tocó la espalda del toro y lo dejó levemente descordado. Fuerte petición de la segunda oreja que la presidencia no concede, lo que origina una bronca tremenda en los tendidos. Quizás el rejón de muerte fue defectuoso y esa segunda oreja no era justa, pero podemos asegurar que hoy en Pamplona se han cortado orejas de mucho menos peso y por faenas de menor calado torero.

 

 

.

PREVIO FICHA RESEÑA GALERIA PRENSA

REGRESAR
PAGINA PRINCIPAL