PREVIO FICHA RESEÑA GALERIA PRENSA
20/02/2004 JEREZ

 

Comenzando una intensa gira que le llevará a torear cinco corridas en días seguidos, Pablo Hermoso de Mendoza acude este viernes a la fría ciudad de Jerez de García Salinas para actuar por segunda ocasión en su carrrera en este moderno coso zacatecano.

La presentación y hasta el momento única actuación del navarro en suelo jerezano aconteció el 10 de febrero de 2002, en una tarde con un viento helado que no impidió que la plaza presentase una gran entrada para ver al estellés que le tumbó las dos orejas al segundo de su lote, malogrando con el acero otra buena lidia en su primero. Esa fecha compartieron cartel con el caballista español los diestros aztecas Arturo Díaz “El Coyo” y José María Luévano..

VER CARTEL

FECHA 20 de Febrero de 2004
LUGAR Plaza de toros La Jerezana de Jerez de García Salinas, Zacatecas, México
ENTRADA Tres cuartos de plaza
RESEÑA Pablo Hermoso de Mendoza (vuelta al ruedo con petición, palmas y dos orejas en el sobrero que regaló)
Carlos Rondero (palmas y silencio)

José María Luévano (dos orejas y silencio)
TOROS (1,2,3,5,6,7)(4)
CABALLOS UTILIZADOS

Primer toro de la Ganadería de Suárez del Real, nombre Jerezano, número 28, 425 kg . de peso. De salida MUDEJAR (2 rejones de castigo); en banderillas FUSILERO (2 banderillas) y MARTINCHO (2 banderillas); y para el último tercio FOSFORO (3 cortas, 2 rosas y 2 rejones de muerte).

Segundo toro de la Ganadería de Refugio Peña, nombre Patito, número 287, 445 kg . de peso. De salida PAVAROTI (2 rejones de castigo); en banderillas CHICUELO (3 banderillas); y para el último tercio CERVANTES (2 rosas, 1 par de banderillas a dos manos y 1 rejón de muerte).

Tercer toro de la Ganadería de Suárez del Real, nombre Reserva, número 1, 440 kg . de peso. De salida ANTARES (2 rejones de castigo); en banderillas LABRIT (2 banderillas); y para el último tercio CERVANTES (5 cortas, 3 pares de banderillas a dos manos y 1 rejón de muerte).

OTROS CABALLOS DESPLAZADOS GAYARRE

 

Había rodado ya el segundo del lote del navarro, que lamentablemente se echó después de que Pablo le había colocado un buen par a dos manos, por lo que el público se enfrío un poco mientras los subalternos intentaban que el burel se pusiera de pie, esta situación no imputable al estellés emborronó una buena faena en donde Hermoso de Mendoza había destacado primero en dos precisos rejones de castigo montando al debutante PAVAROTI, un castaño colino, hijo también de GALLO, que salió a la arena con la tranquilidad de un veterano, desenvolviéndose con soltura y dinamismo. CHICUELO había labrado un excelente tercio de banderillas con tres palos muy reunidos, vaciando la suerte con agilidad y rematando el trabajo con sus piruetas. Como se verá, la lidia garantizaba trofeos para el navarro, pero el incidente ya descrito hizo que tal posibilidad se esfumara aún cuando el rejón de muerte montando a CERVANTES quedó en sitio al primer intento.

Ante tal situación y agradeciendo de por medio la fuerte ovación que los asistentes le tributaron, Hermoso de Mendoza decidió regalar el sobrero para compensar el apoyo del público que había tenido el desencanto ya explicado. Así, en sétimo turno de la lidia saltó al ruedo un burel de Suárez del Real que de inmediato demostró que iba a vender cara su existencia, manso violento que desarrolló sentido conforme avanzó la lidia e intentaba siempre tapar la salida de los caballos. Pablo lo quebrantó a lomos de ANTARES, haciéndole sangre e intentado amoldar su embestida en pos de la cabalgadura. LABRIT corroboró que ello no había sido posible y enfrentó con valor inaudito los cabezazos del animal que no pudo impedir la consecución de dos quiebros destacables por el tordo. Al ver que las complicaciones del astado iban en aumento, el centauro español optó por traer a CERVANTES, y con este tordo obró el milagro, ya que dando la ventaja en los terrenos cortos del tercio provocó breves pero suficientes embestidas para que su jinete se recrease en un ramo de cinco rosas, seguido de tres pares de banderillas a dos manos que casi provocan que la plaza se venga debajo de emoción. La garra de la faena fue rubricada con un rejón de muerte de efectos que permitió al estellés llevarse las dos orejas de su peligroso oponente.

En su primero, el coloso español había arañado también la posibilidad de hacerse con dos apéndices gracias a una lidia ordenada y de magnífico nivel montando a MUDEJAR, a un alegre FUSILERO que puso calor en las gradas, con la reaparición del veterano MARTINCHO, que pareció un jabato, galopando y enfrentando con su categoría, pero la labor quedó trunca al necesitarse de dos rejones de muerte, colocados montando a un expresivo FOSFORO, quedando todo en una fuerte petición de oreja, no concedida, dando el caballista hispano una vuelta al ruedo con mucha fuerza.

Por cierto, antes de dar la vuelta al anillo, le fue entregado a Pablo un reconocimiento por sus 15 años de alternativa, de parte de las autoridades del Municipio zacatecano.

 

 

.

PREVIO FICHA RESEÑA GALERIA PRENSA

REGRESAR
PAGINA PRINCIPAL