PREVIO FICHA RESEÑA GALERIA PRENSA
02/02/2004 SOMBRERETE

 

Inicia una semana de especial importancia para el centauro español Pablo Hermoso de Mendoza, quien afrontará cinco compromisos en un lapso de siete días, incluyendo su actuación en la corrida del Aniversario de la Plaza de toros México.

El jinete navarro comenzará su peregrinar debutando en la Feria de Sombrerete, localidad zacatecana ubicada en los límites de este estado y Durango.

A pesar del frío que impera en la zona, se confía en tener una excelente entrada la tarde de este lunes, respondiendo la afición a un cartel en el que también están anunciados los diestros aztecas José Luis Angelino y Leopoldo Casasola.

VER CARTEL

FECHA 2 de Febrero de 2004
LUGAR Plaza de toros de Sombrerete, Zacatecas, México
ENTRADA Lleno
RESEÑA Pablo Hermoso de Mendoza (oreja y dos orejas)
José Luis Angelino (oreja y oreja)
Leopoldo Casasola (silencio y dos orejas)
TOROS (2,3,5,6)(1,4)
CABALLOS UTILIZADOS

Primer toro de la Ganadería de Refugio Peña, nombre El Secre, número 148, 460 kg . de peso. De salida MUDEJAR (2 rejones de castigo); en banderillas MONTERREY (3 banderillas); y para el último tercio CERVANTES (3 cortas, 2 pares de banderillas a dos manos y 1 rejón de muerte tras pinchazo).

Segundo toro de la Ganadería de Refugio Peña, nombre El Chitiris, número 195, 480 kg . de peso. De salida ANTARES (2 rejones de castigo); en banderillas GAYARRE (1 banderilla) y FUSILERO (3 banderillas); y para el último tercio FOSFORO (2 cortas, 2 rosas y 1 rejón de muerte).

OTROS CABALLOS DESPLAZADOS LABRIT y NATIVO

 

Día de festejos en México por las celebraciones de la Virgen de la Candelaria; y aunque existían previsiones de que el clima gélido que en días pasados se sintió en gran parte del país, continuaría especialmente en los estados del norte de la República, lo cierto es que en Sombrerete se vivió una auténtica fiesta, con una temperatura agradable, un público alegre que llenó la plaza hasta la bandera y un triunfo significativo para Pablo Hermoso de Mendoza en una tarde que deparó bastantes sorpresas.

La primera de ellas se dio cuando el navarro apareció por la puerta de caballos en pos de tomar su lugar para enfrentar al primero de su lote. Lo hizo montando a un precioso alazán, tres sangres, con el hierro de Peralta, al que bautizó como MUDEJAR; se trata de un caballo que el navarro adquirió en la antesala de su viaje a México y que ha estado preparando durante su estancia en suelo azteca. El corcel, muy expresivo, se mostró fácil en la cara del toro y colaboró para colocar dos rejones de castigo, cediendo su lugar a MONTERREY que en solitario brindó un buen tercio de banderillas, tres de ellas, a cual más de laboriosas ante la nula colaboración de su oponente. CERVANTES se encargó de la parte final con un toro que no empujaba nada y participó en las cortas, en dos arriesgados pares de banderillas a dos manos y en el rejón de muerte que al segundo intento hizo doblar al de Cuco Peña. El coloso español fue premiado con una oreja.

La segunda sorpresa, esta aún más grata, aconteció al salir a recibir al segundo de su lote, ya que Hermoso de Mendoza apareció a lomos de un bellísimo caballo castaño que como orgullo especial mostraba en su anca el hierro de la PH perfectamente marcado. Se trata de ANTARES, un hijo del celebre GALLO que tantas satisfacciones otorgó al caballista estellés. Se trata del primer producto de su ganadería que Pablo hace debutar en una plaza de toros ¡Y vaya forma de debutar! Parecía que el equino tenía ya años de experiencia en estos menesteres. Galopó con una clase que de inmediato hizo recordar a su padre, haciendo todo bien y con una seguridad pasmosa ante un toro que desde la misma salida comenzó a presentar complicaciones. El polivalente FUSILERO volvió a ser utilizado en banderillas y cumplió con la solvencia que le caracteriza ante un burel muy rajado con el que GAYARRE intentó de inicio hacer fiesta pero con escasa colaboración de su adversario. Para cerrar la lidia se presentó la tercer sorpresa de la tarde, también muy grata, ya que reapareció FOSFORO después de la grave cornada que le mantuvo alejado de los ruedos por varias semanas. El tordo proyectó estar en forma y no acusó ningún recuerdo del percance, pegándose un arrimón en las cortas, las rosas y un rejonazo fulminante que coronó una labor de dos apéndices para el esteta navarro.

 

 

.

PREVIO FICHA RESEÑA GALERIA PRENSA

REGRESAR
PAGINA PRINCIPAL